Bloomberg Green

Por qué cargar un auto eléctrico debe ser tan sencillo como llenar el tanque

Una conversación con Anders Hove sobre el futuro del transporte electrificado

VOLT
Por Dan Murtaugh
20 de agosto, 2022 | 08:31 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Anders Hove es un experto en energía de renombre global y tiene una pequeña obsesión con la carga de los vehículos eléctricos (VE).

Ya sea en su antigua casa, en Pekín, o en sus viajes por Europa o EE.UU., el senior research fellow en el Oxford Institute of Energy Studies disfruta ponerse detrás del volante de vehículos eléctricos para determinar cuán sencillo es cargarlo.

Hyperdrive habló con él sobre sus experiencias y el futuro del transporte electrificado.

PUBLICIDAD

¿Cómo se interesó por la carga de vehículos eléctricos?

Llevo mucho tiempo interesado en los vehículos eléctricos, pero no había tenido experiencia directa conduciendo o cargando uno hasta 2019. Hemos escuchado con frecuencia que la infraestructura de carga es una de las mayores barreras para la adopción de los VE, así que quería tener una experiencia real de uso. En 2019, realicé una gira por tres países en la que hice un viaje por carretera de larga distancia en tres VE, y la conclusión básica fue que para alguien que utilizaba un VE en esa zona por primera vez había grandes problemas con la integración de la infraestructura de carga.

¿Por qué es importante entender la experiencia del usuario con la infraestructura de recarga?

PUBLICIDAD

Para la mayoría de las personas que compran o alquilan un vehículo eléctrico, la experiencia es todavía muy reciente y están muy preocupados por la autonomía y por cómo cargarán el vehículo en un viaje de larga distancia. No sirve de nada citar estadísticas, porque están más centrados en asegurarse de que no se encuentran con ningún problema o molestia. Y están muy centrados en los casos de viajes por carretera. Quieren tener la confianza de que en los viajes por carretera,podrán tener una buena experiencia de carga, que será igual de fiable que la experiencia con un coche de combustible fósil.

¿El problema es la falta de infraestructura?

No se trata tanto de la ausencia de la infraestructura en sí, sino más bien de si la infraestructura funciona y si el usuario es consciente de su funcionalidad o puede iniciar una carga fácilmente. Y básicamente, descubrimos que eso no era cierto. La infraestructura en Europa está ahora mucho más extendida que en 2019 y funciona mejor, pero todavía te encuentras con algunos de los mismos problemas.

¿Qué tipo de problemas experimentó al cargar sus coches?

Por ejemplo, en Europa tenía dos tarjetas de carga diferentes y, antes de cada carga, me conectaba a Internet y buscaba la red de carga para verificar que mis tarjetas funcionaran. Y luego pasaba todas las tarjetas y ninguna funcionaba, todas decían que no se reconocía la tarjeta. Y entonces tendría que escanear un código QR y pasar por un largo proceso, que puede o no funcionar para registrarse y pagar en línea. La integración entre las aplicaciones, los sistemas de pago y los equipos físicos y su software sigue siendo básicamente mala.

Recientemente, en Pekín, decidimos probar tres estaciones de recarga. Una de ellas estaba en un centro comercial subterráneo, y de hecho nos coordinamos con el proveedor de carga para que verificara que ese era un buen lugar para una prueba. Y cuando llegamos, el cargador estaba tapado con cinta adhesiva y había trozos de papel en blanco pegados encima de las pantallas. Y cuando hablamos con un guardia, nos dijo que puede que no esté en funcionamiento desde hace dos años. Este cargador no comunica al usuario a través de las aplicaciones o de los sistemas de navegación del coche ni a la compañía proveedora que no está funcionando.

PUBLICIDAD

En 2019, cogí un Tesla en San Francisco y bajé por la costa, y como era de esperar ya que es el patio trasero de Tesla, las estaciones de carga eran fantásticas. Pero incluso entonces hubo algunos problemas reales. Por ejemplo, las estaciones de carga estaban tan solicitadas que había que esperar a veces 25 minutos por ellas, y de nuevo, la aplicación no indicaba que hubiera tiempo de espera ni permitía hacer reservas.

¿Cree que la situación mejorará?

Confío en que, a medida que aumente la adopción del vehículo eléctrico, la situación se irá solucionando por sí sola, ya que las empresas de recarga tienen un incentivo para que se utilicen sus cargadores y una mejor experiencia atraerá a más clientes. Sin embargo, ahora mismo este tipo de malas experiencias impiden que la infraestructura de recarga se utilice de forma eficiente y aumentan la ansiedad por la autonomía, además de dar una mala reputación a la recarga de los vehículos eléctricos entre las personas que los adoptan hoy en día. Y también conduce a una inversión infrautilizada cuando los gobiernos todavía están, en muchos casos, subvencionando la infraestructura de carga.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD