Bloomberg Green

Consejos para preparar su casa para el impacto del cambio climático

Electrificar todo, cambiar el calentador de agua y mejorar el suministro eléctrico de reserva, entre las claves

Imagen de un incendio forestal en Colorado, EE.UU.
Por Todd Woody
28 de agosto, 2022 | 09:06 AM
Tiempo de lectura: 10 minutos

Bloomberg — Vivir en un planeta cada vez más caliente implica la necesidad de proteger su casa contra amenazas agravadas por el cambio climático.

No obstante, esto no implica solo acciones defensivas: además de anticiparse a un clima extremo o posibles incendios, los propietarios también pueden tomar decisiones que les ahorrarán dolores de cabeza y dinero, y a la vez evitar emisiones de carbono innecesarias.

A continuación, cinco maneras en las que uno podría hacer su casa a prueba de cambio climático.

PUBLICIDAD

Electrificar todo

La electrificación de su hogar promete asegurar beneficios medioambientales y económicos a largo plazo, aunque los costos iniciales puedan ser elevados y el proceso complicado. Hasta 48 millones de hogares estadounidenses podrían necesitar mejoras eléctricas para hacer frente a la mayor demanda de energía de los paneles solares y los cargadores de coches eléctricos, según un documento de 2021 de Pecan Street, una organización sin ánimo de lucro que promueve la electrificación de los edificios.

Cómo funciona: Para los propietarios de viviendas, se trata de evaluar lo que puede soportar el sistema actual de la casa, decidir en qué nuevas tecnologías se quiere invertir y planificar en consecuencia.

Claire McKenna, asociada de la organización sin ánimo de lucro Rocky Mountain Institute, recomienda empezar por la calefacción y el agua caliente; ahí es “donde está la mayor parte del uso de energía en una casa y donde se va a ver el mayor ahorro”. Si su casa tiene calentadores de gas montados en la pared, la mejor opción es probablemente lo que se llama una bomba de calor mini-split sin conductos.

PUBLICIDAD

Electrifique su lavadero. Las secadoras de ropa con bomba de calor son relativamente nuevas en Estados Unidos, pero son un 50% más eficientes que las secadoras eléctricas convencionales, la alternativa habitual a las de gas.

Deshágase de su cocina de gas. Las cocinas eléctricas de inducción de alta eficiencia son un 40% más eficientes energéticamente que las de gas, que también son una fuente importante de contaminación del aire interior.

Considere la posibilidad de utilizar paneles solares. La Ley de Reducción de la Inflación de EE.UU. restableció un crédito fiscal del 30% para los sistemas solares residenciales, y amplió el programa hasta 2034. Dependiendo de las tarifas locales de los servicios públicos, los coches eléctricos y la electrificación del hogar también pueden reducir significativamente el periodo de amortización de los paneles solares gracias al ahorro en los costes de electricidad.

Inglaterra registró su julio más seco en 87 añosdfd

Por qué hacerlo: Con el tiempo, las mejoras de electrificación se refuerzan mutuamente. Electrificar una casa con energía solar que también se utiliza para cargar un vehículo eléctrico, por ejemplo, elimina los costos de los combustibles fósiles y las emisiones de gases de efecto invernadero. Los sistemas de baterías también permiten a los propietarios almacenar el exceso de energía solar generada durante el día y aprovecharla por la noche para evitar las elevadas tarifas eléctricas de las compañías eléctricas.

Posibles complicaciones: La instalación de un nuevo cuadro eléctrico puede costar miles de dólares, y más si la compañía eléctrica tiene que llevar un cable de suministro eléctrico de mayor capacidad a la casa. La Ley de Reducción de la Inflación ofrece un reembolso de US$4.000 para ayudar a pagar las mejoras del sistema eléctrico, pero cada vez hay más tecnologías disponibles para ayudar a los propietarios a sortear los obstáculos o reducir el precio.

Sustituya el calentador de agua

Casi todos los hogares tienen un calentador de agua, pero la gente no suele pensar en él hasta que se rompe. Sin embargo, este omnipresente electrodoméstico es cada vez más importante por el papel que podría desempeñar en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. La atención se centra en los calentadores de agua con bomba de calor, que transfieren el calor de la atmósfera a un depósito.

PUBLICIDAD

Cómo funciona: Cuando la producción de energía renovable alcanza su punto máximo por la tarde, se envía una señal que activa los calentadores de agua con bomba de calor. Después de calentar el agua, los aparatos se apagan y almacenan el agua caliente para utilizarla por la tarde, cuando la demanda se dispara. Así se aprovecha el exceso de energía renovable generada durante el día, que de otro modo se desperdiciaría. Se calcula que los calentadores de agua con bomba de calor pueden almacenar agua caliente durante 12 horas o más, dependiendo del tamaño del depósito.

Por qué hacerlo: Los calentadores de agua con bomba de calor son hasta cuatro veces más eficientes que los calentadores de agua convencionales de gas o eléctricos. En California, por ejemplo, su sustitución podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del calentamiento del agua hasta en un 77%, según un documento del New Buildings Institute, organización sin ánimo de lucro. Otro documento de la organización sin ánimo de lucro American Council for an Energy-Efficient Economy concluye que el uso de una red de calentadores de agua con bomba de calor para el almacenamiento de energía reduciría las facturas de los servicios públicos, impulsaría el consumo de energías renovables y reforzaría la fiabilidad de la red eléctrica.

Posibles complicaciones: Los calentadores de agua con bomba de calor son aproximadamente el doble de caros que los convencionales y los costes de instalación pueden sumar miles de dólares. La Ley de Reducción de la Inflación reconoce este obstáculo con una rebaja de hasta US$1.750 por la compra de uno.

PUBLICIDAD

Mejore su suministro eléctrico de reserva

Las ventiscas, los huracanes y los incendios forestales son motivos por los que puede quedarse sin electricidad, pero sufrir un apagón no tiene por qué significar encender un generador altamente contaminante.

Cómo funciona: Al igual que con la electrificación del hogar, puede hacer ingeniería inversa de una solución de energía de reserva pensando primero en los posibles casos de uso.

PUBLICIDAD

Que sea sencillo. Si sólo quiere mantener cargados sus teléfonos, tabletas y ordenadores portátiles, hay una gran cantidad de pequeños dispositivos de energía solar disponibles por unos US$100.

Término medio. Los generadores portátiles de iones de litio alimentados con energía solar solían estar dirigidos a los entusiastas de las actividades al aire libre. Ya no. Los incendios forestales, los huracanes y la pandemia del virus Covid-19 han disparado las ventas de centrales eléctricas con capacidades de entre 1.500 y 6.000 vatios-hora, incluidos los modelos de Goal Zero que cuestan entre US$2.200 y 8.200.

Imagen de un incendio forestaldfd

Ir a lo grande. La instalación de paneles solares en el tejado y el almacenamiento en baterías, o la adición de una batería a un conjunto solar ya existente, es la mejor manera, aunque la más cara, de garantizar que gran parte de su casa siga recibiendo energía automáticamente durante un apagón. Empresas como Tesla Inc., Sunrun Inc. y SunPower Corp. ofrecen sistemas integrados de energía solar y baterías que pueden suministrar electricidad indefinidamente mientras brille el sol. Los sistemas de almacenamiento de baterías en el hogar pueden mantener la energía incluso después de que se ponga el sol.

PUBLICIDAD

Por qué hacerlo: La creciente frecuencia de los incendios forestales y otras catástrofes provocadas por el cambio climático hacen que la energía de reserva en el hogar sea cada vez más esencial. Esto es especialmente cierto durante una pandemia, cuando los que trabajan desde casa a menudo no tienen la opción de trasladarse a la cafetería del barrio si se corta la electricidad.

Posibles complicaciones: Aunque existen incentivos federales y locales para mejorar el calentador de agua o instalar una instalación solar en casa, actualmente no hay incentivos federales para los generadores portátiles de iones de litio.

Hacer mejoras para protegerse de los incendios forestales

Las zonas urbanas y suburbanas se han considerado históricamente de bajo riesgo de incendio. Ya no es así. El aumento de las temperaturas y los bosques densos y secos como la yesca han dado lugar a incendios incontrolables y rápidos que generan sus propios sistemas meteorológicos y lanzan lluvias de brasas a grandes distancias.

PUBLICIDAD

Cómo funciona: “Hay que endurecer la casa desde el exterior y buscar los puntos débiles”, dice James LeCron, director de Arri/LeCron Architects, una empresa californiana especializada en diseños resistentes al fuego.

Los tejados de madera u otros materiales combustibles deben sustituirse por metal, tejas de arcilla o tejas compuestas no inflamables. Lo mismo ocurre con las cubiertas y los balcones.

Las rejillas de ventilación del ático y de los cimientos pueden absorber las brasas y quemar la casa desde el interior. Coloque rejillas de malla fina en los respiraderos o cámbielas por rejillas recubiertas de materiales que se expanden y sellan el respiradero cuando se exponen a altas temperaturas.

Los canalones y tejados deben mantenerse limpios de residuos y la vegetación debe podarse al menos a metro y medio de la casa.

Asegúrese de que los marcos de las ventanas son resistentes al fuego: los marcos de vinilo que se utilizan habitualmente se derriten con el calor extremo. Considere la posibilidad de instalar contraventanas que se cierren automáticamente cuando estén expuestas al fuego.

Las paredes exteriores pueden equiparse con estuco resistente al fuego o con un revestimiento sintético, como la ceniza de poliéster, que no daña el medio ambiente.

Por qué hacerlo: Hacer que las casas sean resistentes al fuego ya no es sólo una preocupación de quienes viven en la interfaz urbano-forestal. La escala y la ferocidad de las conflagraciones provocadas por el clima suponen cada vez más un riesgo para los barrios que antes se consideraban a salvo de los incendios forestales. Por ejemplo, Coffey Park: California había designado la subdivisión de clase media en la ciudad de Santa Rosa como una zona de bajo riesgo, hasta que un incendio forestal de 2017 quemó el barrio hasta los cimientos.

Posibles complicaciones: “No hay una bala de plata” para proteger una casa contra el fuego, dice LeCron, señalando que la eficacia de una actualización o una nueva construcción depende tanto del diseño y la forma en que se ensamblan los materiales como de los materiales mismos.

Imagen de lo que solía ser un bosque en Californiadfd

Mejoras para capear una sequía

La sequía provocada por el clima está haciendo posible lo que antes era impensable: sus grifos podrían quedarse secos. Un estudio de 2019 descubrió que varias regiones de Estados Unidos podrían sufrir escasez de agua en las próximas décadas, lo que hace que sea importante que las casas sean más resistentes a la sequía.

Cómo funciona: El uso de tecnología que controla el consumo y recicla el agua puede maximizar la eficiencia y minimizar el desperdicio.

El primer paso es averiguar cuánta agua utiliza tu hogar y dónde. Si su distrito de agua utiliza contadores de agua inteligentes, la información puede estar disponible en línea. Si tiene un contador “tonto”, puede colocar un dispositivo llamado caudalímetro, que mide el consumo y permite acceder a los datos a través de una aplicación. Los caudalímetros suelen costar unos 200 dólares y algunos distritos de agua ofrecen descuentos a los clientes que los instalan.

Un caudalímetro también puede ayudarte a localizar fugas. Un estudio realizado en 2016 reveló que alrededor del 14% del consumo interior se pierde por fugas -las casas más antiguas son especialmente susceptibles- y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos estima que se pueden desperdiciar casi un billón de galones de agua al año.

Todos los hogares tienen una fuente de agua que normalmente no se aprovecha: las aguas grises. Se trata del agua de las duchas, los lavabos y las lavadoras que las tuberías domésticas vierten en los sistemas de alcantarillado. Con algunas modificaciones de baja tecnología, esa agua puede desviarse para regar patios y jardines. Un sistema sencillo de aguas grises puede construirse de forma profesional por entre US$1.000 y 2.000, instalando una válvula de tres vías para canalizar el agua de la lavadora a una manguera o tubería que la disperse por el jardín. Las instalaciones más elaboradas pueden costar unos US$10.000 y reconfigurar las tuberías de una casa para redirigir el agua de los lavabos, las bañeras, las duchas y la lavandería a un sistema de riego.

Por qué hacerlo: Las amenazas de sequía en EE.UU. hacen que las empresas de suministro de agua pidan a los residentes que reduzcan su consumo. Aunque los sistemas de aguas grises no ofrecen una gran rentabilidad económica, sí reducen la demanda de agua dulce y la energía necesaria para bombearla a las ciudades y hacer funcionar las plantas de tratamiento de aguas residuales. Las aguas grises, ricas en nutrientes, también son adecuadas para el riego de árboles, arbustos y otras plantas de mayor tamaño, y su uso en el jardín evita que los fosfatos lleguen a los ríos, lagos y océanos, donde son perjudiciales para la vida acuática.

Posibles complicaciones: El jabón y los nutrientes del agua obstruyen los sistemas de riego por goteo, por lo que el uso de agua doméstica sin tratar requerirá líneas de aguas grises específicas o la adición de filtración. Más complicadas son las normas y reglamentos sobre el uso de las aguas grises, que varían según el estado y la localidad.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD