Mundo

Rusia está buscando por el mundo armas para seguir con su invasión a Ucrania

Decenas de miles de tropas rusas han muerto o resultado heridas y miles de vehículos blindados han sido destruidos, según las estimaciones de EE.UU.

Un misil Javelin de fabricación estadounidense en el frente de Kharkiv, Ucrania.
Por Alberto Nardelli, Alex Wickham y Jennifer Jacobs
09 de agosto, 2022 | 03:19 PM
Tiempo de lectura: 8 minutos

Bloomberg — Un barco mercante sujeto a sanciones por parte de Estados Unidos atravesó el estrecho del Bósforo, en Turquía, parte de un viaje de Siria a Rusia a finales de julio. Funcionarios de inteligencia europeos que siguieron el rastro del barco, llamado Sparta II, dicen que transportaba vehículos militares para reforzar la invasión rusa sobre Ucrania.

El viaje ilustra los esfuerzos del Moscú para obtener recursos para una guerra que se encuentra en su sexto mes, a medida que las líneas de suministro rusas se tensan bajo la presión de la mayor campaña militar en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Mientras que Ucrania ha recibido miles de millones de dólares en armas por parte de EE.UU. y Europa para defenderse, Rusia debe usar sus propios recursos para apoyar a las fuerzas de primera línea en medio de informes que dan cuenta de grandes pérdidas. Decenas de miles de tropas rusas han muerto o resultado heridas y miles de vehículos blindados han sido destruidos, según las estimaciones de EE.UU.

PUBLICIDAD

Es casi seguro que el Sparta II trasladaba vehículos militares desde el puerto sirio de Tartus, utilizado por Rusia, según los funcionarios de inteligencia e imágenes de satélite del 17 al 25 de julio vistas por Bloomberg. Dijeron que la naturaleza exacta de los vehículos no estaba clara. El barco fue visto en Siria con vehículos en su bodega y avistado cruzando el estrecho del Bósforo. Más tarde fue identificado en Novorossiysk con al menos 11 vehículos que probablemente estaba descargando.

Un funcionario familiarizado con el asunto dijo que el gobierno de EE.UU. cree que Rusia ha estado utilizando buques mercantes para trasladar carga militar al Mar Negro, haciéndose eco de los informes de inteligencia europeos. El funcionario pidió que no se le identificara al hablar de asuntos confidenciales.

Los datos de seguimiento marítimo muestran que el barco, propiedad de una empresa sancionada por EE.UU. en mayo y controlada por el Ministerio de Defensa ruso, realizó el viaje en esas fechas, aparentemente sin obstáculos por parte de Turquía, miembro de la OTAN.

PUBLICIDAD

Ankara invocó la Convención de Montreux para cerrar el estrecho a los buques de guerra poco después de la invasión de Putin el 24 de febrero, aunque la navegación comercial puede pasar. Rusia utilizó buques de carga de la empresa Oboronlogistika OOO en la misma ruta en otras ocasiones este año, según las personas. Ha transportado carga militar desde Rusia a Siria en múltiples ocasiones en el pasado.

Un portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. remitió las preguntas sobre el asunto al gobierno turco. Un funcionario turco familiarizado con el asunto dijo que sólo se examinaría un buque mercante si hubiera una alerta o una sospecha de delito. Un portavoz de la Casa Blanca se negó a comentar si EE.UU. había hablado con funcionarios turcos sobre la situación. El Kremlin y Oboronlogistika no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

Rusia ha acumulado enormes reservas de armamento durante un programa de modernización de una década de duración supervisado por Putin, y los funcionarios del Kremlin niegan que haya problemas de reabastecimiento. Sin embargo, funcionarios estadounidenses y europeos afirman que la pérdida de un gran número de tanques y vehículos blindados de transporte de tropas está obligando a Moscú a recurrir a las reservas de equipos más antiguos, incluidos los tanques T-62, que tienen décadas de antigüedad.

Al igual que Rusia, Ucrania no ha revelado la magnitud de sus pérdidas militares, aunque se ha enfrentado a retos logísticos contra un enemigo mucho mayor, especialmente en los primeros momentos de la guerra. El presidente Volodymyr Zelenskiy dijo en una entrevista del 22 de julio con el Wall Street Journal que las bajas en el campo de batalla se habían reducido a unas 30 al día desde un máximo de 100-200 diarias en mayo-junio, una cifra que no ha sido verificada de forma independiente.

Putin tiene tropas en Siria desde que ordenó una operación en 2015 para apuntalar al presidente Bashar al-Assad. El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, dijo en 2017 que los militares probaron ahí más de 160 tipos de armamento avanzado, incluyendo aviones de combate, misiles guiados por láser, tanques, métodos de guerra electrónica y sistemas de defensa aérea.

Hay indicios de que el Kremlin también ha buscado recursos adicionales en otros lugares.

PUBLICIDAD

Las tensiones entre Armenia y Azerbaiyán por la disputada región de Nagorno-Karabaj se han recrudecido en las últimas semanas, en medio de informes desmentidos por Moscú de que Rusia ha reducido una fuerza de mantenimiento de la paz de hasta 2.000 soldados para enviarla a Ucrania. En marzo, EE.UU. dijo que Rusia había desviado algunas tropas a Ucrania desde la región separatista de Georgia, Osetia del Sur, donde mantiene a miles de soldados desde que se libró una guerra en 2008.

Rusia está recurriendo a Irán para tratar de comprar drones armados, dijo el director de la CIA, William Burns, en un foro de seguridad de Estados Unidos el mes pasado, afirmando que esto indicaba “las deficiencias de la industria de defensa de Rusia hoy en día, y las dificultades que están teniendo después de pérdidas significativas.”

Corea del Norte puede convertirse en una impensada nueva fuente de artillería, ya que cuenta con sistemas de una calidad decente y el mes pasado reconoció como independientes a las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, controladas por el Kremlin, en el este de Ucrania, según una persona con conocimiento de la política de defensa rusa, que pidió no ser identificada al hablar de temas sensibles.

PUBLICIDAD

Es probable que los envíos rusos desde Siria se incorporen a su logística general, ya que Novorossiysk se utiliza para reabastecer las bases de la vecina Crimea, que Putin anexionó en 2014, y desde allí a las ocupadas Kherson y Zaporizhzhia, en el sur de Ucrania, dijo uno de los funcionarios de inteligencia europeos. Rusia ha vuelto a desplegar recientemente fuerzas y equipos en la zona mientras Ucrania amenaza con una contraofensiva en la región de Kherson.

Rusia trasladó un número significativo de tropas a Crimea en preparación para el despliegue en el sur de Ucrania y al menos ocho grupos tácticos de batallones que comprenden de 800 a 1.000 soldados fueron trasladados desde la región oriental de Dombás, lo que aumenta la presión sobre sus rutas de suministro logístico, dijo la persona.

PUBLICIDAD

En lugar de una ofensiva a gran escala, Ucrania puede estar buscando atraer a las fuerzas rusas a la zona de Kherson, donde serán más vulnerables a los ataques, dijo Phillips O’Brien, profesor de estudios estratégicos en la Universidad de St. Andrews en Escocia, el 7 de agosto en Twitter. “Además, la cuestión del suministro para los rusos es mucho más complicada, con ríos en los que se pueden cortar los puentes y sólo unas pocas líneas de ferrocarril pesado”, dijo.

El Pentágono dice que ha suministrado US$9.100 millones en ayuda a la defensa de Ucrania desde febrero, incluyendo US$1.000 millones anunciados el lunes para aumentar los suministros de municiones de artillería de largo alcance, armas antitanque y vehículos médicos. El gobierno de Kiev también ha recibido miles de millones más en armas del Reino Unido y otros aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Las fuerzas ucranianas, que utilizan artillería de largo alcance HIMARS suministrada por EE.UU., han atacado recientemente con mayor eficacia las líneas de suministro y los almacenes de munición rusos detrás del frente, así como infraestructuras clave.

PUBLICIDAD

“Los envíos de armas occidentales están permitiendo a Ucrania atacar puentes, lo que está complicando la logística y los suministros”, dijo Igor Korotchenko, director del Centro de Análisis del Comercio Mundial de Armas, con sede en Moscú. “Aun así, la artillería y los aviones de ataque son las armas clave en nuestra actual ofensiva y no tenemos escasez de ninguna de ellas”.

Hasta 80.000 soldados rusos han muerto o han resultado heridos en la guerra, dijo el lunes el subsecretario de Defensa estadounidense para la política, Colin Kahl, en una reunión informativa habitual del Pentágono. La evaluación de EE.UU. fue también que Rusia había utilizado un porcentaje significativo de sus municiones guiadas de precisión, incluyendo misiles lanzados desde el aire y el mar, y perdió hasta 4.000 tanques y otros vehículos blindados, dijo.

“Gran parte de ello se debe a los sistemas antiblindaje como el Javelin, como el AT4, pero también, francamente, a la creatividad e ingenio en la forma en que los ucranianos han utilizado esos sistemas”, dijo.

PUBLICIDAD

Putin no ha tratado de reforzar su ejército ordenando una movilización masiva, probablemente porque eso supondría el riesgo de obligar a la opinión pública rusa a afrontar los costes de una guerra que hasta ahora ha mantenido a distancia. Pero los funcionarios regionales han ofrecido incentivos en metálico para animar a la gente a presentarse como voluntarios con contratos a corto plazo, mientras que la cámara baja del parlamento abolió en mayo el límite de edad para el servicio militar.

El gobierno ruso también se movió el mes pasado para impulsar la producción de armas buscando poderes para suavizar las regulaciones laborales en las empresas de defensa, citando la “necesidad creciente a corto plazo de reparar armas y equipos militares”.

Los sistemas militares rusos se apoyan en componentes de microelectrónica diseñados y producidos en EE.UU., Europa y Asia oriental, según un nuevo informe del Royal United Services Institute de Londres, basado en un examen de los restos de equipos utilizados en Ucrania.

Incluso mientras trata de apuntalar su ejército en el campo de batalla, los avances rusos en el este de Ucrania han seguido siendo extremadamente limitados y lentos en los últimos días, según los funcionarios de inteligencia.

Vasily Kashin, un experto militar ruso de la Escuela Superior de Economía de Moscú, dijo que las naciones no deberían subestimar los recursos de Rusia. Pero dijo que la importación de armas todavía podría valer la pena, señalando que Corea del Norte tiene sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple de largo alcance que son “más poderosos que los que tiene Rusia”.

“Por supuesto que Rusia tiene algunos problemas en el campo de batalla, pero no vemos ninguna prueba de que importe armas para su guerra contra Ucrania”, dijo. “Sin embargo, podría valer la pena hacerlo”.

Con la asistencia de Courtney McBride, Anthony Capaccio y Roxana Tiron.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD