Bolivia

Un comediante boliviano incomoda a Impuestos Nacionales y a la telefónica Tigo

Un Tiktoker incomoda a públicos y privados. Impuestos le amenazó por su video sobre el mal servicio de la institución y Tigo también lo contactó por parodiar a la empresa.

Pablo Osorio tiene videos con millones de vistas en redes sociales donde se burla de Impuestos Nacionales, de la aerolínea boliviana Boa, de Tigo y hasta de Elon Musk.
11 de agosto, 2022 | 06:08 PM

Pablo Osorio es escritor, guionista, poeta y comediante. Tenía cierto público a nivel nacional, pero no era famoso. Eso cambió el mes pasado cuando se viralizó un video donde Osorio se burla de la experiencia que tiene una persona al aperturarse un usuario para facturar y pagar impuestos al Estado boliviano.

En el video, Osorio hace mención a que en Bolivia, solo los sembradores de hoja de coca del Chapare están libres de impuestos y multas y que todos los demás ciudadanos reciben multas por no cumplir con los “miles de formularios” que se deben completar para el pago de impuestos. Chapare es una región del trópico de Cochabamba donde se siembra hoja de coca por una gran cantidad de sindicatos liderados por el ex presidente Evo Morales. La producción de coca de la zona está directamente relacionada con la elaboración de cocaína en el país. Esto levantó risas y críticas al hecho de que los llamados cocaleros no pagan impuestos en Bolivia a pesar de que su siembra genera mucho movimiento económico.

Esto sumado a otras críticas hechas parodias hacia la institución levantaron la ira del presidente de Impuestos Nacionales que envió una carta al comediante con tono amenazante donde le exigía que se retracte y retire el video de la red social. Osorio recibió mucho apoyo de sus fans en redes y los medios bolivianos hicieron eco de este intento de censura por parte de una cartera del Estado.

PUBLICIDAD

“Muy ingenuamente hice todos estos videos creyendo que iba a quedar en la audiencia de TikTok. Pero, he descubierto que se trata de una herramienta muy potente, muy poderosa de muy largo alcance, y ha llegado a todas partes, no solamente geográficamente sino a nivel de poder”, cuenta Osorio conocido en redes por su cuenta como @biengravesiempre.

La cuenta de este artista del Stand Up Comedy siguió creciendo porque en otro video viral retomó la burla pero esta vez para una empresa privada: la telefónica Tigo. En el video Osorio aparece como un cliente que pide una línea y un funcionario de la empresa la dice: “aquí tiene el chip de otra persona a la que se lo quitamos sin avisarle ni darle opción a que lo recupere”. Osorio también se burla diciendo que al recargar dinero a su chip se lo quitan al instante si no compra los paquetes de navegación. Miles de personas de su público se sintieron identificadas y comentaron que les sucedió lo mismo siendo usuarios de la empresa.

El video llevó al comediante a darse a conocer a un público internacional. Los comentarios y likes ya no venían solo de Bolivia si de muchos países de la región. “Eso mismo nos pasa acá también” dicen miles de usuarios de Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Paraguay y Perú en los comentarios del video que suma más de 2.2 millones de reproducciones.

PUBLICIDAD

Más del 10 % de los usuarios que interactuaron con el video sobre Tigo son de Guatemala. Osorio indicó que al menos un 40 % de sus interacciones de TikTok han sido de un público internacional, lo que le alegró mucho pero también es un indicador de que los usuarios de la telefónica en varios países coinciden con las quejas. Algunos de los mensajes de los internautas dicen: “Y yo pensando que solo en Honduras eran así”, “miren Tigo El Salvador, lo mismo”, “en Guatemala pasa también, me llegan mensajes del banco para una tal Claudia”, “en Perú pasa lo mismo, perdí 100 soles apenas recargué”·

A raíz de este Tiktok, Osorio recibió una llamada de una alta funcionaria de la telefónica con sede en Bolivia que le pidió explique el porqué había hecho este video.

El comediante también se ha burlado de la aerolínea BOA y sus vuelos retrasados y hasta del empresario Elon Musk diciendo irónicamente que Musk “se quiere comprar todas las ciudades de Bolivia”.

Bloomberg Línea habló con el comediante para conocer más sobre los intentos de silenciar su irreverente humor desde esferas de poder político y económico.

¿Cómo fue el caso de la polémica que generó tu video sobre Impuestos Nacionales?

El mes pasado me sorprendió cuando la institución pública, Impuestos Internos, se puso en contacto conmigo para que baje mi video y me retracte de mis chistes. Fue muy gracioso, digamos que fue una crisis mía y también del poder porque estaban lidiando con temas de libertad de expresión y creo que por eso dieron retro. Algo sucedió allá arriba que hasta ahora no puedo explicar y en menos de ocho horas me mandaron una segunda carta argumentando descontextualización y que me reafirmaban la libertad de expresión. Básicamente esa fue la postura de impuestos.

PUBLICIDAD

¿Y cómo fue el caso con el video sobre la telefónica?

En lo que respecta a Tigo, fueron mucho más cautos. Me llamó la jefa de Marketing y Relaciones Públicas. Para cuando me llamaron de Tigo Bolivia el video recién estaba escalando a nivel Latinoamérica y aparecieron los mensajes de Nicaragua, Honduras y otros países. Me llamó muy amable, pero era una llamada un poco pasivo agresiva porque trató de preguntarme a que venía o por qué estaba haciendo yo eso. Como si hubiera un tras bambalinas de mis intenciones o como si yo estuviera auspiciado, financiado por alguna institución privada, esa fue mi lectura personal.

Cuando le expliqué que era una experiencia de usuario, que yo solo me dedico a hacer sátiras de mis experiencias personales y que me extrañaba que no sepa que estas cosas suceden de verdad a los usuarios de su empresa ella se mostró tranquila. Había interés de parte de Tigo pero no era para mejorar la experiencia de usuario claramente. Aún soy usuario de Tigo. Es una de las tantas relaciones tóxicas que tengo (risas). Me dan buena velocidad de internet pero hay cosas de las que quería reírme y me reí a gusto y creo que mucha gente se sintió identificada.

PUBLICIDAD

¿En el caso de la burla que hiciste sobre el servicio de la aerolínea BOA tuviste alguna respuesta?

BOA es otro caso curioso, funcionarios que me he encontrado en lugares públicos me han reconocido y me han dicho “yo trabajo en BOA”, me han felicitado y se han reído mucho, contra toda expectativa. Pero es porque ellos también son víctimas de las burocracias internas, como en cualquier empresa estatal. Se han reído conmigo, me han felicitado y todo bien.

PUBLICIDAD

Ha habido previamente casos donde el gobierno intenta censurar el humor en Bolivia, ¿cómo fue tu reacción ante la carta del gobierno?

Yo estudié marketing y publicidad y sabía los riesgos y el alcance que una sátira así podría tener pero nunca me imaginé que iba a llegar una carta firmada por el mismo presidente de la institución. Una autoridad dirigiéndose a mi persona por un vídeo de TikTok. Es muy Gabriel García Márquez y nuestra Latinoamérica surrealista. Al inicio grité de alegría. Para mí fue un gol pero luego se opacó porque entendí que podía terminar mal. En un país como el nuestro donde no existe independencia de poderes todavía y donde existen antecedentes de haber existido censura por chistes, por grafitis o incluso por memes, llegué a pensar que había la posibilidad de que yo esté sujeto a algún proceso de estilo penal por mi chistecito.

Publicar otro video diciendo que no me iba retractar fue una apuesta muy alta y menos mal hubo mucho despliegue de los medios y de la gente que manifestó su indignación. Ese mismo día la Defensoría del Pueblo me llamó para ponerse de mi lado y todo salió muy bien y ahora puedo seguir riéndome.

PUBLICIDAD