Asia

China sorprende con recorte de tasas; datos muestran desaceleración “alarmante”

Las ventas minoristas, la producción industrial y la inversión cayeron en julio, y todos los indicadores se ubicaron por debajo de las estimaciones de economistas

Imagen del banco central chino
Por Bloomberg News
15 de agosto, 2022 | 07:41 AM
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — La desaceleración económica de China se profundizó en julio, principalmente como consecuencia de una caída en el sector inmobiliario y los confinamientos por Covid-19. Es improbable que un sorpresivo recorte de tasas de interés haga mucho para cambiar la situación mientras esos vientos en contra persistan.

Las ventas minoristas, la producción industrial y la inversión cayeron en julio, y todos los indicadores se ubicaron por debajo de las estimaciones de economistas.

La tasa de desempleo para la población de entre 16 y 24 años subió a casi 20%, un récord y un dolor de cabeza para un Partido Comunista que se prepara para un congreso clave en el que se espera que el presidente, Xi Jinping, obtenga un tercer mandato sin precedentes.

PUBLICIDAD
La economía se desaceleró en julio tras registrar su menor expansión desde 2020 en el segundo trimestre del añodfd

“Los datos económicos de julio son muy alarmantes”, dijo Raymond Yeung, economista de la Gran China en Australia & New Zealand Banking Group Ltd. “Las autoridades tienen que ofrecer un apoyo total en materia de políticas a los sectores que van desde los bienes raíces hasta la relacionada al Covid-19 para detener un mayor declive económico”.

Los datos sugieren una crisis de confianza entre las empresas y los hogares chinos, lo que supone una nueva amenaza para la economía mundial, ya que la demanda global de todo tipo de productos, desde los iPhones hasta los artículos de lujo, se resiente. Al mismo tiempo, el empeoramiento de la crisis inmobiliaria se hace notar en el país y en el extranjero, mientras los precios de las materias primas, como el mineral de hierro y el cobre, se desploman.

Los rendimientos de los bonos chinos se dispararon y el yuan se debilitó cuando los inversores asimilaron los decepcionantes datos y la sorpresiva bajada de tasas. El repunte de las acciones se enfrió en Asia, las materias primas cayeron y el dólar subió cuando las sombrías noticias se extendieron por los mercados financieros.

PUBLICIDAD

Los dirigentes chinos han descartado la aplicación de estímulos a gran escala y han prometido continuar con su estricta política de Cero Covid, que exige a las autoridades el cierre de empresas y el confinamiento de la población cuando se producen brotes importantes, como ocurre ahora en la isla turística de Hainan. Esto atenúa las perspectivas de crecimiento para el resto del año, que los economistas rebajan aún más por debajo del 4%.

Principales indicadores económicos de julio

  • La producción industrial aumentó un 3,8% con respecto al año anterior, según la Oficina Nacional de Estadística, por debajo del 3,9% de junio y por debajo de la previsión de los economistas de un aumento del 4,3%.
  • El crecimiento de las ventas al por menor se redujo al 2,7% en julio, por debajo de la previsión de los economistas del 4,9%.
  • La inversión en activos fijos aumentó un 5,7% en los siete primeros meses del año, también peor que el 6,2% previsto por los economistas. La inversión inmobiliaria se contrajo un 6,4% en el periodo
  • La tasa de desempleo encuestada bajó del 5,5% al 5,4%, mientras que la tasa de paro juvenil alcanzó un récord del 20%.

El banco central de China recortó last asas de interés de los préstamos a un año y a siete días en 10 puntos básicos, una medida que, según los economistas, tendrá poca repercusión, ya que los controles relacionados al Covid-19 han hecho que los hogares y las empresas sean reacios a pedir préstamos. El crédito nuevo en julio aumentó al ritmo más lento desde al menos 2017.

“El recorte de tasas muestra que toda la economía está en problemas”, dijo Iris Pang, de ING Groep NV. Una ola de boicots hipotecarios por parte de los hogares por proyectos incompletos ha hecho que los hogares se pongan nerviosos a la hora de comprar casas, reduciendo el impacto de las tasas hipotecarias más bajos, añadió.

El banco central recortó de manera inesperada sus tasas de interés clavedfd

La desaceleración de la economía -que comenzó en marzo, cuando las autoridades de decenas de ciudades impusieron confinamientos para controlar los brotes de Covid-19- se ha extendido a las principales economías, como Alemania y Corea del Sur, a medida que la demanda de productos manufacturados de China se desploma.

Nomura Holdings Inc. (NMR) dijo que el crecimiento en la segunda mitad se verá significativamente obstaculizado por la política de Cero Covid, la espiral descendente del mercado inmobiliario y una probable desaceleración de las exportaciones a medida que la economía mundial se debilita.

PUBLICIDAD

“El apoyo de Pekín en materia de política podría ser demasiado escaso, demasiado tardío y demasiado ineficaz”, escribieron los economistas dirigidos por Lu Ting en una nota. “Creemos que los mercados son demasiado optimistas sobre el crecimiento en el segundo semestre, y esperamos una nueva ronda de recortes de las previsiones de crecimiento en las próximas semanas”.

Xi y los máximos dirigentes del Partido Comunista hicieron una valoración poco optimista del crecimiento económico, pero no anunciaron nuevas políticas de estímulo en una reunión política clave celebrada en julio. Los dirigentes han reconocido en privado que el objetivo de crecimiento anual del país, en torno al 5,5%, no es alcanzable.

Chen Long, economista de la consultora Plenum, con sede en Pekín, dijo que las autoridades chinas están tratando de hacer algo que no han logrado en más de dos décadas: reactivar la economía sin depender de un boom inmobiliario.

PUBLICIDAD

“Pekín tiene que flexibilizar mucho más si se toma en serio lo de impulsar un nuevo ciclo crediticio”, dijo.

El banco central chino va en contra de la tendencia otra vezdfd

Hasta ahora, los responsables de formular políticas se han abstenido de realizar un rescate a gran escala de los promotores inmobiliarios y han repetido un lenguaje duro contra la especulación en el sector. Liu Peiqian, economista jefe para China de NatWest Group Plc, dijo que era necesaria una “flexibilización más sustancial del sector inmobiliario” y una relajación de las políticas de Covid-19 para mejorar el sentimiento.

PUBLICIDAD

Se espera que Xi y otros altos funcionarios se reúnan en un complejo turístico junto a la playa cerca de Pekín para un retiro anual, lo que hace improbable cualquier anuncio a corto plazo de políticas de estímulo. Es probable que los debates estén dominados por los cambios de personal en el próximo congreso del Partido Comunista.

Lo que dicen los economistas de Bloomberg...

“La fuerte sorpresa a la baja en la actividad de China en julio muestra que la economía perdió impulso tras un breve repunte impulsado por la reapertura en junio”.

PUBLICIDAD

El hecho más sorprendente fue la desaceleración de la inversión, lo que sugiere un arrastre más fuerte de lo esperado de las turbulencias del mercado inmobiliario. Después de la extrema debilidad del crédito en julio, las cifras respaldan la decisión del Banco Popular de China de recortar los tipos, y no creemos que el banco central haya terminado todavía”.

Chang Shu, economista jefe para Asia

Los intentos de Pekín por impulsar la economía se han centrado en animar a los gobiernos locales a pedir préstamos para financiar infraestructuras. Estos esfuerzos tuvieron cierto éxito en julio, pero la magnitud de la inversión no fue suficiente para compensar el fuerte descenso de la inversión en vivienda.

PUBLICIDAD

El desplome del sector de la vivienda se agravó en julio, con una caída de las ventas de más del 28% respecto al año anterior y un descenso de los precios por undécimo mes consecutivo. Eso está repercutiendo en el sector industrial de China, y la producción mensual de acero en julio alcanzó el nivel más bajo desde 2018.

Un punto brillante en los datos fue el fuerte crecimiento de la producción y las ventas de automóviles después de los recortes en los impuestos a la compra. Las exportaciones de China también fueron fuertes en julio, desafiando las expectativas de una desaceleración.

Sin embargo, hubo varios datos que tuvieron implicaciones para el crecimiento a largo plazo de China, incluyendo el alto desempleo juvenil. Las empresas extranjeras, que están sufriendo un mayor golpe en sus beneficios que sus homólogas chinas, redujeron la inversión en nuevos proyectos en más de un 4% en los siete primeros meses del año en comparación con el año anterior.

Los gobiernos locales chinos han emitido la mayor parte de los bonos que tenían asignados para el gasto en infraestructuras, lo que ha llevado a algunos economistas a advertir de un “precipicio de políticas” antes de que finalice el año, a menos que se anuncien más préstamos. Aunque Pekín ha insinuado que podrían aprobarse más bonos, aún no ha dado detalles.

“La demanda mundial que apoya las exportaciones de China probablemente se debilitará”, dijo Zhu Haibin, economista jefe para China de JPMorgan Chase & Co. (JPM) a Bloomberg TV. “Sin un estímulo político adicional, el crecimiento de China probablemente perderá impulso muy rápidamente en el cuarto trimestre”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD