Brasil en español

Elecciones en Brasil: Bolsonaro y Lula se enfrentan en áspero debate televisivo

En la campaña de radio y televisión que inició este fin de semana y donde se asigna el tiempo por tamaño de su coalición Lula ha sido el más beneficiado

Imagen del debate presidencial de Brasil
Por Simone Iglesias
29 de agosto, 2022 | 02:04 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Blooomberg — El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva y el actual mandatario, Jair Bolsonaro, protagonizaron su primer enfrentamiento en persona en el marco de la contienda electoral brasileña este domingo, al verse las caras en un turbulento debate por televisión que cuando faltan cinco semanas para los comicios.

Los candidatos principales se atacaron de inmediato: Bolsonaro tildó al gobierno de Lula como “el más corrupto de la historia” y este acusó al mandatario actual de “destrozar a Brasil”. Los otros dos candidatos presentes, Ciro Gomes y Simone Tebet, enfocaron también la mayor parte de sus cuestionamientos contra Bolsonaro.

El debate, transmitido por la cadena televisiva Band TV, fue uno de los principales eventos de la contienda electoral de cara a las elecciones, que tendrán lugar el 2 de octubre. No obstante, si bien Bolsonaro y Lula significan caminos muy diferentes para la primera economía de Latinoamérica, la ausencia de especificidad sobre formulación de políticas o de sorpresas en el debate de cerca de tres horas implican pocas chances de haber configurado un punto de inflexión.

PUBLICIDAD

La gestión de la pandemia del Covid-19, que causó más de 600.000 muertes en el país, le restó popularidad a Bolsonaro, un antiguo oficial militar de 67 años. Actualmente, las mediciones muestran claramente que la economía es la principal inquietud de los electores.

Si bien Lula, de 76 años, lidera todas las encuestas importantes antes de la primera ronda, su margen sobre Bolsonaro se ha ido reduciendo a medida que el gobierno implementa medidas de estímulo que incluyen estipendios en efectivo para los pobres y recortes de impuestos sobre bienes, incluida la gasolina. La inflación también está dando un giro, con los precios al consumidor registrando su mayor caída mensual desde 1980 en julio después de alcanzar un máximo de más del 12%.

Durante el debate en Sao Paulo, Bolsonaro arremetió contra una de las periodistas que actuaba como moderadora. La medida fue condenada por los otros candidatos y puso al presidente a la defensiva con respecto a sus políticas hacia las mujeres, un grupo demográfico en el que se encuentra rezagado por una brecha mayor que en la población en general.

PUBLICIDAD

Cuando la igualdad de género y los problemas de las mujeres continuaron surgiendo en el debate, Bolsonaro defendió el historial de su gobierno y desestimó las críticas, diciendo que “las mujeres me aman”.

Si el evento estuvo corto en formulación de políticas, no le faltó dramatismo. Antes de que comenzara el debate, la seguridad de Lula y Bolsonaro pidieron que no se pararan uno al lado del otro, como estaba previsto. También stalló una pelea entre los asesores de los dos candidatos. Los hombres, Ricardo Salles, exministro de Medio Ambiente y excandidato presidencial Andre Janones, tuvieron que ser separados por personal de seguridad, según videos publicados en las redes sociales.

Tiempo de aire

El sábado, los aspirantes a la presidencia emitieron sus primeros anuncios de radio y televisión, un aspecto clave de las campañas políticas en el país. A cada candidato se le asigna tiempo según el tamaño de su coalición, lo que significa que Lula aparecerá con más frecuencia y por más tiempo, seguido de Bolsonaro y Tebet.

Los principales candidatos mencionaron la pobreza en sus primeros anuncios. Bolsonaro promocionó su programa de ayuda en efectivo Auxilio Brasil, que se comprometió a mantener en el nivel aumentado de 600 reales (US$118) por familia hasta el próximo año en lugar de dejar que expire en diciembre. Lula, por su parte, mencionó el desempleo, el hambre y la inflación, contrastando el “Brasil de Bolsonaro” con el “Brasil de Lula” y prometiendo que volverá a mejorar la vida de las personas.

Recordar sus dos períodos en el cargo ha sido una estrategia frecuente para Lula, quien aún no ha dado muchos detalles sobre sus planes futuros para la economía de US$1,8 billones. Adoptó un tono similar el domingo por la noche, diciendo que su Brasil “es el que la gente extraña”.

Cuando uno de los candidatos lo cuestionó, diciendo que no recordaba que el país fuera tan bueno durante su tiempo, Lula respondió: “Tu conductor lo vio, tu jardinero lo vio, tu señora de la limpieza lo vio. Tu señora de la limpieza vio que este país mejoraba, vio que podía almorzar y cenar todos los días, que su hijo podía ir a la universidad”.

PUBLICIDAD
Lula da Silvadfd

Los enfrentamientos de Bolsonaro con la Corte Suprema y las críticas al sistema de votación de Brasil, un tema frecuente de cobertura mediática que ha suscitado cartas abiertas en defensa de la democracia firmadas por banqueros y juristas, apenas surgieron durante el debate.

En cambio, el presidente promocionó su programa de transferencias de efectivo y su historial económico y defendió sus acciones durante la pandemia de Covid-19, diciendo que Brasil “hizo milagros”. También atacó a Lula, llamando al expresidente “ex convicto” en varias ocasiones.

Jair Bolsonarodfd

Lula dirigió el gobierno entre 2003 y 2010 y se fue como uno de los presidentes más populares de Brasil después de un auge de las materias primas que produjo un rápido crecimiento económico y sacó a millones de personas de la pobreza. Su reputación y la de su Partido de los Trabajadores se vio empañada por los traspiés económicos de su sucesora elegida a dedo y la investigación de corrupción conocida como Lava Jato, que lo llevó a la cárcel durante casi un año y medio. Posteriormente, la Corte Suprema anuló sus condenas por motivos de procedimiento.

PUBLICIDAD

Bolsonaro fue elegido en 2018 en medio de una amplia ola anticorrupción. Si bien su gobierno aprobó una muy esperada reforma del sistema de pensiones en 2019, la pandemia de coronavirus descarriló la mayor parte de su agenda económica. Sus posturas controvertidas sobre la pandemia y su retórica combativa sobre la protección del medio ambiente ayudaron a erosionar su popularidad, dejándolo detrás de Lula en unos 15 puntos porcentuales.

El debate del domingo fue coorganizado por el diario Folha de S.Paulo, el sitio web UOL y TV Cultura.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Tatiana Freitas.

Lea más en Bloomberg.com

Lea esta historia en

English
PUBLICIDAD