Una tienda de artículos de lujo de Louis Vuitton en Ginebra, Suiza, el martes 31 de mayo de 2022.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — LVMH Moet Hennessy Louis Vuitton SE (MCN) no ha sido ajeno a los confinamientos en China y sus daños a las ventas de artículos de lujo. Pero está mejor posicionada entre los minoristas de lujo para navegar por lo que puede ser una recuperación desigual en la región, así como por las crecientes presiones de la creciente inflación y las oscilaciones de los mercados accionarios en los Estados Unidos.

Las ventas orgánicas de LVMH (excluyendo los movimientos de divisas y la actividad de fusiones y adquisiciones) aumentaron un 19% en el segundo trimestre, muy por encima del consenso de las expectativas de los analistas de una ganancia del 13,5%.

PUBLICIDAD

La división crucial de moda y productos de cuero de la empresa aumentó sus ventas orgánicas en un 19%. Esto supone una ralentización con respecto al aumento del 30% del primer trimestre de 2022, pero sigue siendo loable, sobre todo teniendo en cuenta los trastornos que tuvieron lugar en China y las sacudidas en la confianza de los consumidores en otros lugares debido a las caídas de los mercados de valores y de criptomonedas y a la guerra en Ucrania.

El impulso de LVMH en el sector de artículos de cuero se ralentiza en los últimos tres mesesdfd

Los estadounidenses menos adinerados están reduciendo el gasto en artículos discrecionales, lo que provocó una segunda advertencia de ganancias el lunes por parte de Walmart Inc. (WMT) en poco más de dos meses. Sin embargo, los compradores más adinerados, incluidos los turistas estadounidenses que regresan a Europa, siguen gastando, y ambos lados del Atlántico disfrutan de la demanda de champagne y accesorios Christian Dior.

PUBLICIDAD

Aunque esto puede estar protegiendo a LVMH de los estragos de la inflación, es sólo cuestión de tiempo que se produzca un cierto contagio de los consumidores de rentas bajas y medias hacia la gama alta.

Es posible que los compradores de lujo más marginales de Estados Unidos ya estén sintiendo esto. Burberry Group Plc (BRBY) dijo recientemente que la demanda de zapatillas de deporte se había debilitado. Si bien esto puede reflejar que las preferencias de los consumidores están cambiando de la ropa informal a la ropa más formal, también podría deberse a que los compradores más jóvenes, en su momento llenos de dinero por los cheques de estímulo y ganancias del sector de las criptomonedas, ahora reduzcan los gastos.

PUBLICIDAD

LVMH dijo que, por el momento, estaba disfrutando de un “buen momento” en Estados Unidos. Los consumidores no han reaccionado tras las subidas de precios en moda y artículos de piel del 3% al 7% en el primer semestre.

Sin embargo, las ventas de todos los grandes grupos de artículos de lujo, incluido LVMH, se compararán ahora con el segundo semestre de 2021, cuando los estadounidenses gastaban en todo tipo de artículos, desde bolsos hasta joyas de alta gama. Tampoco está claro con qué rapidez y fuerza se recuperará China. Después de los primeros confinamientos del país en 2020, los compradores desataron una ola de gastos de “venganza”. Tras los repetidos brotes, puede que esta vez estén menos inclinados a derrochar.

PUBLICIDAD

LVMH dijo que si bien los últimos cierres habían sido “dolorosos”, con las ventas chinas del segundo trimestre cayendo en un porcentaje de dos dígitos y el tráfico de las tiendas muy por debajo del año anterior, esperaba que la demanda se recuperara a medida que las restricciones disminuyeran.

La empresa también está bien posicionada para resistir un contexto de consumo más difícil en otros lugares. Marcas como Louis Vuitton y Dior siguen siendo las preferidas por los compradores, mientras que otras, como Loewe, están ganando terreno. Si el comprador de lujo reduce su consumo (por ejemplo, comprando un bolso al año en lugar de dos), probablemente se centrará en las marcas con más caché. Incluso pueden gastar más en un solo artículo.

PUBLICIDAD

Esta es una buena noticia para LVMH, Hermes International y la empresa privada Chanel. No es tan buena para Gucci, de Kering SA (KER), que está intentando pasar de la vanguardia a lo clásico, y para los grupos que intentan ganar terreno en categorías como los bolsos, como Burberry y Prada SpA (1913).

No hay que olvidar el sólido balance de LVMH (el flujo de caja libre fue de más de 4.000 millones de euros (US$4.100 millones)) en el primer semestre y el endeudamiento se ha reducido desde la adquisición de Tiffany a principios del año pasado) y su cartera diversificada: la división de vinos y licores, la segunda unidad más rentable, aumentó un 30% en el segundo trimestre. Ambas cosas ayudarán al gigante del lujo a defender su negocio si la fuerza de la gama alta cae.

PUBLICIDAD
 LVMH cotiza con una pequeña prima respecto al sector del lujodfd

Las acciones de LVMH se han recuperado en el último mes, pero siguen cotizando con una escasa prima respecto al índice MSCI World Textiles, Apparel and Luxury Goods.

Esto parece no tener en cuenta el panorama más amplio, ya que este gigante de la joyería está bien preparado para los tiempos difíciles.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.