Estilo de vida

Los 6 mejores lugares de Europa para viajar en el otoño boreal, según expertos

La temporada baja ofrece innumerables ventajas a la hora de viajar en épocas menos concurridas y más asequibles a lugares de veraneo

Las famosas colinas de Lisboa. Fotógrafo: Goncalo Fonseca/Bloomberg
Por Jackie Caradonio
28 de agosto, 2022 | 04:36 PM
Tiempo de lectura: 8 minutos

Bloomberg — La pesadilla que ha sido la temporada de viajes en Europa este verano boreal es bien conocida: Fallas enormes de las aerolíneas, caos en los aeropuertos, tarifas hoteleras por las nubes y olas de calor hicieron que fuera una temporada para los libros, aunque (esperemos) no para repetir. Para muchos, todo esto fue motivo suficiente para posponer por completo una esperada escapada en el continente.

“El shock de los precios de esta temporada fue muy real, incluso para los viajeros que tenían los medios para permitírselo”, dice David Prior, fundador del club de viajes Prior. La inflación hizo que las tarifas, que ya estaban en niveles récord, subieran aún más (hasta un 50% más que en 2019) y ni siquiera la paridad entre el dólar y el euro de finales de temporada pudo compensarlo. “La gente estaba atónita”, añade Prior.

Si bien el costo por sí solo puede haber hecho que muchos viajeros se estremezcan, un clima sin precedentes hizo que otros reprogramaran sus viajes o se fueran a otro lugar. “Lugares como las Baleares o Grecia eran demasiado calurosos para algunos”, dice Prior. “Empezamos a ver que la gente se aleja de esos climas” y del verano en su totalidad.

PUBLICIDAD

Por supuesto, los viajeros expertos (y los que no tienen hijos ni horarios escolares) llevan años aprovechando las innumerables ventajas de la temporada baja, disfrutando de viajes en épocas menos concurridas y más asequibles a lugares de veraneo como la costa de Amalfi, en Italia, y las islas griegas. Pero como la temporada alta se desborda hacia el otoño boreal, este año será un poco diferente. “Antes había una mayor caída de agosto a septiembre”, dice Charles Neville, del operador turístico neoyorquino JayWay Travel. “Pero ahora se trata de trasladar ese lapso de tiempo a octubre e incluso noviembre”.

Aun así, dice Neville, las ofertas están ahí si se sabe dónde encontrarlas. “Se trata de encontrar el punto óptimo de buen clima y asequibilidad mientras todo está abierto”.

Aquí los seis mejores lugares de Europa en temporada baja por los que apuestan los profesionales de los viajes este año.

PUBLICIDAD

Santorini, Grecia

Cuanto más al sur uno vaya, más durará el verano, dice Brie Shelly, de la agencia de viajes de lujo Embark Beyond. En destinos como las Islas Baleares y Grecia se puede disfrutar de un clima cálido y seco hasta bien entrado octubre. Santorini tiene la temporada más larga de la región, ya que permanece abierta hasta noviembre, lo que permite conseguir mejores ofertas cuanto más se espere.

Según búsquedas recientes en Google, la media de los vuelos de ida y vuelta desde Nueva York a Atenas son hasta US$1.000 más baratos, por ejemplo, desde finales de agosto hasta finales de septiembre, cuando las tarifas sin escalas pueden salir unos US$900. Si espera hasta mediados de octubre, ahorrará aún más, con vuelos a partir de US$550. Los precios de los hoteles también se reducen drásticamente: En Katikies Santorini, uno de los clásicos hoteles de la caldera en el pueblo de Oia, las tarifas nocturnas bajan de más de 1.000 euros (US$997 dólares) a finales de agosto a unos 600 euros a mediados de octubre, según el sitio de reservas del complejo.

Por supuesto, dice Shelly, viajar en esa temporada puede significar una experiencia más tranquila, incluso con el aumento del tráfico otoñal. “Si se va en busca de ambiente, puede decepcionarse”, dice sobre las famosas discotecas de la isla. Aun así, muchas de las tabernas y restaurantes de las aceras permanecen abiertos hasta que cierra el último hotel. “Si vas a por unas puestas de sol increíbles y una comida y un alojamiento estupendos, es realmente una época increíble”, dice Shelly.

Lago de Como, Italia

A diferencia de los estadounidenses y otros turistas extranjeros, que tienden a saturar los lagos italianos en verano, los europeos se dirigen tradicionalmente a la región del norte en otoño. Y no es para menos, dice Valentina de Santi, propietaria del Grand Hotel Tremezzo y de la histórica villa convertida en hotel Passalacqua, ambos a orillas del lago de Como.

“Octubre es, con diferencia, uno de mis meses favoritos para estar en el lago”, afirma. “Todo se ralentiza y empezamos a tener un follaje increíble, pero sigue haciendo suficiente calor para salir en el barco todo el día”. La escena culinario de la región también cambia durante el otoño, gracias a la abundancia de trufas, boletus y calabaza que están en temporada en esta época del año. “En esto consiste realmente nuestra auténtica cocina”, añade de Santi. “La gente que sólo viene aquí en verano nunca llega a probarla”.

Y como el lago de Como cuenta con una sólida población local, dice, sus pueblos permanecen animados hasta bien entrada la temporada baja. “En pueblos como Como, Cernobbio y Moltrasio, los restaurantes y las tiendas están llenos de gente en esta época del año. Cobran vida de una manera completamente diferente cuando termina el verano”.

PUBLICIDAD

Aunque las tarifas de verano de Passalacqua se mantienen estables hasta principios de otoño, el hotel de 25 habitaciones (uno de los pocos de la región que permanece abierto todo el año) baja sus tarifas medias por noche en un 40% aproximadamente a partir de mediados de octubre, y la más baja a principios de noviembre ronda los 1.300 euros.

Cerca de allí, el Mandarin Oriental, Lago di Como, sigue una trayectoria similar, con tarifas de verano que se mantienen hasta bien entrado septiembre, antes de una importante baja a finales de octubre, cuando una habitación superior cuesta 850 euros. Los vuelos directos de ida y vuelta desde Nueva York a Milán se sitúan en la franja de los 700 euros a partir de mediados de septiembre con Delta y Emirates.

Praga

Prior afirma que muchos de sus clientes están deseosos de volver a sus capitales europeas favoritas este año, pero destinos clásicos como Milán y París no muestran signos de bajar sus tarifas a partir del otoño. De hecho, muchos sólo se encarecerán una vez que llegue el clima otoñal, según Luca Finardi, director de zona de Italia de Mandarin Oriental y director general del hotel de la marca en Milán. “Mayo, junio, septiembre y octubre se han convertido en nuestra temporada alta para los viajeros de ocio”, ya que las temperaturas extremas de pleno verano ahuyentan cada vez más a la gente durante julio y agosto, afirma Finardi.

PUBLICIDAD

Si desea una mezcla de cultura, gastronomía y lujo, Neville, de JayWay, sugiere mirar más al este, a las capitales de Europa central, donde se pueden vivir excelentes experiencias de viaje durante todo el año. “Praga, Viena, Budapest... todas estas ciudades son igual de cosmopolitas, pero no han estado en la lista de los estadounidenses este año”, dice, y añade que la invasión de Ucrania puede ser la causa de la inquietud de muchos viajeros, aunque estos destinos están a cientos de kilómetros de los combates.

Como resultado, Neville está viendo precios “increíblemente buenos” para los hoteles de cinco estrellas y los vuelos internacionales. Las tarifas de ida y vuelta de Nueva York a Praga a finales de septiembre pueden reservarse actualmente por tan sólo US$700 en United y Lufthansa, y las tarifas por noche en el Four Seasons Hotel Prague parten de 540 euros, aproximadamente la mitad del costo para las mismas fechas en el Four Seasons Hotel Madrid, y una quinta parte del costo de una habitación en el Four Seasons Hotel George V, París.

PUBLICIDAD

Puglia y Sicilia

Independientemente de la temporada, Neville aleja a sus clientes de la Costa Amalfitana en favor de lo que él llama destinos “más auténticos”. “Los italianos no van a la Costa Amalfitana, ¿y por qué habrían de hacerlo?”, se pregunta. “Puglia y Sicilia tienen mejor comida y mejores playas, y nada del zoológico turístico de Amalfi”.

El clima mediterráneo tanto en Apulia, el “talón” de la bota italiana, como en la isla de Sicilia, a través de su “dedo del pie”, hace que las temperaturas cálidas se prolonguen hasta octubre, cuando la media del mediodía todavía alcanza los 21 grados. Pero, a diferencia de lo que ocurre en la Costa Amalfitana, la demanda en ambos destinos disminuye, especialmente en octubre, cuando las tarifas de los centros turísticos de lujo, como Borgo Egnazia, pueden descender a unos 700 euros, aproximadamente un tercio de la tarifa de temporada alta.

Sin embargo, las ciudades más pobladas de Apulia, como Bari y Caruso, siguen teniendo una gran actividad en cualquier época del año. E incluso pueblos históricos como Monopoli pueden ser excelentes para visitarlos en otoño, dice Neville. “La mayoría de los restaurantes y otros negocios permanecen abiertos al menos hasta enero”, añade. “Eso incluye la mejor heladería del mundo, la Caruso de Monopoli”.

PUBLICIDAD

Los vuelos son más asequibles cuanto más avanza el otoño, y pasan de costar unos US$1.000 por viaje de ida y vuelta desde Nueva York en verano a unos 700 dólares a mediados de octubre en United y Lufthansa.

Portugal

Shelly, de la empresa asesora Embark Beyond, suele indicar Portugal a sus clientes que buscan la clásica combinación de playas, comida y vino, sin los recargos de Francia e Italia. “Portugal es siempre una alternativa más asequible prácticamente en cualquier época del año”, afirma. “En otoño es especialmente agradable porque hace suficiente calor para ir a la playa, pero también tienes la ventaja añadida de la temporada de cosecha en el país del vino”.

Shelly recomienda un viaje que abarque Lisboa, el Valle del Duoro y las Azores, un popular destino de aventura en el Atlántico Norte, a dos horas de avión de Lisboa. Aunque a mediados de septiembre es la mejor opción si se quiere llegar a la temporada de la vendimia (el año pasado fue desde mediados de agosto hasta finales de octubre), octubre sigue siendo lo suficientemente cálido para almorzar al aire libre y pasar las tardes en la playa. Las mejores ofertas llegan más tarde en la temporada, con vuelos de ida y vuelta desde Nueva York a Lisboa que rondan los US$600 en Delta, un 40% menos que las tarifas de verano.

PUBLICIDAD

Una vez en tierra, los precios de los hoteles suelen ser una ganga comparados con los de otros destinos europeos más populares: En White Exclusive Suites, un complejo de cinco estrellas en las Azores, las tarifas de principios de septiembre comienzan en 630 euros por noche y bajan a unos 300 euros a mediados de octubre.

Aun así, advierte Shelly, la demanda se está poniendo al día. “Veo que los hoteles de todo Portugal están a punto de agotarse”, dice. “Los viajes de otoño están muy presentes, así que mi consejo sería reservar ahora antes de que más gente se anime”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD