EE.UU.

Documentos en residencia de Trump podrían haberse movido para obstruir investigación: DOJ

El Departamento de Justicia indicó que ello sugiere un intento de obstruir la investigación

La declaración jurada para la orden de allanamiento sobre la residencia de Donald Trump en Florida
Por Erik Larson
31 de agosto, 2022 | 07:33 AM

Bloomberg — Los documentos de la Casa Blanca guardados en un depósito en la residencia de Donald Trump en Florida podrían haber sido escondidos o movidos previo a una búsqueda del FBI en junio, lo que sugiere un intento de obstruir la investigación, dijo el Departamento de Justicia de EE.UU. (DOJ) en una presentación.

El DOJ realizó la afirmación como parte de una respuesta a una demanda de Trump, que busca la designación de un “special master” para evaluar los documentos obtenidos por agentes del FBI en Mar-a-Lago mientras buscaban material clasificado de la Casa Blanca y marcar cualquier registro sujeto al privilegio abogado-cliente o ejecutivo.

El Departamento de Justicia dijo que no sería necesaria la designación y demoraría la investigación sobre la retención de documentos altamente clasificados por parte de Trump. La designación de un special master también impediría que la comunidad de inteligencia evaluara los posibles riesgos de seguridad nacional causados por el manejo inapropiado de documentos sensibles, agregó.

PUBLICIDAD

El gobierno establece un cronograma para el juez sobre todos los esfuerzos para recuperar los documentos. Los Archivos Nacionales mantuvieron comunicaciones continuas con Trump a lo largo de 2021 y finalmente recibieron 15 cajas en enero, según el DOJ.

El FBI finalmente echó un vistazo a los documentos en mayo, encontrando cientos de documentos clasificados y 25 marcados como de alto secreto. Los agentes del FBI visitaron entonces Mar-a-Lago en junio en cumplimiento de una citación del gran jurado, pero más tarde determinaron que la búsqueda “fue incompleta y que los documentos clasificados permanecieron en las instalaciones”, a pesar de que un abogado de Trump había certificado que todos los documentos relevantes fueron entregados.

El expresidente de EE.UU.dfd

El 8 de agosto, tras convencer a un juez federal de que tenían causa probable, los agentes del FBI ejecutaron una orden de allanamiento en Mar-a-Lago, incautando más documentos clasificados. Los resultados del registro sugieren que el equipo de Trump no había sido tan cooperativo como decía.

PUBLICIDAD

“Que el FBI, en cuestión de horas, haya recuperado el doble de documentos con marcas de clasificación que la ‘búsqueda diligente’ que el abogado del ex presidente y otros representantes tuvieron semanas para realizar pone en seria duda las declaraciones hechas en la certificación del 3 de junio y arroja dudas sobre el alcance de la cooperación en este asunto”, dijo el DOJ.

Se encontraron tres documentos clasificados en los escritorios de la “Oficina 45″ (dado que la de Trump fue la 45ta presidencia de EE.UU.), dijo el gobierno.

Trump afirma que algunos de los documentos están protegidos por el privilegio abogado-cliente y el privilegio ejecutivo. Pero el gobierno respondió que los documentos relativos a las comunicaciones sensibles sobre el asesoramiento jurídico entre un abogado y un cliente ya han sido apartados.

Dos de los abogados de Trump en el caso, James Trusty y Christina Bobb, no respondieron de inmediato a los mensajes fuera de horario en busca de comentarios sobre la presentación del DOJ.

La disputa sobre el material privilegiado es independiente de si Trump violó alguna ley al llevarse cientos de documentos clasificados -algunos de ellos marcados como alto secreto- de la Casa Blanca después de dejar el cargo. Sin embargo, Trump podría teóricamente intentar utilizar las reclamaciones sobre el privilegio para tratar de retrasar o socavar la investigación o cualquier posible caso criminal futuro, alegando que los investigadores habían manejado documentos que no estaban legalmente autorizados a ver.

Hasta ahora no hay pruebas de que eso haya ocurrido.

PUBLICIDAD

La jueza de distrito estadounidense Aileen Cannon ha ordenado a Trump que responda a la presentación del DOJ antes del miércoles por la noche. Cannon, una persona designada por Trump, emitió una orden preliminar durante el fin de semana diciendo que se inclina por conceder la solicitud del ex presidente para un maestro especial y programó los argumentos sobre el asunto para el 1 de septiembre en West Palm Beach, Florida.

Trump ha negado haber actuado mal y ha ofrecido una variedad de explicaciones sobre la presencia de documentos clasificados en su casa, incluyendo que tenía una “orden permanente” de desclasificar los registros que tomó y que los agentes del FBI podrían haber plantado pruebas durante el registro.

El caso es Trump contra Estados Unidos de América, 22-cv-81294, Tribunal de Distrito de EE.UU., Distrito Sur de Florida (West Palm Beach).

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD