Europa

Cómo la crisis energética europea está afectando el precio de los alimentos

Aunque los costos mundiales han empezado a disminuir, reduciéndose por cuarto mes en julio, es poco probable que los consumidores obtengan un gran alivio

Pasteles y magdalenas en el escaparate de una panadería en París, Francia, el miércoles 9 de febrero de 2022. El crecimiento de los precios se está convirtiendo en un tema candente en la campaña electoral francesa, con los contendientes que compiten para reemplazar al presidente francés Emmanuel Macron proponiendo aumentar los salarios y encontrar otras formas de frenar los precios, mientras que también critican a su gobierno por el enorme gasto. Fotógrafo: Cyril Marcilhacy/Bloomberg
Por Priscila Azevedo Rocha y Isis Almeida
09 de agosto, 2022 | 12:00 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Para la fábrica que Brioche Pasquier tiene en Londres, cada bollo que sale de los gigantescos hornos de gas cuesta ahora al menos un 50% más.

Las materias primas que utiliza el panadero francés para elaborar croissants, brioches y pains au chocolat ya habían subido de precio en el último año. Pero ahora la empresa también tiene que hacer frente a la subida de la factura energética.

Se trata de un golpe doble para los fabricantes de alimentos, y el costo que se siente rápidamente en el bolsillo de los consumidores a medida que estos trasladan los aumentos. En el Reino Unido, el Banco de Inglaterra (BOE por sus siglas en inglés) prevé que la inflación alcanzará un máximo del 13% este año.

PUBLICIDAD

Además, un tercio de los hogares británicos gastará más del 10% de sus ingresos en energía, y ahora el aumento de los costos de los alimentos está provocando mayores niveles de pobreza alimentaria.

“Es el efecto dominó que se ha producido al tener que asumir un enorme aumento en la energía”, dijo el director general de Brioche Pasquier UK Ltd., Ryan Peters, que dirige la fábrica de Milton Keynes. “Tenemos que intentar subir un poco nuestros precios a los minoristas, y por desgracia eso repercute en los consumidores”.

Los precios mundiales de los alimentos alcanzaron un récord a principios de este año, cuando la invasión rusa de Ucrania privó al mundo de productos clave como el trigo y los aceites vegetales. Y aunque los costos mundiales han empezado a disminuir, reduciéndose por cuarto mes consecutivo en julio, es poco probable que los consumidores obtengan un gran alivio.

PUBLICIDAD

Esto se debe a que los fabricantes de alimentos en Europa se enfrentan ahora a los altos precios de la energía, con el gas, el carbón y la electricidad cotizando varias veces por encima de los niveles normales. Y lo peor está por llegar, ya que los días oscuros y gélidos del invierno boreal se acercan, aumentando la demanda de energía para la calefacción y la generación de electricidad.

Precios de referencia
Los precios del gas de referencia en Europa se han disparado desde la guerra de Ucrania 
Blanco: Futuros del gas de referencia europeo
La invasión rusa de Ucraniadfd

“Ya sea si se trata de tostar café como de fabricar azúcar a partir de la remolacha, las empresas sólo hablan hasta ahora del aumento de las materias primas”, dijo Kona Haque, jefe de investigación del operador de materias primas ED&F Man. “Creo que lo peor está aún por llegar con la subida de los precios de la energía. Este invierno cambiará las reglas del juego y es probable que suban los costos de processos”.

Suedzucker AG (SZU), el mayor productor europeo de azúcar de remolacha, declaró a principios de año que un “aumento sustancial” de los costos de las materias primas, la energía y el envasado había compensado el aumento de los ingresos en el primer trimestre. Allied Bakeries (ABF), fabricante de pan Kingsmill y Allinson’s, declaró en junio que el aumento de los costos de los insumos seguía afectando negativamente a los márgenes, a pesar de que las ventas fueron superiores en el tercer trimestre.

Las empresas que transforman la soja, la colza y las semillas de girasol en aceites de cocina están ralentizando la producción en el Reino Unido y Europa y trasladando la producción a otras regiones con precios energéticos más bajos. El procesamiento de semillas oleaginosas en el Reino Unido y Europa cayó un 3,2% en junio al nivel más bajo desde al menos 2019, mostraron los datos del grupo industrial Fediol.

Ayudas del Gobierno

El panorama es tan sombrío que los gobiernos han empezado a intervenir. La Unión Europea aprobó la semana pasada un paquete de ayudas de 110 millones de euros (US$112 millones) para apoyar a las empresas del sector agrícola que se han visto afectadas por el aumento de la energía, los fertilizantes y otras materias primas debido a la guerra en Ucrania. Otros países podrían seguir su ejemplo.

“El sector agrícola se ha visto especialmente afectado por el aumento de los precios de la energía y otros costos de los insumos causados por la invasión rusa de Ucrania y las sanciones correspondientes”, ha declarado la Comisaria de Defensa de la Competencia de la UE, Margrethe Vestager. “Seguimos trabajando estrechamente con los Estados miembros para garantizar que las medidas nacionales de apoyo puedan ponerse en marcha de manera oportuna, coordinada y eficaz.”

PUBLICIDAD

Las fábricas de alimentos que consumen mucha energía en toda Europa podrían verse obligadas a cerrar si la escasez de gas natural desencadena un racionamiento. Alemania ya ha puesto en marcha el segundo de un plan de emergencia en tres fases, y el siguiente podría desencadenar cierres en todas las industrias. El Reino Unido también tiene un plan que implica la reducción o el corte del suministro a las fábricas. Estos peores escenarios podrían suponer un aumento de los costos de los alimentos.

Se está encareciendo
El costo de los alimentos en el Reino Unido tuvo su mayor incremento desde 2009dfd

En la zona este de Londres, Tate & Lyle Sugars (TATE) está trabajando duro para garantizar que puede seguir abasteciendo a los clientes todos los días desde su refinería de Silvertown junto al Támesis, dijo Gerald Mason, vicepresidente senior de la empresa propiedad de American Sugar Refining Inc.

“Al igual que la gente está lidiando con sus presupuestos domésticos, nosotros tenemos que gestionar unos costes de energía e insumos muy volátiles, asegurándonos de que cada céntimo que nuestra empresa gasta y obtiene como ingreso se gestiona activamente en tiempo real”, dijo. “No estamos dirigiendo un casino. Estamos haciendo comida, lo que nos da una gran responsabilidad para hacerlo bien”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD