PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Green

El cambio climático es el problema más fácil de resolver en Davos

Los argumentos científicos para actuar en la reducción de emisiones han estado claros durante tiempo. Pero siempre ha habido algún problema más urgente de discutir

Participantes del Foro Económico Mundial
Por Akshat Rathi
25 de mayo, 2022 | 07:57 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — La guerra en Europa, la escasez de alimentos en los países en desarrollo y la creciente inflación mundial no han impedido a los ricos y poderosos del Foro Económico Mundial de Davos hablar de la crisis climática.

Hasta un tercio de los debates en el escenario principal están relacionados con el calentamiento global. Son pocos los CEOs que se libran de una entrevista en la que no se hable de ESG, el enfoque de inversión que tiene en cuenta factores medioambientales, sociales y de gobernanza. Incluso el vino que se sirvió en una fiesta fuera de la zona principal de la conferencia vino acompañado del lanzamiento de la aplicación de sostenibilidad de su empresa por parte del anfitrión.

PUBLICIDAD

¿Por qué? “Es una forma de lidiar con la culpa”, dijo uno de los asistentes mientras daba un sorbo al vino que le acababan de servir. “Saben que están estropeando el planeta”.

No hace mucho tiempo que el cambio climático no era ni siquiera un tema de debate en un solo panel, recuerda Laurence Tubiana, una de las artífices del Acuerdo de París que ahora es directora general de la Fundación Europea del Clima. En 2014, solo un año antes de que se firmara el histórico acuerdo, todos los paneles relacionados con el clima se celebraban en una carpa fuera de la zona principal de la conferencia. “Ahora es totalmente diferente”, dijo.

PUBLICIDAD

Los argumentos científicos para actuar en la reducción de emisiones han estado claros durante más de tres de las cinco décadas que lleva celebrándose la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés). Pero siempre ha habido algún problema que es más urgente de discutir que el cambio climático.

Pero muchas de las crisis a las que se enfrenta el mundo en la actualidad, como la escasez de alimentos, se ven agravadas por el aumento de las temperaturas globales. “La crisis está aquí”, dijo John Kerry, el enviado de Estados Unidos para el clima. “La gente puede ver cuáles son los impactos en todo el mundo”. Este mismo mes, el sur de Asia ha sufrido olas de calor e inundaciones mortales, los incendios forestales han ardido en el oeste de Estados Unidos y las temperaturas extremas han afectado a Oriente Medio y al sur de Europa. Los científicos son ahora capaces de cuantificar el papel del clima cambiante a los pocos días o semanas de algunos fenómenos meteorológicos extremos.

Eso ha hecho imposible que las élites del WEF ignoren el problema. “A menudo he criticado a los poderosos de Davos”, dijo Johan Rockstrom, director del Instituto de Investigación del Impacto Climático de Potsdam. “Pero debo admitir que esta vez los políticos de alto nivel y las mayores economías del mundo están realmente tratando de mantener dos pelotas en el aire al mismo tiempo”. Al menos algunos países parecen estar comprometidos a garantizar que el golpe a corto plazo que supone el aumento del uso de combustibles fósiles durante la actual crisis energética no conduzca a la construcción de una infraestructura que bloquee la quema de carbono a largo plazo.

Esto no quiere decir que los debates de los paneles vayan a dar lugar a soluciones que cambien el mundo de inmediato o que sean especialmente reveladores. Un resumen de los temas de Davos sobre el aumento del nivel del mar y las energías renovables baratas, sólo en el evento de este año, pondría a cualquiera a dormir.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la óptica importa. Entre el puñado de funcionarios chinos a los que se les permitió salir del estricto confinamiento por el Covid-19, se encontraba su enviado para el clima, Xie Zhenhua. Reafirmó la promesa del mayor emisor del mundo de hacer lo necesario para cumplir los objetivos del Acuerdo de París, a pesar de que China está redoblando su apuesta por el carbón para combatir la crisis energética.

Mientras las emisiones mundiales siguen aumentando, los asistentes a Davos están de acuerdo en que el sistema actual puede acabar siendo la solución, sólo con algunos pequeños retoques. “En lo que respecta al clima, hay un amplio consenso aquí”, dijo Adam Tooze, profesor de historia de la Universidad de Columbia. Los asistentes a la reunión “imaginan que pueden encontrar un gran número de soluciones tecnológicas y que el capitalismo hará su trabajo de destrucción creativa”.

PUBLICIDAD

Pasar tiempo hablando de estas soluciones puede ser una forma de terapia. “Quieren emularse y reforzarse mutuamente”, dice Tooze. “No quieren sentirse solos y raros”.

Centrarse en las soluciones climáticas también puede ser una forma de evitar hablar de los temas realmente difíciles. “La globalización, que es el núcleo del Foro Económico Mundial, está amenazada”, dijo Tubiana. “La gente no entiende la magnitud de la amenaza y cómo responder a ella”.

PUBLICIDAD

La guerra de Rusia contra Ucrania ha hecho que se preste más atención al riesgo de que China invada Taiwán. Si China se convirtiera en un Estado paria como Rusia, ¿qué pasaría con la enorme cantidad de capital que se ha invertido en el gigante asiático? “La gente que viene a Davos no quiere abordar ahora temas tan difíciles desde el punto de vista político”, dijo Tubiana.

En ese sentido, el cambio climático se convierte en el problema global más fácil de resolver para los asistentes a Davos. “Es un tema a largo plazo y el horizonte temporal en el que una conferencia como ésta tiene sentido”, dijo Tooze. Las soluciones que se proponen aquí “no son radicales”, dijo. “Es un lugar de promesas en las que todos ganan”.

PUBLICIDAD