Mundo

Cómo mercenarios rusos siembran el caos en su búsqueda de oro en África Central

Los mercenarios han sido acusados de matar decenas de personas, saquear comunidades y desplazar a miles. La República Centroafricana lo niega

Un trabajador con granos de oro en Sudáfrica
Por Simon Marks y Mohammed Alamin
20 de agosto, 2022 | 07:19 PM

Bloomberg — La República Centroafricana defiende el uso de ayuda rusa para recuperar el territorio que, según dicen desde el gobierno, grupos rebeldes han ocupado ilegalmente. Esto a pesar de denuncias generalizadas de asesinatos indiscriminados de civiles y el saqueo de yacimientos mineros.

Albert Yaloke Mokpeme, portavoz de la presidencia del país, negó en una respuesta escrita a preguntas de Bloomberg que los combatientes del Grupo Wagner, que según Estados Unidos tiene vínculos con el Kremlin, operen en el país.

Mokpeme refutó afirmaciones hechas a Bloomberg por mineros artesanales, rebeldes y organizaciones humanitarias, así como las alegaciones contenidas en los informes de la ONU de que los mercenarios, junto con el ejército nacional del país, han matado a decenas de personas, saqueado comunidades y desplazado a miles de personas a medida que aumentan su control sobre las zonas de extracción de oro en este país devastado por la guerra.

PUBLICIDAD

En contraste, dice, las fuerzas de la República Centroafricana han sido asistidas en la lucha contra los rebeldes por entrenadores militares rusos desarmados que llegaron en 2018 en virtud de un acuerdo alcanzado con el gobierno del presidente Vladimir Putin.

“Las fuerzas armadas centroafricanas, ayudadas por los aliados rusos y ruandeses, han conseguido hacer retroceder a los rebeldes y recuperar una parte importante del territorio nacional y de las explotaciones mineras ocupadas ilegalmente”, dijo Mokpeme, refiriéndose también a los soldados ruandeses que ayudan al ejército de la RCA. “Tenemos la legitimidad para defender nuestro país cuando es atacado”.

Sin embargo, funcionarios de la ONU, organizaciones humanitarias y civiles afirman que Wagner se ha centrado en las explotaciones mineras desde que llegó a la RCA hace cuatro años. Los mercenarios han sido esenciales para mantener al presidente Faustin-Archange Touadera en el poder, según los analistas.

PUBLICIDAD
Antony Blinkendfd

El pasado mes de octubre, el grupo de trabajo de la ONU sobre mercenarios instó al gobierno de la RCA a “poner fin a todas las relaciones con el personal militar y de seguridad privado, en particular con el Grupo Wagner”, del que alegó que estaba “cometiendo violaciones sistemáticas y graves de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario”, como ejecuciones sumarias, torturas, violaciones y detenciones arbitrarias.

Wagner, “respaldado por el Kremlin”, “explota la inestabilidad para saquear los recursos y cometer abusos con impunidad, como hemos visto en Malí y en la República Centroafricana”, dijo el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken en un discurso en Sudáfrica durante un viaje a tres países africanos la semana pasada.

El Kremlin niega cualquier conexión con Wagner, pero el Departamento de Estado de Estados Unidos dijo en mayo que actúa como agente del gobierno ruso, ayudando a “difundir un rastro de mentiras y abusos contra los derechos humanos”. Wagner y otros actores explotan “situaciones turbulentas a través de la desinformación para influir en el apoyo público al gobierno ruso para expandir su influencia”, dijo.

Ante el aislamiento por parte de Occidente desde su invasión de Ucrania, Rusia ha tratado de estrechar sus lazos con los países africanos: el mes pasado, el ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, realizó una gira por el continente, que incluyó una parada en la sede de la Unión Africana en Etiopía.

Los regímenes inestables de África han buscado la ayuda de Wagner para apuntalar sus gobiernos, incluso en Libia, Malí y Sudán, según Estados Unidos.

Yevgeny Prigozhindfd

Estados Unidos dice que Wagner está controlado por Yevgeny Prigozhin, un restaurador y magnate que ha sido apodado el “chef de Putin”. Prigozhin niega cualquier vínculo con el grupo y un portavoz de su empresa de restauración, Concord Group, no respondió a las preguntas en las que se le pedía que comentara los recientes ataques, si opera en la RCA o la naturaleza de sus actividades.

PUBLICIDAD

En junio, un alto tribunal de la Unión Europea rechazó el intento de Prigozhin de anular las sanciones de la UE impuestas en octubre de 2020 por el despliegue de Wagner en Libia. En su solicitud al tribunal dijo que no tenía “conocimiento de una entidad conocida como Wagner Group” ni “vínculos con ninguna entidad de este tipo”, según la sentencia. El pasado mes de diciembre, la UE sancionó a la propia Wagner por el presunto despliegue de mercenarios en zonas de conflicto para alimentar la violencia y saquear los recursos naturales, violando el derecho internacional.

Mokpeme negó el uso de mercenarios rusos en operaciones militares en el país. Pero media docena de funcionarios de la ONU, diplomáticos y trabajadores humanitarios entrevistados por Bloomberg cuentan una historia diferente: una en la que las tropas nacionales junto con los combatientes rusos han matado indiscriminadamente a pequeños mineros y se han apoderado de las minas.

Matados al azar

Alnazir Mohamed dijo que estaba excavando en busca de oro cuando un helicóptero de ataque se abalanzó sobre el terreno flanqueado por tanques. Los soldados, que parecían ser extranjeros, entraron en la mina y abrieron fuego.

PUBLICIDAD

Mohamed huyó a través de la frontera con Sudán. Pero decenas de mineros murieron aquel día de marzo en el este de la República Centroafricana, según Mohamed y otras seis personas que dijeron ser testigos presenciales. También dijeron haber visto a soldados que hablaban ruso.

“Mataron al azar y saquearon, llevándose todo, incluidas las propiedades, el dinero y el oro”, dijo Mohamed, de 30 años, en una entrevista el mes pasado en Nyala, Sudán.

PUBLICIDAD

Los mercenarios, en colaboración con el ejército nacional, mataron al menos a 100 mineros artesanales entre marzo y junio, según un recuento realizado por los líderes rebeldes locales. Los ataques en la zona continuaron al menos hasta junio, según varias personas que dijeron haber sido testigos de los incidentes.

“Sus fuerzas exploran las zonas de extracción de oro con aviones no tripulados”, afirmó Enrica Picco, analista del International Crisis Group, que anteriormente formaba parte del grupo de expertos de la ONU sobre la RCA y que ha realizado investigaciones sobre el terreno desde la llegada de los cazas rusos al país. “Luego utilizan helicópteros para desplegar soldados que matan indiscriminadamente a los mineros y a los rebeldes que controlan el lugar, saquean las propiedades y roban el oro”.

Los mercenarios no son los únicos que supuestamente atacan a los civiles. La Oficina de Derechos Humanos de la ONU publicó el mes pasado dos informes en los que se detallan hechos que podrían constituir crímenes contra la humanidad, alegando que tanto las milicias progubernamentales como las antigubernamentales cometieron violencia sexual y ataques contra civiles desarmados.

PUBLICIDAD

Un terreno fértil

La RCA lleva más de dos décadas sumida en la agitación. Mokpeme no respondió a una pregunta sobre cómo la RCA, uno de los países más pobres del mundo, está pagando a Wagner. Pero diplomáticos, funcionarios de la ONU y analistas alegan que la empresa ha recibido concesiones mineras como compensación.

El gobierno “está permitiendo a Wagner un acceso aparentemente incondicional para controlar y saquear los ricos recursos del país, al tiempo que apoya la violencia, incluidos los secuestros, las violaciones, las torturas y los asesinatos en masa”, afirmó Nathalia Dukhan, investigadora principal de The Sentry, una organización que trata de desactivar las redes que se benefician de los conflictos violentos y que ha documentado supuestos incidentes relacionados con Wagner.

Las reservas de diamantes, oro y uranio del país han alimentado durante mucho tiempo el contrabando ilegal y han atraído a mineros de toda la región.

PUBLICIDAD

Mohamed Zakaria, un minero sudanés de 35 años, dijo que muchos sudaneses viajaron a la República Centroafricana en busca de trabajo tras sufrir la presión de las milicias del país.

“Como nos enteramos de que la República Centroafricana es un país rico en oro, viajamos allí y empezamos a trabajar con buenas condiciones y producción”, dijo Zakaria. “Pero más tarde fuimos atacados por combatientes rusos y lo perdimos todo”.

-- Con la ayuda de Akayla Gardner.

PUBLICIDAD