Bloomberg Green

Revelaciones de la temperatura extrema: pueblos perdidos, ruinas y naufragios

En Roma, por ejemplo, la sequía ha socavado el río Tíber y ha dejado al descubierto un puente que se cree que fue construido durante el gobierno del emperador Nerón

Turistas toman fotografías junto a las ruinas de un edificio, expuestas por el bajo nivel de agua en el embalse del Alto Lindoso tras la sequía, en Aceredo, España, el domingo 27 de febrero de 2022. El pueblo gallego de Aceredo fue abandonado en 1992 y se inundó para crear el embalse del Alto Lindoso, que resurgió al bajar el nivel de agua del río Limia tras la sequía en la región.
Por Kevin Simauchi
14 de agosto, 2022 | 08:36 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Este año, el calor extremo ha provocado incendios forestales, sequías y el deshielo de los glaciares. Pero también ha revelado cosas de nuestro pasado: restos de buques, cadáveres, pueblos fantasmas, jardines ornamentales y ciudades antiguas, entre otras. Aquí una serie de estos descubrimientos develados por las altas temperaturas.

Restos de la época romana

En Italia, la sequía ha revelado artefactos de la Segunda Guerra Mundial y un vistazo a la vida bajo el emperador Nerón.

Restos de la Segunda Guerra Mundial en el río Po de Italia este verano. Fotógrafo: Emmanuele Ciancaglini/Ciancaphoto Studio/Getty Imagesdfd

La ausencia de lluvias durante meses y una interrupción de los caudales por el deshielo de los Alpes que llegó antes de lo habitual, han hecho que el río Po (el más largo de Italia) alcance su nivel más bajo en 70 años. El lecho reveló objetos de la época de la Segunda Guerra Mundial que previamente estaban ocultos, como un tanque alemán y barcos de carga.

PUBLICIDAD

Las condiciones extremadamente calurosas y secas de este verano en Italia obligaron al gobierno a declarar el estado de emergencia en julio.

Restos resurgidos de un puente en el río Tíber de Roma, en julio. Fotógrafo: Alessia Pierdomenico/Bloombergdfd

Mientras tanto, en Roma, la sequía ha socavado el río Tíber y ha dejado al descubierto un puente que se cree que fue construido durante el gobierno de Nerón.

Pueblo fantasma de España

Un pueblo de principios de la década de 1990 ha resurgido en Galicia, España.

PUBLICIDAD
El embalse del Alto Lindoso en febrero. Fotógrafo: Goncalo Fonseca/Bloombergdfd

Aceredo, un pueblo cercano a la frontera de España con Portugal, se inundó adrede en 1992 para hacer sitio al embalse de Alto Lindoso. En febrero (unos 30 años después) la sequía volvió a dejar al descubierto el pequeño pueblo. Los turistas empezaron a acudir en masa para ver un lugar congelado en el tiempo.

Los científicos esperan que Galicia siga sufriendo periodos de sequía extrema. “Los patrones de lluvia y sequía son siempre más complejos, más difíciles de predecir científicamente”, dijo Jofre Carnicer, investigador del clima con sede en Barcelona y autor de la sexta evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. “El riesgo de sequía en las próximas décadas en esta zona aumentará”.

Descubrimientos sombríos

El lago Mead, en EE.UU., desvela una espeluznante colección de la historia del desierto.

ÁREA NACIONAL DE RECREACIÓN DEL LAGO MEAD, NEVADA - 23 DE JUNIO: Un barco que estaba hundido se encuentra actualmente atascado casi en posición vertical en una sección ahora seca del lecho del lago Mead, afectado por la sequía, el 23 de junio de 2022 en el Área Nacional de Recreación del Lago Mead, Nevada. La Oficina de Reclamación de EE.UU. informó de que el lago Mead, el mayor embalse artificial de Norteamérica, ha descendido a unos 1.044 pies sobre el nivel del mar, lo más bajo que ha estado desde que se llenó en 1937 tras la construcción de la presa Hoover. El descenso de los niveles de agua se debe a una megasequía provocada por el cambio climático y al aumento de la demanda de agua en el suroeste de Estados Unidos. Aumenta el temor de que el lago Mead se convierta en los próximos años en una charca muerta, cuando los niveles de agua sean demasiado bajos para fluir río abajo desde la cercana presa Hoover. (Foto de Mario Tama/Getty Images) Fotógrafo: Mario Tama/Getty Images North Americadfd

Algunos embalses de EE.UU. que deberían haber rebosado de nieve derretida en la primavera boreal tenían en cambio anillos de bañera de tierra seca, incluido el lago Mead. El lago cayó este año a un mínimo histórico.

El lago Mead (el enorme embalse de la emblemática presa Hoover) se ha reducido a una fracción de su tamaño anterior y se ha convertido en un lugar de macabra curiosidad.

Los visitantes se han encontrado de todo, desde barcos hundidos hasta cadáveres. “Podemos encontrar de todo, desde una moto de agua desaparecida hasta más cadáveres”, afirma Michael Green, profesor asociado de historia de la Universidad de Nevada, en Las Vegas. “A medida que el agua retroceda, encontraremos más”.

PUBLICIDAD

Los restos humanos descubiertos en el lugar incluyen un cuerpo en un barril, según el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos. La causa de la muerte se está investigando.

Funcionarios de la Oficina del Forense/Examinador Médico del Condado de Clark y del Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas declinaron hacer más comentarios.

Los restos del barco de Shackleton

Una expedición científica descifra un caso sin resolver en el hielo de la Antártida.

PUBLICIDAD

El 25 de febrero, la capa de hielo marino de la Antártida se redujo hasta alcanzar un nivel mínimo récord en la era de los satélites, lo que puede haber ayudado a resolver uno de los mayores misterios de la historia marítima. Por aquel entonces, una tripulación partió en un buque de investigación desde Sudáfrica hacia las profundidades del mar de Weddell, una zona remota de la costa antártica, para localizar, estudiar y filmar los restos del barco Endurance de Sir Ernest Shackleton. El paradero exacto del barco del famoso explorador era desconocido desde hacía tiempo; había quedado atrapado y aplastado por el grueso hielo marino de la Antártida en 1915.

La misión de 35 días fue dura. El equipo tuvo que navegar por aguas agitadas y todavía con bastantes riesgos de congelación a pesar de que la extensión del hielo era inferior a la media. Utilizando un vehículo autónomo, se encontraron los restos del naufragio a más de 3.000 metros de profundidad.

PUBLICIDAD

Jardín secreto

La ola de calor del Reino Unido ha desenterrado un florido paisaje del siglo XVII.

El calor extremo del verano en Gran Bretaña ha calcinado el césped del sur de una casa histórica en el centro de Inglaterra, revelando un jardín oculto del siglo XVII. En el césped de Chatsworth House, en Derbyshire, se pueden ver amplios y ornamentados diseños.

Apodado el Gran Parterre, el extenso jardín data de 1699 y en su día estuvo repleto de parterres y caminos. En 1730, el ornamentado paisaje se cubrió de hierba y, como el nuevo césped tiene raíces más cortas, se quema más rápidamente. El 26 de julio, Chatsworth registró una temperatura de 38,1℃ (100,6°F), la más alta de la que se tiene constancia desde hace más de 100 años, según la información de la página web de la histórica casa.

PUBLICIDAD

Tesoro en la Mesopotamia

El centro urbano de un imperio de la Edad de Bronce ha reaparecido en Irak.

De una zona desecada del embalse iraquí de Mosul surgieron este año las ruinas de una extensa y antigua ciudad. Un equipo de arqueólogos kurdos y alemanes se apresuró a investigar el emplazamiento de Kemune, una antigua ciudad a orillas del río Tigris que floreció bajo el Imperio Mitanni entre el 1550 y el 1350 a.C., durante la Edad de Bronce.

El equipo de investigación encontró vasijas de cerámica que supuestamente contenían más de 100 tablillas cuneiformes. El descubrimiento podría aportar más detalles sobre el final de la ciudad del periodo mitanni y el inicio del dominio asirio en la región. “Es casi un milagro que las tablillas cuneiformes de arcilla sin cocer hayan sobrevivido tantas décadas bajo el agua”, declaró en un comunicado de prensa el profesor de la Universidad de Tubinga Peter Pfälzner, que participó en las excavaciones de rescate en Kemune.

PUBLICIDAD

Reliquias de cacería

El deshielo de los glaciares ha dejado al descubierto artefactos milenarios en Noruega.

En las altas montañas de Noruega, el arqueólogo glaciar Lars Pilø y su equipo del Programa de Arqueología Glaciar descubrieron una túnica de lana de la Edad de Hierro, así como un zapato de estilo romano y una flecha bien conservada, con el plumaje aún fijado, de los años 300 a 600. La flecha es una reliquia de un lugar de caza de renos.

“Con el continuo derretimiento de los hielos de alta montaña, esperamos que aparezcan más yacimientos y que se derritan hallazgos aún más antiguos”, dijo Pilø, cuyo equipo ha encontrado miles de objetos de la Edad de Hierro y de la Alta Edad Media en yacimientos de hielo de toda Noruega en los últimos 15 años. “Estamos retrocediendo en el tiempo a medida que el hielo retrocede”.

Con la asistencia de Ngai Yeung

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD