Actualidad

NYC dice que recibe “con brazos abiertos” a migrantes; la realidad es más complicada

Las palabras de apoyo a los migrantes ocultan una realidad mucho más dura: una ciudad que no puede realmente recibirlos

Los migrantes que llegan a raudales están aprendiendo rápidamente que las palabras de apoyo del alcalde Eric Adams ocultan una realidad mucho más dura: una ciudad que realmente no puede recibirlos.
Por Ella Ceron
12 de agosto, 2022 | 04:47 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Los autobuses de migrantes provenientes de la frontera sur de Estados Unidos, enviados hacia allí por el gobernador de Texas, siguieron llegando a la Ciudad de Nueva York esta semana, poniendo a prueba la promesa del alcalde, Eric Adams, de que todos son bienvenidos “con los brazos abiertos”.

Pero los migrantes que llegan están aprendiendo rápidamente que las palabras de apoyo ocultan una realidad mucho más dura: una ciudad que no puede realmente recibirlos.

Nueva York ha sido durante mucho tiempo una de las llamadas ciudades santuario, que no rechaza a los inmigrantes ni los entrega a los funcionarios a su llegada. Sin embargo, los recién llegados se enfrentan a la falta de refugio o de opciones de vivienda asequible, a un proceso de admisión complicado y lleno de burocracia, la escasez de ayuda lingüística y legal y a un sector sin ánimo de lucro abrumado.

PUBLICIDAD

“La ciudad no está en absoluto preparada para esto”, afirma Corey Hayes, director creativo de City Relief, una organización sin ánimo de lucro que ayuda a las personas sin hogar a encontrar vivienda y alimentos. “Somos una ciudad con derecho a refugio, pero eso no significa que sepas cómo abrirte camino para llegar a un refugio si quisieras”.

Afluencia de migrantes

Como parte de un intento continuo del republicano Greg Abbott de llamar la atención del presidente demócrata Joe Biden sobre la inmigración, el gobernador de Texas ha estado enviando autobuses de migrantes desde la frontera a ciudades demócratas como Nueva York y Washington, D.C.

Incluso antes de los autobuses, los centros de acogida de Nueva York ya tenían problemas con la afluencia de inmigrantes que se sumaba a una población ya creciente. Cerca de 4.000 solicitantes de asilo han entrado en el sistema en los últimos tres meses, dijo Gary Jenkins, comisionado del Departamento de Servicios Sociales de la ciudad de Nueva York, en una carta enviada en julio al interventor Brad Lander.

PUBLICIDAD

La organización sin ánimo de lucro Catholic Charities of the Archdioceses of New York, que proporciona alimentos y artículos de primera necesidad a los inmigrantes y refugiados en la ciudad de Nueva York, calcula que sólo en julio llegaron 3.000 de ellos.

El gasto del Departamento de Servicios para Personas sin Hogar de la ciudad superó los US$3.000 millones el año pasado, el triple del presupuesto de hace un año, según un informe de marzo de la Oficina Presupuestaria Independiente de la ciudad. El informe estimaba que la ciudad tendría que aumentar la financiación de sus programas de refugios y vales de vivienda en los próximos años.

 El número total de personas pertenecientes a familias con niños en los sistemas de acogida de la ciudad de Nueva York ha aumentado un 20% de un año a otro.dfd

Además, el proceso de admisión ha sido “caótico”, dijo monseñor Kevin Sullivan, CEO de Caridades Católicas de la Archidiócesis de Nueva York. “No hay un plan coordinado para su llegada”, dijo.

Una vez que alguien llega en un autobús, se le dirige a uno de los cinco centros de admisión gestionados por la ciudad. Los centros examinan a los solicitantes para ver si tienen amigos o familiares con los que vivir antes de ubicarlos en un refugio temporal dentro de uno de los cinco sistemas de refugios o en los 11 hoteles que se han establecido recientemente para albergar a las familias.

Las personas tienen que permanecer en un refugio de corta duración durante al menos 90 días para poder optar a uno de los programas de ayuda al alquiler de la ciudad para obtener una vivienda más permanente.

Durante una audiencia especial sobre la crisis emergente celebrada esta semana, la funcionaria del Consejo Municipal, Adrienne Adams, relató cómo, en una noche reciente de julio, cuatro familias se vieron obligadas a dormir en el suelo de la oficina de admisión antes de que se les proporcionara un alojamiento, lo que constituye una infracción legal.

PUBLICIDAD

Ella y otros miembros exigieron más claridad sobre los planes de la administración para atender las necesidades de los inmigrantes recién llegados.

“Esto no sólo viola las leyes de derecho a la acogida de la ciudad, sino que hace un daño inconmensurable a estas familias. Es degradante e inhumano y no es lo que representa esta ciudad”, dijo Adams.

Involucramiento tardío del alcalde

El alcalde Adams se ha apresurado a señalar a Abbott por utilizar a la gente como “peones políticos”. Al igual que la alcaldesa de Washington, D.C., Muriel Bowser, ha pedido ayuda federal a la administración Biden. También ha prometido ayudar a las familias que llegan a Nueva York, calificándolo de “responsabilidad” de la ciudad, cuando saludó a un autobús de recién llegados en Port Authority el pasado fin de semana. “Tengo que proporcionar servicios a las familias que están aquí”.

PUBLICIDAD

El 1 de agosto, Adams anunció una declaración de emergencia para “conseguir rápidamente” refugio y servicios adicionales para los migrantes recientes. La ciudad también planea abrir una nueva instalación en el centro de Manhattan que pueda albergar temporalmente hasta 600 hogares.

La ciudad también está trabajando con la Coalición de Inmigración de Nueva York para prepararse mejor para los futuros inmigrantes, “de modo que no estemos en el último segundo tratando de crear nuevos sistemas, sino que tengamos unos que sean fácilmente ampliables o luego retraíbles”, dijo el director ejecutivo Murad Awawdeh.

PUBLICIDAD

Pero los activistas de la inmigración y algunos miembros del Consejo Municipal dicen que la ciudad llega tarde a un problema persistente que ha ido añadiendo presión a un sistema ya frágil. Dicen que la ciudad no ha abordado adecuadamente las cuestiones relativas a la vivienda asequible, las opciones de refugio, la escasez de personal, la financiación de la ciudad y la burocracia administrativa.

“Este problema era muy previsible”, afirma Deborah Berkman, abogada coordinadora de la iniciativa de defensa de los refugios del New York Legal Assistance Group, que presta servicios jurídicos gratuitos a las personas sin hogar. “Ciertamente, los neoyorquinos son acogedores y estoy segura de que el alcalde quiere acogerlos. Pero creo que el sistema que existe para obtener un refugio ya es extremadamente poco acogedor.”

Una orden del Tribunal Supremo del Estado de Nueva York emitida en 1979 ordena que se garantice a las personas que necesitan refugio un lugar donde dormir. Durante décadas, muchas organizaciones benéficas y sin ánimo de lucro también llenaron los vacíos para ayudar a los inmigrantes y a las personas sin hogar a encontrar comida, ropa y trabajo. La reciente afluencia de inmigrantes se produce en un momento de gran actividad para estos trabajadores, cuyo número de casos ya estaba lleno y ahora está llegando a un punto de ruptura.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, organizaciones sin ánimo de lucro como Catholic Charities intentan movilizarse rápidamente. La organización está proporcionando a la gente comida y ropa, así como recomendaciones para trabajos de jornaleros.

“Mi esperanza es que si proporcionamos un mínimo de ayuda a estas personas inmediatamente en la crisis, van a salir adelante en Nueva York y van a hacer que Nueva York sea mejor y más vibrante”, dijo Sullivan.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD