EE.UU.

Actividad empresarial de EE.UU. cae a nivel más bajo en más de dos años

El índice de gerentes de compras compuesto preliminar de S&P Global cayó 2,7 puntos, a 45 en agosto. Se trata de la lectura más débil desde mayo de 2020

La actividad fabril de EE.UU. creció en julio
Por Reade Pickert
23 de agosto, 2022 | 02:34 PM

Bloomberg — La actividad empresarial de Estados Unidos se contrajo por segundo mes seguido en agosto, reflejando menores niveles de demanda tanto en fabricantes como en proveedores de servicios. El reporte se suma a las preocupaciones sobre la salud de la economía general.

El índice de gerentes de compras compuesto preliminar de S&P Global cayó 2,7 puntos, a 45. Se trata de la lectura más débil desde mayo de 2020, informó el grupo. Excluyendo el retroceso en los primeros meses de la pandemia, la de agosto es la cifra más débil en los datos desde 2009. Las lecturas por debajo de 50 indican contracción.

La actividad empresarial de EE.UU. se volvió a contraer. dfd

El índice de nuevos pedidos se contrajo por segunda vez en tres meses en medio de una demanda más débil tanto por parte de los fabricantes como los proveedores de servicios. Ese debilitamiento también llevó a los empleadores a reducir sus esfuerzos de contratación, según el informe.

PUBLICIDAD

El PMI manufacturero cayó a un mínimo de más de dos años, aunque siguió mostrando un crecimiento, mientras que la actividad empresarial del sector de servicios se contrajo por segundo mes consecutivo.

Los “datos mostraron señales más desconcertantes para la salud del sector privado de EE.UU.”, dijo Sian Jones, economista sénior de S&P Global Market Intelligence, en un comunicado.

“Las condiciones de demanda volvieron a enfriarse debido al impacto de las alzas en las tasas de interés y las fuertes presiones inflacionarias sobre el gasto de los clientes”, señaló Jones.

PUBLICIDAD

El panorama también se volvió sombrío a nivel global. La producción en la eurozona cayó por segundo mes en medio de una inflación récord de la energía y los alimentos, y la actividad empresarial se contrajo tanto en Japón como en Australia.

Sin embargo, las expectativas de las empresas para el futuro mejoraron y hubo ciertas señales de normalización de la cadena de suministro. Un indicador de retrasos disminuyó, y el indicador del grupo que mide las entregas de proveedores a fábricas mostró el crecimiento más lento en los tiempos de entrega en casi dos años.

Los indicadores de inflación se moderaron en el mes tanto en fábricas como en proveedores de servicios. El crecimiento de los precios de los insumos se desaceleró y el indicador compuesto de los precios de producción cayó al ritmo más lento en 18 meses.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD