Estilo de vida

Club Colette: Un WeWork para el 0,01% más rico llega a Nueva York

El club tiene como público objetivo a los ricos itinerantes de todo el mundo que tienen segundas residencias en Nueva York, o quizá incluso viven en la ciudad pero no necesitan una oficina permanente

Crédito: Colette
Por James Tarmy
06 de agosto, 2022 | 06:23 pm
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Nueva York va a disponer de otro club privado, esta vez en forma de espacio de trabajo para los súper ricos.

Desarrollado por Edmond Safra, miembro de la multimillonaria familia Safra, y el restaurador Juan Santa Cruz, el club Colette ocupará toda la planta 37 del edificio GM de Nueva York y que cuenta con vistas a Central Park y al Hotel Plaza.

PUBLICIDAD

El club tiene como público objetivo a los ricos itinerantes de todo el mundo que tienen segundas residencias en Nueva York, o quizá incluso viven en la ciudad pero no necesitan una oficina permanente. “Llevo un tiempo pensando en esto”, dice Santa Cruz, que solía trabajar en el sector del capital riesgo. “El mundo lleva bastante tiempo evolucionando, y la pandemia ha hecho más evidente que la gente no utiliza sus oficinas tanto como cree, o le gustaría hacerlo”.

Además, dice Santa Cruz, muchas personas se han trasladado fuera de la ciudad o viajan a ella para hacer negocios; una vez ahí, se encuentran llevando a cabo reuniones confidenciales en restaurantes públicos y vestíbulos de hoteles, o realizando videollamadas con una cama de hotel como fondo. “Entonces, ¿por qué no desarrollamos un club de co-working, al más alto nivel para gente que está acostumbrada a tener una oficina increíble?” dice.

PUBLICIDAD

Lo que ofrece el club

Colette abrirá sus puertas en marzo de 2023 y contará con 23 oficinas privadas con mesas de conferencias, una zona para sentarse, conexión para videoconferencias y controles individuales de temperatura y luz. Cada oficina medirá aproximadamente 400 pies cuadrados (34 metros cuadrados). También habrá salas de conferencias, un “salón de miembros” y otras salas de reuniones.

Los clientes accederán a la planta baja por la calle 59 y serán conducidos al club, donde un personal discreto y amable estará a su disposición para traerles cafés y servirles de equipo de apoyo de facto.

“Hicimos un estudio de mercado, no sólo para comprender el panorama de la competencia, sino también para entender las necesidades de la gente”, dice Santa Cruz. “Nos dimos cuenta de que a la gente le gusta el servicio”.

Considere un escenario, sugiere, en el que un miembro del club tiene una reunión importante con dos clientes: en Colette, un miembro del personal uniformado estará a mano para preguntar si los invitados quieren un café o un aperitivo “sin tener que interrumpir”, dice Santa Cruz. “Sólo con un gesto, dirías: ‘Sí, me encantaría un café’”, y la reunión continuaría sin interrupción.

PUBLICIDAD

Asimismo, el personal estará disponible para hacer copias, encuadernar presentaciones impresas, pedir sus autos o acompañar a los invitados a las reuniones. “Estos detalles nos diferencian”, dice Santa Cruz.

El costo

No es barato. Colette tendrá un tope inicial de 300 miembros. Las acciones del club costarán US$125.000; además, las cuotas anuales supondrán otros US$36.000, aunque para endulzar el trato, los socios podrán revender sus acciones cuando lo deseen. (En cambio, las cuotas de iniciación de muchos otros clubes, de seis cifras, nunca se recuperan).

PUBLICIDAD

“En cinco años, si me mudara a Singapur o tuviera mis propias oficinas, podría venderlo”, dice Santa Cruz sobre la acción del club. “No es un gasto, es un activo”.

Los socios del club también tendrán acceso al gimnasio y a la cantina del edificio GM, junto con el restaurante del club, Coco’s, un espacio que incluirá un bar, un comedor y una mesa de chef que Santa Cruz ha facturado como un “concepto Omakase”, con comensales sentados alrededor de un chef en asientos de barra.

PUBLICIDAD

Coco’s tendrá su propia base de socios, en la que el costo de adquisición es mucho menor y el número de socios es mucho mayor, dice Santa Cruz, aunque aún no se han concretado las cifras exactas. (Los miembros de Colette serán automáticamente miembros de Coco’s).

Ese amplio alcance del comedor, dice Santa Cruz, fue cuidadosamente considerado. “Lo hacemos para añadir vitalidad, con más gente entrando y saliendo”, dice. “Lo haces para tener más diversidad demográfica”.

PUBLICIDAD

Un campo abarrotado

El anuncio llega en un momento en que los clubes privados de Nueva York proliferan a todos los niveles. El Core Club, que también se dirige a una clientela internacional adinerada, va a abrir su propio local de cuatro plantas a unas manzanas al sur de Colette, en la Quinta Avenida.

Core es bastante más barato que Colette: su cuota de iniciación oscila entre US$15.000 y US$100.000, y las cuotas anuales oscilan entre US$15.000 y US$18.000. También contará con oficinas, un gimnasio y varios restaurantes.

PUBLICIDAD

Aman va a abrir un club, también en la Quinta Avenida (entre Colette y Core), diseñado para ser más un club de “estilo de vida” que un espacio de trabajo.

Todos ellos se unirán a un grupo de espacios privados ya existentes que se utilizan actualmente para reuniones de trabajo: Ned’s Club, un club sólo para miembros en el hotel Ned NoMAD; Casa Cipriani, en South Street Seaport; Soho House, en el Meatpacking District, y su compañera Ludlow House, en el Lower East Side; y, por supuesto, una docena de clubes para miembros fundados según el modelo de club masculino británico del siglo XIX.

Colette también tendrá que competir con espacios de co-working comunes y corrientes como WeWork e Industrious, que, aunque ciertamente son más baratos, también ofrecen salas de reuniones privadas y servicios de alta tecnología que podrían atraer a un neoyorquino que no está todo el tiempo en la ciudad.

Entusiasmo inicial

Santa Cruz no se deja intimidar por la competencia.

Dice que ninguno puede igualar lo que él ha planeado en términos de diseño y lujo. Ha seleccionado personalmente el tejido Alcantara que recubrirá las paredes, la chapa de madera que servirá de tapicería, los uniformes del personal (trajes para los gerentes de los clubes, chaquetas especiales para los camareros y los operadores), el diseño de los escritorios, la acústica de los pasillos, el tratamiento de las ventanas en los dobles ventanales de cada oficina.

“Nos diferenciamos por el nivel de diseño, que, desde el principio, está pensado para el rendimiento del negocio”, dice. “Y como empezamos ahora, en 2022, estamos diseñando con vistas al futuro, sobre cómo trabaja la gente ahora y cómo trabajará dentro de cinco años. Y eso es muy diferente de cómo cualquiera habría diseñado este tipo de club hace sólo cuatro años”, antes de que comenzara la pandemia.

Santa Cruz dice que él y Safra, que no por casualidad tiene una participación en la propiedad del edificio GM, según Santa Cruz, han distribuido informalmente materiales promocionales de Colette en las últimas semanas y se han encontrado con un entusiasmo abrumador.

Prevén tener todo contratado para cuando abran en marzo. “La respuesta ha sido increíble”, dice Santa Cruz. “Cuando haces algo nuevo, es muy positivo ver una reacción tan buena cuando el local aún está en construcción”.

PUBLICIDAD