Bomberos atienden un edificio residencial dañado tras los ataques de misiles rusos en Kiev, Ucrania, en febrero.
Tiempo de lectura: 10 minutos

Bloomberg Opinión — “Rusia”, predijo un estadista británico, “se levantará de nuevo, quizás muy rápidamente, como un gran imperio unido y decidido a mantener la integridad de sus dominios y a recuperar todo lo que le ha sido arrebatado. Mientras se lleva a cabo este proceso, Europa estará en un perpetuo estado de ebullición”.

Esas palabras de advertencia no fueron escritas a raíz del colapso de la Unión Soviética en 1991, sino en febrero de 1919, por Winston Churchill, después de la Revolución Rusa y el fin de la Primera Guerra Mundial.

PUBLICIDAD

Cuando los bolcheviques firmaron el Tratado de Brest-Litovsk con Alemania en 1918, que permitió a su precario régimen escapar de la guerra, había 30.000 soldados aliados en el país, la mitad británicos y otros estadounidenses, canadienses y franceses. Originalmente habían sido enviados para custodiar la ayuda al esfuerzo bélico de la Rusia zarista y para realizar entrenamientos.

Churchill, entonces secretario de Guerra de Gran Bretaña, quería que estos hombres, más 70.000 soldados checos extrañamente varados en Siberia, dedicaran sus esfuerzos a ayudar a las fuerzas rusas antibolcheviques.

PUBLICIDAD

Después de que la Primera Guerra Mundial terminara en Occidente el 11 de noviembre, Churchill dijo al primer ministro David Lloyd George que su política elegida, si el premier no la hubiera vetado, habría sido “paz con el pueblo alemán, guerra a la tiranía bolchevique”.

Churchill dijo que las opciones eran permitir que los rusos “se asesinaran unos a otros sin permiso ni obstáculo” o que los Aliados intervinieran “a fondo, con grandes fuerzas, abundantemente provistas de artilugios mecánicos”.

PUBLICIDAD

Churchill se convirtió en la voz occidental más poderosa que apoyó la llamada causa de la Rusia Blanca en la guerra civil de la nación, que costó hasta seis millones de vidas entre 1917 y 1921. Ese fragmento de la historia adquiere una nueva relevancia y, de hecho, fascinación hoy en día, cuando Occidente se esfuerza una vez más por frustrar las ambiciones de un amo brutal del Kremlin; cuando el mundo se asombra una vez más de la incompetencia y la crueldad que muestra un ejército ruso.

En la mayoría de las sociedades, los líderes aspiran a gobernar asegurándose el respeto. Rusia, sin embargo, siempre ha exaltado el miedo. Un oficial británico enviado a San Petersburgo justo antes de la Primera Guerra Mundial fue interrogado por un homólogo zarista sobre las costumbres de su servicio. El ruso se sorprendió al saber que los británicos, mientras estaban fuera de servicio, abandonaban sus uniformes e incluso sus espadas por la ropa de civil. “¡Pero la gente no les tendrá miedo!” exclamó.

PUBLICIDAD

El escritor Ivan Mazhivin, que había sido amigo de Tolstoi, escribió sobre el comportamiento de los rusos entre sí en la Guerra Civil.

En ambos bandos el rencor ha alcanzado una escala extrema, inhumana. Los Rojos, una vez que han tomado una (aldea), saquean todo lo que pueden, violan a las mujeres sin importar su edad... Los cosacos... azotan a los Rojos hasta la muerte con garrotes de metal, los entierran en la tierra hasta el cuello y luego les cortan las cabezas con sus sables, o los castran y los cuelgan en los árboles por docenas”.

PUBLICIDAD

Estos relatos se encuentran entre una masa de escalofriantes testimonios contemporáneos en una nueva historia de la experiencia rusa de 1917-21, escrita por el historiador británico Antony Beevor, que está ganando elogios en todo el mundo. El catálogo de confusión, masacre, traición y sufrimiento en “Rusia: Revolution and Civil War, 1917-1921″ pone de manifiesto realidades sobre Rusia que se han manifestado a lo largo de los tiempos.

Si bien la denuncia de Churchill en 1919 de lo que llamó “la mala bubuinería del bolchevismo” fue desmedida, no fue injusta, dado el historial establecido por Lenin, Trotsky, Stalin y sus seguidores. Sin embargo, sus esfuerzos por lanzar una cruzada antibolchevique parecían inútiles para muchos de sus contemporáneos, incluidos el presidente estadounidense Woodrow Wilson y Lloyd George.

PUBLICIDAD

La postura de Churchill no parece más convincente para Beevor, quien relata la futilidad de las fuerzas aliadas contra los “Bolos”, como las tropas estadounidenses y británicas apodaron a los bolcheviques. Una y otra vez, las unidades occidentales obtuvieron éxitos en el campo de batalla local, solo para encontrarlos anulados por las limitaciones de sus aliados de la Rusia Blanca.

Es extraordinariamente difícil para los extranjeros influir en el destino de una nación tan vasta y culturalmente alejada de nosotros como es Rusia. El caos de aquel lugar, y de aquellos tiempos, era casi indescriptible.

PUBLICIDAD

En enero de 1919, la zona de Rusia central bajo control bolchevique seguía siendo pequeña, en medio de la inmensidad del antiguo imperio. Siberia y el Turquestán estaban dominados por la Rusia Blanca, cuyas fuerzas eran dirigidas por su “gobernante supremo”, el almirante Alexander Kolchak, desde su capital en Omsk, en el suroeste de Siberia. Su régimen fue reconocido por Gran Bretaña y algunas otras potencias como el gobierno legítimo de Rusia.

Un general zarista, Anton Denikin, dirigió un ejército cosaco en Caucasia y Crimea. Una fuerza dirigida por los británicos empujó hacia el sur desde Murmansk, en el océano Ártico, con la ambición de unirse a Kolchak. Ucranianos, finlandeses y polacos estaban en armas en el oeste. Las tropas francesas ocupaban la costa ucraniana. Las fuerzas británicas, que se habían desplazado al norte desde Persia y Grecia, mantenían el ferrocarril Bakú-Batum en el Cáucaso.

El resultado fue una confusión generalizada. El 4 de julio de 1919, un oficial naval de alto rango se dirigió al gabinete británico. El almirantazgo y los oficiales navales en el lugar, dijo, “desconocían realmente la posición exacta: ¿estábamos, o no estábamos, en guerra con los bolcheviques?”

Lloyd George respondió que Gran Bretaña estaba, en efecto, en estado de hostilidad contra Lenin y sus seguidores, pero “habíamos decidido no hacer la guerra ... no teníamos intención de poner grandes ejércitos en Rusia”.

Por desgracia para el siempre belicoso Churchill, casi todos los demás aliados occidentales estaban hartos de luchar tras cuatro años de matanzas. Sobre todo, los trabajadores, reclutados para luchar contra los alemanes, no estaban dispuestos ahora a tomar las armas contra los revolucionarios rusos, con los que muchos simpatizaban.

En febrero de 1919, Churchill envió una nota a todos los comandantes militares británicos, preguntando si sus hombres estarían dispuestos a servir en el extranjero. Sí, respondieron los generales, excepto contra los bolcheviques.

El 7 de julio, hubo un breve motín entre las tropas británicas en el norte de Rusia, en el que murieron tres oficiales y dos resultaron heridos. Hubo disturbios similares en algunos buques de guerra de la Marina Real en el Báltico.

No obstante, los almirantes británicos se las ingeniaron para mantener durante el verano de 1919 una pequeña y enérgica campaña naval, en la que se hundieron barcos de ambos bandos, y tres oficiales británicos recibieron cruces Victoria por sus acciones contra la base naval bolchevique de Kronstadt, cerca de San Petersburgo.

Mientras tanto, si los dos ejércitos rusos rivales libraron la mayoría de sus batallas con indiferente habilidad, cada uno superó sucesivamente al otro en una subasta de atrocidades. El general ruso blanco Mikhail Alekseyev escribió a su esposa: “Una guerra civil es siempre algo cruel, especialmente en una nación como la nuestra”.

Los beligerantes compartían la costumbre de obligar a los prisioneros, antes de matarlos, a cavar sus propias tumbas y a quitarse las botas para comodidad de futuros usuarios. Muchos hombres fueron salvajemente castigados por dispararse en los dedos para huir de nuevos combates. Estos desertores refinaron la técnica de automutilación disparando a través de una barra de pan, para que las quemaduras de pólvora no infectaran las heridas.

Los oficiales navales de la flotilla británica en el Mar Caspio se acostumbraron tanto a las ejecuciones de los blancos que se unieron a las bromas. Escucharon al líder de un pelotón de fusilamiento quejarse de que las cinco palas que le habían entregado eran insuficientes para cavar todas las tumbas. El funcionario blanco local, un tal Funtikov, fue conocido a partir de entonces por los marineros británicos como “cinco de espadas”.

En el otro bando, la policía secreta bolchevique, la Cheka, se autodenominaba “la Espada y la Llama de la Revolución”, idealizando la crueldad, romantizando la crueldad. Félix Dzerzhinsky, su jefe robespierrista, entregaba a sus hombres chaquetas de vuelo de cuero negro que habían sido enviadas a Rusia por los británicos para vestir a la incipiente fuerza aérea zarista. Las chaquetas eran especialmente populares entre estos despiadados asesinos porque el cuero era resistente a los piojos portadores de tifus que se habían vuelto omnipresentes.

El escritor Viktor Shklovsky comparó a los bolcheviques con el Aprendiz del Diablo, que en un viejo cuento popular ruso se jactaba de saber cómo rejuvenecer a un anciano. Para devolverle la juventud, primero tenía que quemarlo. El aprendiz prendió fuego al anciano, y luego se sintió abatido al descubrir que no tenía ninguna idea de cómo revivirlo.

La arruinada Gran Bretaña gastaba decenas de millones para apoyar a los blancos. En marzo de 1919, se tomó la decisión de retirar sus fuerzas del norte de Rusia; los estadounidenses ya se habían ido. Churchill se lamentó en julio: “todo el episodio fue muy doloroso... estábamos dejando que un pequeño gobierno se desmoronara... a merced de los bolcheviques”. En octubre, las últimas tropas británicas se retiraron de Arcángel.

El mariscal de campo Henry Wilson, uno de los pocos partidarios de alto rango de Churchill que inicialmente había mostrado apoyo a respaldar a los rusos blancos, escribió: “En ningún país aliado ha habido suficiente peso de la opinión pública para justificar una intervención armada contra los bolcheviques en una escala decisiva”.

Una vez que las potencias extranjeras abandonaron la lucha, era solo cuestión de tiempo antes de que los revolucionarios se abrieran paso, kilómetro a kilómetro, para asegurar el control de todo su país. Ninguno de los ejércitos comprometidos mostró mucho genio militar, pero las fuerzas del almirante Kolchak y el general Denikin no estaban en condiciones de gobernar.

Beevor escribe: “Con demasiada frecuencia, los blancos representaban los peores ejemplos de humanidad” en su corrupción, incompetencia, odios y sospechas: “Sin embargo, por su despiadada inhumanidad, los bolcheviques eran imbatibles”.

Los rojos estaban dirigidos por hombres de apasionada convicción ideológica, mientras que los líderes blancos no podían ofrecer un ideal equivalente. Había poco en el régimen zarista por lo que mereciera la pena luchar y morir para revivirlo.

¿Cuáles son los mensajes para hoy de esta antigua historia de terror? Casi nadie en el mundo exterior ve la agresión rusa contra Ucrania como parte de una guerra civil, pero esa es la narrativa del presidente ruso, Vladimir Putin.

Considera que Ucrania es una parte legítima de la Federación Rusa, como lo eran Siberia o Turquestán en 1919. Por eso describe su ataque allí como una mera “operación militar especial”.

Putin considera que el apoyo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) al presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy no es más legítimo que la ayuda occidental a los antibolcheviques. Por desgracia para el Kremlin, la Ucrania moderna es una sociedad incomparablemente más disciplinada y coherente que la Rusia Blanca de hace un siglo.

Aunque ninguna nación tiene las manos limpias en sus guerras (pensemos en Gran Bretaña en sus colonias, en Estados Unidos en Vietnam, en Francia en casi todas partes) el historial de barbarie de Rusia ha sido igualado, pero nunca superado. Esa crueldad y sadismo siguen institucionalizados en el ejército de Putin.

Rusia es un hecho tan vasto que es difícil para otras naciones influir en sus destinos. La experiencia de la Guerra Fría demostró que puede ser contenida; las fuerzas internas la hacen cambiar periódicamente de rumbo. Pero Churchill, como coincidieron la mayoría de sus contemporáneos, fue extraordinariamente insensato, en medio del agotamiento moral y físico del mundo tras la Primera Guerra Mundial, al convertirse en la némesis del bolchevismo.

El primer ministro británico, Boris Johnson, tiene hoy pretensiones de desempeñar un papel churchilliano en este conflicto. Incluso utiliza parte de la retórica del viejo león, hablando de “el mejor momento de Ucrania”. El coraje ucraniano y el poderío de EE.UU., con una modesta ayuda británica, pueden permitir que el pueblo de Zelenskiy salve a la mayor parte de su país de la agresión.

Sin embargo, lamentablemente, no hay más posibilidades de que los aliados occidentales puedan lograr una “victoria” absoluta sobre Rusia que hace un siglo que podían lograr una contrarrevolución antibolchevique.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.