Bloomberg Green

Sequías, incendios forestales y olas de calor serán la norma del verano en Europa

Incluso si los países cumplen los objetivos climáticos, puede que no sea suficiente para evitar el calentamiento extremo

Un barco pasa por el lecho del río expuesto en el Rin, cerca de Loreley, Alemania.
Por John Ainger
28 de agosto, 2022 | 03:44 PM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — En menos de 15 años, la ola de calor que batió el récord de Europa será sólo un verano promedio, incluso en el caso de que los países cumplan sus objetivos climáticos, con sequías e incendios regulares que se convertirán en comunes.

Según un informe del Centro Hadley de la Oficina Meteorológica, para finales del siglo, un verano típico será más de 4 grados centígrados más caliente que los niveles preindustriales, más del doble del objetivo de 1,5 grados fijado por el Acuerdo de París.

El Grupo Asesor sobre la Crisis Climática (CCAG), una coalición internacional de científicos que encargó el informe, pidió una rápida reducción de las emisiones que calientan el planeta, medidas para eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera y un plan para volver a congelar el océano Ártico, que ha sufrido uno de los calentamientos más extremos hasta la fecha.

PUBLICIDAD

“La situación va a seguir empeorando, y se prevé que el clima en Europa sea aún más extremo de lo que se ha visto este verano”, dijo David King, presidente del CCAG, en un comunicado. “Estos datos no tienen en cuenta la inestabilidad del Ártico, que ahora sabemos que es un punto de inflexión global que podría tener importantes consecuencias en cascada para todo el planeta”.

El futuro del Ártico es una de las principales incertidumbres para los científicos que intentan hacer previsiones sobre el cambio climático.

El informe llega en medio de los temores de un retroceso global en las iniciativas climáticas, mientras los gobiernos lidian con los precios récord de la energía tras la invasión rusa de Ucrania.

PUBLICIDAD

El consumo mundial de carbón, por ejemplo, va a alcanzar un récord este año, y se espera que el uso de este combustible sucio en la Unión Europea (UE) aumente un 7%, según la Agencia Internacional de Energía(AIE).

Al mismo tiempo, el aumento de las temperaturas hace que Europa sufra posiblemente su peor sequía en 500 años, según el Centro Común de Investigación de la UE.

Esto ya ha tenido una serie de efectos, desde cosechas arruinadas hasta ríos clave como el Rin, que se han vuelto intransitables para el tránsito de mercancías, lo que ha puesto en peligro las cadenas de suministro de Europa y ha aumentado la inflación. Al mismo tiempo, los incendios forestales en Francia, España, Portugal y Rumanía quemaron zonas equivalentes a una quinta parte de Bélgica.

Los planes de reducción de emisiones a largo plazo de la UE siguen en marcha, con el objetivo de reducir los gases de efecto invernadero expulsados a la atmósfera en un 55% para el final de la década. A nivel mundial, los países se reunirán en Egipto en noviembre para debatir cómo alcanzar objetivos climáticos más estrictos.

La preocupación es que no sea suficiente para evitar escenarios de calentamiento más extremos.

“Los riesgos de fenómenos meteorológicos extremos, como incendios, sequías e inundaciones repentinas, seguirán aumentando rápidamente a menos que se reduzcan sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero”, afirma Peter Stott, científico de la Oficina Meteorológica.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD