Negocios

Gigantes del carbón obtienen grandes beneficios mientras la crisis climática arrecia

El impacto en los beneficios de los mineros del carbón ha sido asombroso y los inversores están ahora haciendo caja

Una excavadora carga carbón en un camión volquete en la mina de carbón a cielo abierto Krasnogorsky, operada por Mechel PJSC, en Mezhdurechensk, Rusia, el lunes 19 de julio de 2021.
Por Thomas Biesheuvel, Dan Murtaugh y Rajesh Kumar Singh
13 de agosto, 2022 | 01:45 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — El mundo está inmerso en una crisis climática a medida que las temperaturas se disparan y los ríos se secan, y sin embargo nunca ha sido un mejor momento para ganar dinero extrayendo carbón.

Las ondas del mercado energético tras la invasión rusa de Ucrania hacen que el mundo dependa cada vez más del combustible más contaminante. Y a medida que la demanda aumenta y los precios se disparan hasta alcanzar máximos históricos, esto significa que los mayores productores de carbón obtienen grandes beneficios.

El gigante de las materias primas Glencore Plc informó de que los beneficios básicos de su unidad de carbón aumentaron casi un 900% hasta los US$8.900 millones en el primer semestre, más de lo que Starbucks Corp. o Nike Inc. ganaron en todo un año.

PUBLICIDAD

El beneficio del primer productor, Coal India Ltd., casi se triplicó, también hasta alcanzar un récord, mientras que las empresas chinas que producen más de la mitad del carbón mundial vieron cómo los beneficios del primer semestre se duplicaban hasta alcanzar un total de us$80.000 millones.

Los beneficios masivos están dando grandes ganancias a los inversores. Pero harán aún más difícil que el mundo abandone el hábito de quemar carbón como combustible, ya que los productores trabajan para exprimir toneladas adicionales e impulsar la inversión en nuevas minas. Si se extrae y quema más carbón, la probabilidad de mantener el calentamiento global por debajo de los 1,5 grados centígrados será aún más remota.

Glencore pulveriza el récord de beneficios del carbón en solo seis meses.dfd

Se trata de un giro notable para una industria que lleva años sumida en una crisis existencial mientras el mundo intenta cambiar a combustibles más limpios para frenar el calentamiento global. Los bancos se han comprometido a poner fin a la financiación, las empresas se han desprendido de minas y centrales eléctricas, y el pasado noviembre los líderes mundiales estuvieron a punto de llegar a un acuerdo para acabar con su uso.

PUBLICIDAD

Irónicamente, estos esfuerzos han contribuido al éxito de los productores de carbón, ya que la falta de inversión ha limitado la oferta.

Además, la demanda es más alta que nunca, ya que Europa intenta desprenderse de las importaciones rusas importando más carbón marítimo y gas natural licuado, lo que deja menos combustible para que otras naciones se peleen por él. Los precios en el puerto australiano de Newcastle, la referencia asiática, subieron hasta un récord en julio.

El impacto en los beneficios de los mineros del carbón ha sido asombroso y los inversores están ahora haciendo caja. Los extraordinarios beneficios de Glencore han permitido a la empresa aumentar los beneficios de los accionistas en otros US$4.500 millones este año, con la promesa de que habrá más.

Gautam Adani, la persona más rica de Asia, aprovechó la prisa de la India por conseguir cargamentos de importación en medio de la escasez de oferta local. Los ingresos generados por su empresa Adani Enterprises Ltd. aumentaron más del 200% en los tres meses anteriores al 30 de junio, impulsados por la subida de los precios del carbón.

Los productores estadounidenses también están cosechando grandes beneficios, y las mayores mineras, Arch Resources Inc. y Peabody Energy Corp., afirman que la demanda es tan fuerte en las centrales eléctricas europeas que algunos clientes están comprando el combustible de alta calidad que suele utilizarse para fabricar acero para generar electricidad en su lugar.

Los beneficios salvajes amenazan con convertirse en un pararrayos político, ya que un puñado de empresas del carbón se lucra mientras los consumidores pagan el precio. Los costes de la electricidad en Europa están en máximos históricos y los habitantes de los países en desarrollo sufren apagones diarios porque sus empresas de servicios públicos no pueden permitirse importar combustible. A principios de este mes, el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, arremetió contra las empresas energéticas, diciendo que sus beneficios eran inmorales y reclamando impuestos extraordinarios.

PUBLICIDAD

Los defensores del carbón afirman que este combustible sigue siendo la mejor manera de proporcionar energía de base barata y fiable, especialmente en los países en desarrollo. A pesar del enorme despliegue de las energías renovables, la quema de carbón sigue siendo la forma favorita de producir energía en el mundo, ya que representa el 35% de toda la electricidad.

Los precios del carbón se vuelven locosdfd

Mientras los productores occidentales se aprovechan de los precios récord -con empresas como Glencore comprometidas a explotar minas hasta su cierre en los próximos 30 años-, los principales consumidores de carbón, India y China, siguen teniendo el crecimiento en la agenda.

El gobierno chino ha encargado a su industria que aumente su capacidad de producción en 300 millones de toneladas este año, y el principal productor estatal del país ha declarado que aumentará la inversión en desarrollo a más de la mitad gracias a sus beneficios récord.

PUBLICIDAD

También es probable que Coal India destine una gran parte de sus ganancias a la explotación de nuevas minas, bajo la presión del gobierno para que haga más para satisfacer la demanda de las centrales eléctricas y la industria pesada.

El año pasado, China e India colaboraron en una conferencia de la ONU en Glasgow para suavizar el lenguaje de una declaración mundial sobre el clima y pedir una “reducción progresiva” del uso del carbón en lugar de una “eliminación progresiva”.

PUBLICIDAD

En aquel momento, pocos habrían predicho lo caro que se volvería el combustible. Hace apenas un año, las mayores empresas mineras internacionales -excluyendo a Glencore- estaban en plena retirada del carbón, decidiendo que los míseros beneficios no merecían la pena por la creciente presión de los inversores y los activistas climáticos.

Cuando Anglo American Plc escindió su negocio de carbón y lo entregó a los accionistas existentes, un vendedor en corto, Boatman Capital, dijo que el nuevo negocio no valía nada. En cambio, las acciones -conocidas como Thungela Resources Ltd.- se dispararon, ganando más de un 1.000% desde su cotización en junio de 2021, y los beneficios por acción en el primer semestre se multiplicaron por 20.

La propia Glencore adquirió una mina colombiana de sus antiguos socios Anglo y BHP Group. La naturaleza del acuerdo y el aumento de los precios del carbón hicieron que Glencore obtuviera la mina prácticamente gratis a finales del año pasado. En los primeros seis meses de este año, obtuvo US$2.000 millones de beneficios de esa mina, más del doble de los beneficios de todo su negocio de carbón en el mismo periodo del año anterior.

PUBLICIDAD

Parece que los beneficios seguirán llegando, ya que los analistas y los ejecutivos del sector del carbón afirman que el mercado seguirá siendo muy ajustado.

“Tal y como estamos hoy, no vemos que esta crisis energética vaya a desaparecer durante algún tiempo”, dijo el consejero delegado de Glencore, Gary Nagle.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD