Economía

Powell abandona aterrizaje suave y busca una paradoja: “recesión del crecimiento”

A diferencia del aterrizaje suave, es un período extendido de crecimiento pobre y mayor desempleo sin ser una contracción propiamente dicha

Jerome Powell
Por Rich Miller
31 de agosto, 2022 | 09:28 AM

Lea esta historia en

Portugués

Bloomberg — Olviden el aterrizaje suave. El presidente de la Fed, Jerome Powell, está apuntando ahora a algo mucho más doloroso para la economía con el objetivo de aplacar la inflación. El problema es que tal vez ni siquiera eso sea suficiente.

VER +
Fed obtiene más espacio para subir tasas con datos por encima de expectativas

El concepto es conocido por los economistas con el paradójico nombre de “recesión del crecimiento”. A diferencia del aterrizaje suave, es un período extendido de crecimiento pobre y mayor desempleo. No obstante, no llega a ser una contracción de la economía propiamente dicha.

Powell “enterró el concepto de aterrizaje suave” con su discurso en Jackson Hole, dijo Diane Swonk, economista jefe de KPMG LLP. Ahora “el objetivo de la Fed es aplacar la inflación reduciendo el crecimiento por debajo de su potencial”, que los funcionarios ubican en 1,8%.

“Es un poco como la tortura del agua por goteo”, añadió Swonk, que asistió al simposio anual de la Fed la semana pasada. “Es un proceso tortuoso, pero menos tortuoso y menos doloroso que una recesión abrupta”.

PUBLICIDAD
La inflación se ubica tres veces por encima del objetivo de la Feddfd

El cambio en el mensaje de Powell llamó la atención de Wall Street. Las acciones se han desplomado desde que el presidente de la Fed prometió hacer lo necesario para librar a la economía de una inflación demasiado elevada.

Los políticos de Washington también tomaron nota. La senadora de Massachusetts y ex aspirante a la presidencia por el Partido Demócrata, Elizabeth Warren, expresó su preocupación por la posibilidad de que la Reserva Federal pueda llevar a la economía a una recesión, mientras que el líder del Partido Republicano en el Senado, Mitch McConnell, dijo que era probable que se produjera una desaceleración a medida que el banco central subiera las tasas para combatir la inflación.

En el arquetipo de aterrizaje suave de 1994-95, la Reserva Federal frenó brevemente la economía y contuvo la inflación mediante la duplicación de las tasas de interés. Pero el desempleo nunca aumentó realmente. Simplemente dejó de caer durante un tiempo.

PUBLICIDAD
VER +
Menor inflación permitiría ralentizar los aumentos de las tasas: Bostic de Fed

El difunto economista de la Universidad de Nueva York Solomon Fabricant acuñó el término “recesión de crecimiento” en una investigación publicada en 1972. Aunque este escenario puede no ser tan costoso como una contracción real, plantea sin embargo peligros para la economía, sugirió entonces.

Un tigre contenido “no es lo mismo que un tigre suelto por las calles, pero tampoco es un tigre de papel”, escribió.

Powell parece haber llegado a la conclusión de que hará falta un tigre -y no sólo un aterrizaje suave- para atacar la perniciosa inflación de Estados Unidos. En su discurso de Jackson Hole, dijo que el mercado laboral estaba “claramente desequilibrado”, con una demanda de trabajadores que supera sustancialmente la oferta. Eso ha provocado rápidas subidas salariales que son incompatibles con el objetivo de inflación del 2% de la Fed.

“Reducir la inflación probablemente requerirá un período sostenido de crecimiento por debajo de la tendencia”, dijo Powell. “Además, es muy probable que se produzca un cierto ablandamiento de las condiciones del mercado laboral”, lo que se considera un eufemismo para referirse al aumento del desempleo.

El desempleo probablemente se mantuvo en agosto en el nivel más bajo de las últimas cinco décadas, el 3,5%, ya que el crecimiento de las nóminas se habría reducido a 300.000 desde las 528.000 de julio, según la previsión media de los economistas encuestados por Bloomberg. Está previsto que el Departamento de Trabajo publique los datos mensuales el viernes.

Powell dijo que el dolor que tendrán que soportar las empresas y los hogares es preferible a que la Fed no logre restaurar la estabilidad de los precios ahora y tenga que infligir aún más daño a la economía más adelante.

VER +
Duras palabras de Powell dejan al mercado accionario y al dólar en ascuas

Dejó la puerta abierta a otra gran subida de tasas de 75 puntos básicos en septiembre, al decir a sus colegas del banco central en Jackson Hole que el reciente descenso de la inflación en EE.UU. “está muy lejos” de lo que los responsables de formular políticas quieren ver.

PUBLICIDAD

Sin embargo, para frenar la economía lo suficiente como para que aumente el desempleo sin que la economía entre en recesión hará falta algo de suerte. Es mucho más probable que una economía débil que apenas crece se vea desviada de su curso por un shock inesperado, como una nueva subida de los precios del petróleo.

“Estamos en el límite y somos muy frágiles”, dijo el economista jefe de Moody’s Analytics, Mark Zandi. “Si algo se sale de lo normal, entraremos en recesión”, aunque añadió que ese no es su caso base.

Además, una vez que el desempleo comienza a aumentar, esto tiene efectos en el resto de la economía, lo que hace que los hogares reduzcan su gasto y hace más probable una contracción del producto interior bruto.

La llamada “regla de Sahm”, desarrollada por la ex funcionaria de la Reserva Federal Claudia Sahm, señala el inicio de una recesión cuando la media móvil de tres meses de la tasa de desempleo aumenta en medio punto porcentual o más con respecto al mínimo de los 12 meses anteriores.

PUBLICIDAD

Se trata de una regularidad estadística que siempre se ha mantenido, aunque Sahm -que ahora dirige su propia empresa de consultoría- advierte que no hay nada regular en lo que la economía ha pasado desde el inicio de la pandemia.

Lo que dice Bloomberg Economics...

PUBLICIDAD

“El banco central debe mantener un rumbo agresivo de subida de tasas, inclinando la balanza hacia un aumento de 75 puntos básicos en la reunión del FOMC de septiembre”.

-- Eliza Winger (economista)

Otra señal de que será difícil evitar una recesión: La continua caída del mercado inmobiliario en respuesta al aumento de tasas.

PUBLICIDAD

En la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, sólo ha habido tres ocasiones en las que un debilitamiento semejante de la vivienda no condujo a una recesión: en 1965-66, 1984-85 y 1994-95, según Doug Duncan, economista jefe de Fannie Mae.

Y en cada uno de esos casos, la Reserva Federal comenzó a subir las tasas de interés antes de que la inflación se descontrolara, lo que ciertamente no es el caso hoy. Duncan ve una leve recesión a partir del primer trimestre de 2023.

El economista jefe de Bank of America (BAC), Michael Gapen, dijo que una serie de datos recientes más fuertes de lo esperado, incluso en el mercado laboral, le han hecho estar menos seguro de que una recesión comenzará en la segunda mitad de este año, aunque esa sigue siendo su previsión mientras la Fed lucha para controlar la inflación.

“La historia nos dice que lo más probable es que salir de estas situaciones requiera algo más que un aumento de unas décimas en la tasa de desempleo”, dijo.

Lea más en Bloomberg.com