Brasil en español

Clase media brasileña es la más beneficiada por reducción del impuesto a gasolina

Las lecturas negativas de la inflación de julio siguieron a una serie de recortes de impuestos sobre el combustible impulsados por Bolsonaro

La inflación anual, sin embargo, se mantiene por encima del 10% y el alivio puede ser sólo temporal, ya que es probable que los impuestos vuelvan a subir el próximo año.
Por Maria Eloisa Capurro
12 de agosto, 2022 | 06:39 PM
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — La clase media de Brasil es la que más se está beneficiando de los reducciones de impuestos a la gasolina impulsadas por el presidente Jair Bolsonaro, mientras que el encarecimiento de los alimentos básicos se suma al dolor de los pobres y el encarecimiento de las tarifas aéreas pesa sobre el presupuesto de los ricos.

Los precios al consumidor se desplomaron un 0,83% para las clases medias en julio, más que la caída mensual del 0,68% registrada por el índice IPCA de referencia en Brasil, según los datos publicados el viernes por el Instituto Nacional de Investigación Económica Aplicada.

En comparación, los más pobres experimentaron una caída de precios más modesta, del 0,34%, y los más ricos, del 0,42%.

PUBLICIDAD
 Los recortes de impuestos a la gasolina afectan más a la clase mediadfd

Las lecturas negativas de la inflación de julio siguieron a una serie de recortes de impuestos sobre el combustible impulsados por Bolsonaro, que está tratando de aliviar el impacto del aumento del coste de la vida que es una queja clave de los votantes antes de las elecciones de octubre.

La inflación anual, sin embargo, se mantiene por encima del 10% y el alivio puede ser sólo temporal, ya que es probable que los impuestos vuelvan a subir el próximo año.

Como parte del paquete de ayuda, Bolsonaro también obtuvo luz verde del Congreso para aumentar las ayudas en efectivo para los pobres a 600 reales (US$117,54) desde 400 reales, lo que probablemente apoyará la demanda a pesar de la agresiva campaña de ajuste monetario del banco central.

PUBLICIDAD

Los pobres son los más perjudicados por las fuertes subidas de los alimentos básicos que consumen un promedio del 29% de su presupuesto, incluyendo la leche, que se encareció un 25% en el último año, así como los huevos y el pan, que subieron un 19% y un 17% de precio, respectivamente. Los más ricos, en cambio, sólo gastan el 13% de su presupuesto en alimentos.

Mientras tanto, los gastos de transporte se llevan el 28% de los ingresos de las clases más altas, pero el 14% de los más pobres.

Lea mas en Bloomberg.com

PUBLICIDAD