Mes rojo en Wall Street: S&P 500 cae un 4,2% en agosto y Nasdaq 100 un 5,2%

Todos los grandes índices de EE.UU. vieron su peor mes desde junio. También cayeron los bonos del tesoro y el petróleo

Una pantalla en la Bolsa de Valores de Nueva York
Por Vildana Hajric
31 de agosto, 2022 | 04:20 PM

Bloomberg — Las acciones y los bonos de EE.UU. cerraron un mes turbulento, con los operadores recalibrando expectativas de subidas de tasas de interés luego de que los bancos centrales del mundo se comprometieran a intensificar su lucha contra la inflación.

VER +
Powell abandona aterrizaje suave y busca una paradoja: “recesión del crecimiento”

Todos los grandes índices de EE.UU. vieron su peor mes desde junio. Los bonos del Tesoro tuvieron su mayor caída desde abril con una Fed hawkish. El petróleo también cayó por tercer mes consecutivo (la baja más extensa en dos años) impactado por la posibilidad de un menor crecimiento global.

En los últimos días, funcionarios de la Reserva Federal terminaron con las esperanzas de un pivote dovish, algo que había ayudado a impulsar apuestas de que el mercado bajista del año había terminado.

Las acciones cayeron en agosto tras subir en juliodfd

Desde entonces, los inversores han examinado los datos económicos, a veces contradictorios, en busca de nuevas pistas sobre el futuro de la política económica. Mientras que los datos sobre ofertas de empleo del martes subrayaron la rigidez del mercado laboral, los datos de ADP del miércoles mostraron que las empresas estadounidenses aumentaron su plantilla a un ritmo relativamente lento en agosto.

PUBLICIDAD

Ahora, todas las miradas estarán puestas en el informe sobre el empleo del viernes en busca de nuevas pistas sobre la trayectoria del banco central.

VER +
Petróleo se encamina a peor caída desde 2020 en medio de temores por crecimiento

“Ahora que el polvo de Jackson Hole se está asentando, los mercados han ganado claridad en la pregunta de inversión de hoy”, dijo Florian Ielpo, jefe de investigación macro de Lombard Odier Asset Management. La pregunta de ayer era “¿se nivelará la inflación?”, mientras que la de hoy es “¿cuál será la magnitud de la desaceleración necesaria? Por ahora, los mercados están valorando una marcada desaceleración, no una recesión en toda regla”.

La Reserva Federal ha abandonado su objetivo de aterrizaje suave y, en su lugar, apunta a una “recesión de crecimiento”, lo que significaría un período prolongado de escaso crecimiento y aumento del desempleo.

PUBLICIDAD

La inflación de la zona euro se aceleró hasta otro máximo histórico, lo que refuerza los argumentos para que el Banco Central Europeo considere una gran subida de tasas en su reunión de la próxima semana. Joachim Nagel, miembro del Consejo de Gobierno del BCE, instó a una reacción “enérgica”. Los mercados monetarios han descontado 125 puntos básicos de endurecimiento por parte del BCE para octubre, lo que implica una subida de medio punto y un aumento de tres cuartos de punto en sus próximas dos decisiones políticas.

Lea más en Bloomberg.com