Europa

Rusia recurre a tanques viejos para no quedarse sin armas en Ucrania

Es posible que Rusia esté a sólo unos meses de necesitar ralentizar las operaciones para una reagrupación importante, dado el volumen de arsenal militar que ya ha utilizado

Tanque ruso
Por Alberto Nardelli
15 de junio, 2022 | 06:39 AM

Bloomberg — Rusia está buscando en todo el país mano de obra y armas, incluidos viejos tanques con base en el Lejano Oriente, tras haber agotado gran parte de su capacidad militar en los primeros 100 días de su invasión a Ucrania, según altos funcionarios europeos con conocimiento de la situación sobre el terreno.

Como resultado, Rusia podría estar a sólo unos meses de tener que ralentizar las operaciones para llevar a cabo un importante reagrupamiento, dijeron estas personas, que hablaron bajo condición de anonimato para discutir asuntos que no son públicos.

El Kremlin también podría verse obligado a anunciar una movilización masiva con el fin reunir soldados para continuar la lucha, dijo la gente, aunque eso es algo que el presidente Vladimir Putin hasta ahora ha sido reacio a hacer, ya que equivaldría a una admisión pública de que la guerra no va como estaba previsto.

PUBLICIDAD

Es posible que los problemas de Rusia no tengan lugar lo suficientemente pronto como para aliviar a las asediadas fuerzas ucranianas en la zona oriental del Dombás. Superadas masivamente por Moscú, las fuerzas de Kiev están perdiendo 100 o más tropas al día, según los funcionarios ucranianos, y han tenido que ceder poco a poco terreno alrededor de las ciudades de Sievierodonetsk y Lisichansk. Si Rusia toma ambas (sobre todo Lisichansk, más estratégica y aún mayormente bajo control ucraniano), se apoderaría efectivamente de toda la región de Lugansk, logrando uno de los objetivos que Putin se propuso al comienzo de la guerra.

Pero el progreso de Rusia sigue siendo lento y se limita principalmente a Lugansk, incluso después de haber centrado sus esfuerzos en el gran Dombás tras el fracaso de sus intentos de tomar Kiev y otras ciudades importantes al principio de la guerra. Esto, junto con los indicios de que el Kremlin podría estar escaso de hombres y material, ha llevado a algunos funcionarios europeos a concluir que podrían estar a meses de buscar algún tipo de alto el fuego que le permita cimentar los avances que ha logrado hasta ahora.

“Rusia probablemente necesita al menos otros 2 o 3 meses para tomar grandes ciudades en Dombás, como Slovyansk y Kramatorsk”, según Indrek Kannik, director del Centro Internacional de Defensa y Seguridad de Estonia. “Es entonces cuando Rusia alcanzará su capacidad y presionará para llegar a un acuerdo sobre esa base”.

PUBLICIDAD

Aunque el conflicto parece haberse convertido en una guerra de desgaste, un alto funcionario de Europa del Este dijo que no es probable que el estancamiento se extienda a largo plazo y advirtió que el punto de inflexión podría llegar en unos pocos meses.

Si los problemas de tropas y equipamiento del Kremlin se agravan lo suficiente como para obligarle a impulsar algún tipo de acuerdo de alto el fuego, esto enfrentaría a Ucrania y a sus aliados a la dolorosa decisión de ceder territorio para poner fin a los combates o continuar una guerra brutal en medio de la creciente preocupación por el aumento de los precios de la energía y los alimentos, entre otras consecuencias. Por ahora, EE.UU. y Reino Unido, entre otros, apoyan el deseo de Zelenskiy de seguir luchando, incluso cuando algunos políticos de Francia y Alemania discuten las ventajas de algún tipo de tregua.

“Tengo miedo de estas conversaciones de paz prematuras o de un alto el fuego porque esto es exactamente lo que ocurrió en Dombás: congelemos el conflicto aquí. Todo el mundo se queda donde está y no avancemos”, dijo la semana pasada la primera ministra de Estonia, Kaja Kallas, en una entrevista. “Pero lo que vimos con Georgia, con Crimea, con Dombás es que habrá una pausa de un año o dos años, y luego todo continuará y a una escala mucho más amplia”.

“Tenemos que centrarnos ahora en la ayuda militar”, dijo. “Si se toma la decisión de enviar armamento pesado, hay que enviarlo ahora, no en diciembre”.

En caso de que Ucrania consiga llevar a cabo una contraofensiva y hacer retroceder a las fuerzas rusas, eso plantearía a Europa nuevos dilemas, dijo.

“Mientras Ucrania esté defendiendo su país, el envío de armas está bien para todos”, dijo. Pero si las fuerzas de Kiev empujan a las tropas rusas a las fronteras anteriores a la invasión y luego tratan de recuperar el terreno que Moscú tomó en la guerra de 2014, “estoy bastante segura de que hay algunas voces en Europa que dirán de acuerdo, ustedes son los malos ahora”, dijo. “Pero tenemos que entender que siguen siendo sus territorios”.

Con la asistencia de Marc Champion y Daryna Krasnolutska.

PUBLICIDAD