Mercados

Los fallos de la Fed y el BCE en detectar la inflación ahora están saliendo caros

Actualmente, tanto la Reserva Federal como la mayoría de sus homólogos se apresuran a recuperar el tiempo perdido subiendo las tasas de interés al máximo en décadas

Los clientes compran en un mercado de agricultores en el barrio de Fort Greene de Brooklyn, Nueva York, el sábado 16 de julio de 2022.
Por Simon Kennedy
30 de julio, 2022 | 06:00 AM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Los bancos centrales cometieron uno de los mayores errores de previsión de los que se tiene constancia al subestimar la magnitud y la duración del peor repunte de la inflación en décadas.

Según muestra la siguiente serie de gráficos de las economías del Grupo de los Siete (G-7), la mayoría de los bancos centrales han cometido repetidos errores, lo que les ha obligado a revisar continuamente sus previsiones de la evolución de los precios al consumidor. Y las repercusiones son evidentes.

Actualmente, tanto la Reserva Federal como la mayoría de sus homólogos se apresuran a recuperar el tiempo perdido subiendo las tasas de interés al máximo en décadas. Eso significa que los costos de endeudamiento pueden acabar siendo más altos que si la subida de tasas hubiera empezado antes. Y el historial de fracasos en las previsiones podría socavar la confianza en las actuales garantías de que todavía es posible lograr un aterrizaje suave de las economías.

PUBLICIDAD
Más caliente de lo previsto
El indicador clave de la inflación en EE.UU. va mucho más rápido que las expectativas de los funcionarios de la Fed
Blanco: Índice de precios PCE real (a/a), azul: previsión 2021, rojo: previsión 2022, morado: previsión 2023dfd

De hecho, las consecuencias para el futuro incluyen un mayor riesgo de recesiones mientras los funcionarios tratan de recuperar el control de la inflación. Los políticos podrían terminar buscando una mayor supervisión de los asuntos de política monetaria, más aún en el caso de la Fed si los republicanos ganan el control de una o ambas cámaras del Congreso en las elecciones de mitad de período de noviembre en EE.UU.

“En 2021 nuestro banco central nos defraudó bastante”, dijo el ex secretario del Tesoro Lawrence Summers, colaborador remunerado de Bloomberg Television. Ha tenido un “pobre historial de previsiones, y tengo que decir que no es algo que se haya arreglado del todo”.

La predicción mediana de los funcionarios de la Fed en junio mostraba que la inflación volvería a acercarse al objetivo del 2% y que el desempleo sólo alcanzaría un máximo del 4,1% en 2024. Ese es un resultado “altamente inverosímil”, dijo Summers.

PUBLICIDAD
Las previsiones de inflación del BCE fallan
Blanco: Inflación IPCA, Azul: Marzo 2021, Rojo: Junio 2021, Morado: Septiembre: 2021, Amarillo: Diciembre: 2021, Azul claro: Mach 202, Naranja: Junio 2022dfd

El presidente de la Fed, Jerome Powell, y sus colegas reconocen que se cometieron errores. Calcularon que la inflación sería “transitoria” porque asumieron que las tensiones relacionadas con la pandemia, como las estresadas cadenas de suministro y la excesiva demanda de bienes, se desvanecerían a medida que el impacto del coronavirus disminuyera y se terminaran los confinamientos.

“Realmente el aprendizaje, creo, está en torno a lo complicados que pueden ser los problemas del lado de la oferta”, dijo Powell el miércoles al hablar de la mala decisión de la Fed sobre la inflación en 2021.

Algunos también tenían la esperanza de que las expectativas del cambio hacia el endurecimiento monetario del banco central mejoraría la salud de los mercados laborales.

En cambio, mientras los bancos centrales mantenían las políticas ultra laxas, la gente seguía gastando y el comercio seguía siendo tenso. La guerra en Ucrania y la política Cero Covid de China, que quedan fuera de la influencia de la política monetaria, agravaron esas fuerzas para impulsar el costo de los alimentos y el combustible. La rigidez de los mercados laborales también disparó los salarios, y el enorme estímulo fiscal en algunas economías también avivó la demanda.

Bloomberg Economics afirma ahora que la inflación mundial alcanzará su máximo de 9,3% recién en el tercer trimestre.

Previsiones incumplidas 
La inflación es ahora casi cinco veces superior a la tasa que preveía el BOE a principios del año pasado
Blanco: Inflación real del IPC, Azul: Previsión del BOE en febrero de 2021, Rojo: Mayo 2021, Morado: Agosto: 2021, Amarillo: Noviembre 2021, Azul claro: Febrero 2022, Naranja: Mayo 2022dfd

Sin dudas, los bancos centrales no fueron los únicos que no comprendieron la magnitud del problema de la inflación. En febrero, la tasa de equilibrio a cinco años en EE.UU. (una de las medidas preferidas por la Reserva Federal para las expectativas del mercado en torno a la inflación durante la próxima década) preveía un aumento medio anual de los precios de algo más del 2%, cerca del nivel objetivo del banco central.

PUBLICIDAD

Asimismo, la estimación mediana de los economistas encuestados por Bloomberg a finales de 2021 era que la inflación general de los precios al consumo en EE.UU. (que entonces era del 7%) se situaría en torno al 4,3% para todo el año en 2022. En cambio, el aumento de los precios ya ha superado esa cifra en sólo seis meses y los analistas han elevado sus previsiones.

Más allá de las expectativas 
El Banco de Japón ha triplicado con creces su previsión de precios para este año fiscal
Azul: Previsión de inflación subyacente para el año fiscal 2022dfd

Los políticos, de los que los bancos centrales han disfrutado de medidas de mayor independencia durante décadas, están tomando nota. El gobierno australiano ha puesto en marcha una revisión de las previsiones de su banco central, mientras que la ministra de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Liz Truss, ha sugerido que podría cambiar el mandato del Banco de Inglaterra si llega a ser primera ministra en septiembre.

En Estados Unidos, el senador demócrata Jon Ossoff dijo el jueves que las medidas de política de la Fed de 2021 son algo “que ya pasó”. Los republicanos podrían no ser tan indulgentes si están a cargo del Capitolio el próximo año.

PUBLICIDAD

“Los banqueros centrales deben reflexionar profundamente sobre la gestión de la política monetaria en los últimos dos años y revisar sus modelos y las suposiciones y juicios que hicieron”, escribió el ex gobernador del banco central de Nueva Zelanda, Graeme Wheeler, en un informe de coautoría publicado esta semana. “La principal causa de las presiones inflacionistas radica en los errores de juicio cometidos por los bancos centrales en la gestión de la política monetaria durante la pandemia de Covid-19″.

Sobrepasando la marca
La inflación alcanza el 8,1% en Canadá, la más alta desde enero de 1983
Blanco: Variación anual real del IPC, Azul: Previsión de octubre, rojo: Previsión de enero, Púrpura: Previsión de abril, Amarillo: Previsión de julio, azul claro: Objetivodfd

Con la asistencia de Benjamin Purvis, Erik Hertzberg, Vince Golle, Zoe Schneeweiss, Andrew Atkinson, Paul Jackson y Tracy Withers.

PUBLICIDAD