Asia

Sequía histórica afecta los ríos, la generación de energía y la economía de China

Un verano extremo ha provocado que el río más largo de Asia experimente su nivel más bajo desde 1865, lo que ha impactado a las hidroeléctricas, provocando un caos energético

Un lecho de río expuesto, debido a los bajos niveles de agua causados por la sequía, a lo largo del río Jialing, cerca de la confluencia con el río Yangtze en Chongqing, China, el miércoles 17 de agosto de 2022. Los niveles de agua en algunas partes del río Yangtze, la mayor vía fluvial de China y sede de su principal central hidroeléctrica, descendieron a los niveles más bajos registrados para esta época del año, según informan los medios estatales. Fotógrafo: Qilai Shen/Bloomberg
Por Bloomberg News
24 de agosto, 2022 | 09:55 PM

Bloomberg — Wan Jinjun, un jubilado de 62 años que ha nadado por el río Yangtze casi todos los días durante la última década en Wuhan, dijo que nunca había visto una sequía como ésta.

Un verano extremo ha hecho mella en el río más largo de Asia, que fluye unos 6.300 kilómetros a través de China y alimenta granjas que proporcionan gran parte de los alimentos del país y enormes centrales hidroeléctricas, incluida la presa de las Tres Gargantas, la mayor central eléctrica del mundo. Hace un año, el agua llegaba casi a la altura de la orilla del río donde nada Wan. Ahora, el nivel es el más bajo para esta época del año desde que se iniciaron los registros en 1865, lo que deja al descubierto franjas de arena, rocas y lodo marrón rezumante que apesta a pescado podrido.

“Y sigue bajando”, dice Wan, que la semana pasada tuvo que bajar casi 100 escalones -normalmente ocultos bajo la línea de flotación- para refrescarse en un sofocante día de 40 grados Celsius (104 grados Fahrenheit).

PUBLICIDAD
Bancos expuestos, debido a los bajos niveles de agua causados por la sequía, a lo largo del río Yangtze en Wuhan, el 22 de agosto. Bloombergdfd

El descenso del nivel de las aguas del Yangtze ha interrumpido la generación de electricidad en muchas centrales hidroeléctricas clave, provocando un caos energético en algunas partes del país. Las grandes ciudades, como Shanghái, están apagando las luces y las escaleras mecánicas y reduciendo el aire acondicionado. Tesla Inc. (TSLA) ha advertido de interrupciones en la cadena de suministro de su planta de Shangai, y otras como Toyota Motor Corp. (TM) y Contemporary Amperex Technology Co., el principal fabricante mundial de baterías para vehículos eléctricos, han cerrado fábricas.

Dado que es probable que el cambio climático provoque olas de calor y sequías más frecuentes y persistentes, los cortes actuales plantean cuestiones a largo plazo sobre la dependencia de China de la energía hidroeléctrica, la mayor fuente de energía limpia del país, que representaba alrededor del 18% de la generación de energía en 2020, según BloombergNEF.

Aunque la crisis energética es mucho menos grave que en 2021 -cuando la escasez de carbón provocó cortes de electricidad en todo el país-, se suma a los retos a los que se enfrentan las autoridades para reactivar una economía ya golpeada por los frecuentes cierres de Covid y la crisis inmobiliaria. Y el momento no podría ser más inoportuno, ya que se produce meses antes de que el presidente Xi Jinping se presente a un tercer mandato sin precedentes. También es una vergüenza para los altos cargos chinos, incluidos Xi y el primer ministro Li Keqiang, que ya se habían comprometido a evitar que se repitiera.

PUBLICIDAD

La provincia suroccidental de Sichuan, que sufre la peor sequía de la región desde la década de 1960, es con mucho la más afectada, dada su gran dependencia de la energía hidroeléctrica. Mientras que la generación de las presas se redujo a la mitad en la región, una agotadora ola de calor ha hecho que la demanda de electricidad aumente en una cuarta parte. Esto ha añadido presión a una red energética que abastece a una población del tamaño de Alemania y suministra a centros industriales que albergan fábricas de proveedores de Tesla.

El país también cuenta con la mayor flota de paneles solares y turbinas eólicas del mundo, y está potenciando la inversión en energías renovables en su intento de reducir la dependencia del combustible importado. Las empresas chinas invirtieron US$98.000 millones en energías limpias en el primer semestre de 2022, más del doble que en el mismo periodo de 2021.

Las presas representaron alrededor del 18% de la generación de energía en 2020dfd

La escasez de energía en Sichuan demuestra que la energía hidroeléctrica, considerada normalmente como la fuente renovable más estable, aún no es tan fiable como el carbón, según Hanyang Wei, analista de BloombergNEF. Esto hace dudar de la facilidad con la que China puede dejar de depender de los combustibles fósiles, dado que la energía eólica y la solar son aún menos estables, dijo Wei.

Tras la crisis del año pasado, que desencadenó un amplio recorte de electricidad a las fábricas de todo el país, China comenzó a planificar más energía de carbón. Bajo la fuerte presión del gobierno, las minas de carbón han aumentado su producción en un 11% este año.

Li Shuo, analista de Greenpeace Asia Oriental, dijo que la situación de Sichuan recuerda a los cortes de electricidad que se produjeron en la provincia de Hunan a finales de 2020, cuando el fuerte frío redujo la generación de viento y disparó la demanda de electricidad para calefacción. El gobierno respondió con una serie de aprobaciones de plantas de energía de carbón en Hunan, según Greenpeace en un informe publicado el mes pasado.

“Espero que la respuesta que saquen de esto no sea más centrales eléctricas de carbón, pero me temo que hacia allí se dirigen”, dijo Li.

PUBLICIDAD
Los compradores bajan por una escalera mecánica, cerrada temporalmente para preservar la electricidad, en un centro comercial de Wuhan el 22 de agosto. Fuente: Bloombergdfd

Las suficientes reservas de carbón han evitado que la crisis se extienda a otras partes de China, pero han sido de poca ayuda para Sichuan, donde la energía hidroeléctrica representa más de tres cuartas partes de la capacidad de generación.

La mayor crisis energética de China desde el pasado otoño ha provocado la suspensión del suministro eléctrico a muchos clientes industriales hasta el 25 de agosto. Empresas como Toyota y CATL ya han cerrado sus plantas en la región durante varios días. El principal fabricante de polisilicio, Tongwei Co., ha declarado que su planta se ha visto afectada, lo que ha dificultado aún más el mercado de este material clave para la construcción de paneles solares.

Algunas de las repercusiones se sintieron también en lugares fuera de Sichuan. El paseo marítimo del Bund en Shanghai apagó la iluminación exterior, y Wuhan, en la provincia central de Hubei, suspendió su famoso espectáculo de luces del río Yangtze.

PUBLICIDAD

Se espera que la situación actual sea menos dolorosa que la del año pasado, ya que las medidas más estrictas se han limitado en gran medida a Sichuan, que sólo representa el 5% del PIB del país. Aun así, podría suponer un riesgo para la tambaleante economía de US$18 billones. Los economistas ya han rebajado las perspectivas de crecimiento de la nación para este año a menos del 4%, muy por debajo del objetivo del gobierno del 5,5%.

Niveles de agua en la presa de las Tres Gargantas en Yichang, provincia de Hubei, el 23 de agosto. Fuente: Bloombergdfd

China no es la única que se enfrenta al calor extremo este verano. Las altas temperaturas en Europa han contribuido a la desecación del río Rin, con niveles en un punto de estrangulamiento clave que han descendido hasta 30 centímetros, afectando a la navegabilidad de la vía fluvial. Las sequías en la India han hecho que las áreas de siembra de arroz se reduzcan en un 13% en lo que va de año, amenazando el suministro mundial de alimentos.

PUBLICIDAD

En Wuhan, la ciudad donde el coronavirus surgió por primera vez a finales de 2019, las temperaturas han superado habitualmente los 40 grados centígrados este verano. En un reciente día de la semana, Luo Yi, un trabajador de 26 años en un puerto de transbordadores a lo largo del Yangtze, intentaba mantenerse fresco a la sombra. Su empresa había trasladado su puerto flotante más cerca de la orilla a principios de este año para dejar más espacio a la navegación en el canal asolado por la sequía.

“Este es el verano más caluroso que recuerdo”, dijo.

En Heartland 66, uno de los centros comerciales de lujo más importantes de Wuhan, con tiendas como Gucci, Prada y Tiffany & Co., las órdenes de reducir el consumo de energía hicieron que los compradores tuvieran que bajar por escaleras mecánicas paradas. Los aparatos de aire acondicionado funcionaban a un ritmo reducido, lo que hacía que los patios de comidas de las últimas plantas estuvieran sofocados.

PUBLICIDAD

La región podría ver pronto un poco de alivio. Se prevé que Chengdu, la capital de Sichuan, tenga temperaturas más frescas y lluvias a partir del jueves, según la Administración Meteorológica de China. A largo plazo, China y el resto del mundo se enfrentan a los crecientes desafíos de los patrones climáticos volátiles.

Un nadador en el río Yangtze en Wuhan. Bloombergdfd

Cerca de la playa de Hankou, en el Yangtsé, en Wuhan, el calor no ha impedido a Wan y a otros aventurarse a nadar. Jiang Guangming, de 65 años, que lleva remando en el río desde que era adolescente, se agachó en el agua para evitar que el sol le diera en los hombros.

“En años anteriores, el agua llegaba al nivel de la calle”, dijo con pesar, mirando la ancha y seca orilla del otro lado del canal. “Este año hasta la arena del cauce está al descubierto”.

PUBLICIDAD