Europa

Cancelaciones de vuelos y huelgas amenazan temporada de verano en Europa

Las aerolíneas enfrentan limitaciones de personal, que se han sumado a las peticiones de los sindicatos de aumentar los salarios ante el alza de la inflación

Aunque la demanda de viajes se ha recuperado de forma espectacular en Europa, lo que se había anunciado como la tan esperada reactivación del sector de la aviación tras la pandemia se está viendo limitada por las luchas laborales y las limitaciones de la logística aeroportuaria.
Por Christopher Jasper
25 de junio, 2022 | 08:55 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Una ola de huelgas de aerolíneas y cancelaciones de vuelos está profundizando la crisis de transporte en Europa, interrumpiendo los planes de viaje justo cuando la temporada alta de verano de la región está en marcha.

Las huelgas de los próximos días en Ryanair Holdings Plc, EasyJet Plc, British Airways y Aeroports de Paris (ADP) se sumarán a la agitación por la escasez de personal que está provocando retrasos de horas y miles de vuelos cancelados. En el Reino Unido, el desorden del transporte se ha visto agravado por una huelga ferroviaria.

Aunque la demanda de viajes se ha recuperado de forma espectacular en Europa, lo que se había anunciado como la tan esperada reactivación del sector de la aviación tras la pandemia se está viendo limitada por las luchas laborales y las limitaciones de la logística aeroportuaria. En los aeropuertos de Ámsterdam, Londres, Fráncfort y París se están produciendo escenas caóticas, con colas de personas que esperan durante horas para que se les comunique la cancelación de sus vuelos.

PUBLICIDAD

“Es frustrante tratar con otras agencias que nos ponen en situaciones difíciles”, dijo el jueves el director general de Air France-KLM, Ben Smith, después de que los vuelos en París se vieran afectados por una huelga anterior en ADP.

La perspectiva de más caos se cierne sobre los sindicatos, que tratan de aprovechar la desesperación de las aerolíneas por aprovechar el aumento de las reservas en verano para acabar con las pérdidas y reparar los balances después de que la pandemia sumiera al sector en su peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial. Los grupos sindicales exigen aumentos salariales que se ajusten a la inflación, mejores condiciones de trabajo, beneficios y el cumplimiento de la legislación laboral local.

Los tripulantes de cabina de Ryanair en España, Portugal y Bélgica iniciaron el viernes una huelga de tres días a la que se unirán sus colegas en Francia a partir del sábado y en Italia el domingo. La aerolínea de descuento afirma que menos del 2% de sus vuelos del viernes se vieron interrumpidos por las huelgas, aunque alrededor del 40% de los servicios en Bélgica se vieron afectados. En España, los trabajadores de la aerolínea están convocados a otros tres días de huelga el próximo viernes, mientras que su rival EasyJet se prepara para nueve días de paros escalonados en el país a partir del 1 de julio.

PUBLICIDAD

El personal de facturación de British Airways en el aeropuerto londinense de Heathrow también ha votado a favor de una huelga, cuyas fechas se fijarán en breve. ADP, operador de los aeropuertos Charles de Gaulle y Orly de París, mantiene conversaciones con los sindicatos para evitar una segunda huelga el 1 de julio por motivos salariales. La del 9 de junio provocó la supresión de una cuarta parte de los vuelos en CDG y el cierre de dos pistas.

En el Reino Unido, la crisis de los transportes se ha visto agravada por una huelga de ferrocarriles que dificulta el acceso a los aeropuertos. El conflicto también se ha desencadenado por las reivindicaciones salariales, aunque, a diferencia del sector de la aviación, los trabajadores también buscan garantías de que no se produzcan despidos forzosos en una industria que, lejos de recuperarse de la agitación de Covid, parece haber cambiado fundamentalmente por ella.

La Asociación de Personal Asalariado del Transporte ha advertido que Gran Bretaña se enfrenta a “un largo verano de descontento” en toda la red ferroviaria si no se satisfacen sus demandas.

Más allá de las huelgas, las graves limitaciones de personal están obligando a las compañías aéreas a recortar sus ambiciones para el verano. La alemana Deutsche Lufthansa AG aumentó el viernes a 3.100 el número de vuelos que cancelará en julio y agosto. Londres Gatwick y Ámsterdam Schiphol, dos de los mayores centros de operaciones de la región, anunciaron la limitación de sus vuelos, mientras que EasyJet, TUI AG y KLM han racionalizado sus horarios. BA, que recortó 10.000 puestos de trabajo en el momento álgido de la pandemia, está luchando por volver a contratar en un mercado laboral más ajustado.

Incluso después de limitar los vuelos, el aeropuerto de Schiphol se esforzaba el viernes por hacer frente a la afluencia de pasajeros, con colas interminables y viajeros frustrados, lo que demuestra que las cosas pueden empeorar a medida que se inicia la temporada de viajes de julio-agosto. Schiphol ha tenido que instalar tiendas de campaña en el exterior del vestíbulo de salidas para acomodar las colas.

Esperando en una larga cola para un vuelo con destino a Dubai, Ritu, una estratega de marcas de la industria de la moda afincada en Ámsterdam que no quiso facilitar su apellido, dijo que habría perdido su vuelo si no hubiera llegado cuatro horas antes de la salida.

PUBLICIDAD

“Es muy triste ver un aeropuerto tan bueno en este estado”, dijo. “Espero que encuentren rápidamente una solución a la cuestión de la escasez de mano de obra, ya que nos dirigimos a un período de mayor actividad de viajes”.

En Bélgica, Brussels Airlines dijo que pretende mantener alrededor del 40% de su programación desde el jueves hasta el sábado, lo que significa que unos 315 vuelos serán cancelados con los pilotos y el personal de cabina en huelga. Al menos 127 vuelos de Ryanair serán cancelados desde el aeropuerto de Charleroi del país entre el viernes y el domingo debido a las tripulaciones en huelga, según la agencia de noticias Belga.

Los viajeros son los más afectados por el caos. Para muchos, las vacaciones soñadas empiezan mal o los viajes profesionales largamente planificados tienen que ser desviados.

PUBLICIDAD

El viernes, en el aeropuerto madrileño de Barajas, Loreto, que no quiso dar su apellido, esperaba en la cola su vuelo de Ryanair a Malta, adonde iba con dos amigos.

“No hay información”, dijo mientras cerraba la cremallera de una maleta muy apretada. “Pensé que enviarían una lista de vuelos cancelados, pero no lo hemos visto en ningún sitio, así que sólo estamos cruzando los dedos”.

PUBLICIDAD

Scott Webster, director de operaciones y streamer de Twitch en el Reino Unido, se enteró de que su vuelo de mediados de julio a Ámsterdam para la Twitchcon, una convención de la industria del streaming, había sido cancelado por EasyJet.

“Tenemos unas 12 personas que han tenido que cancelar sus viajes”, dijo. “Vamos a ir en coche. Al menos no vamos a tener que jugar con todas las compañías aéreas”.

-- Con la ayuda de Tara Patel, Flavia Rotondi, Clara Hernanz Lizarraga, Cagan Koc y Eamon Akil Farhat.

PUBLICIDAD