Economía

Menor inflación permitiría ralentizar los aumentos de las tasas: Bostic de Fed

La Fed ha dicho que un aumento de 75 puntos básicos podría ser una opción en su reunión de septiembre dependiendo de los nuevos datos económicos

Raphael Bostic, presidente y CEO del Banco de la Reserva Federal de Atlanta, habla durante una entrevista de Bloomberg Television en el simposio económico de Jackson Hole en Moran, Wyoming, Estados Unidos, el viernes 26 de agosto de 2022.
Por Steve Matthews
30 de agosto, 2022 | 07:02 PM

Bloomberg — El titular del Banco de la Reserva Federal de Atlanta, Raphael Bostic, dijo que datos de una inflación más baja podrían llevarle a apoyar aumentos de las tasas de interés menores a las de 75 puntos básicos que el banco central de los Estados Unidos decidió aplicar en sus dos reuniones más recientes.

“Los próximos datos, si muestran claramente que la inflación ha empezado a ralentizarse, podrían darnos razones para reducir las subidas de 75 puntos básicos que el Comité ha llevado a cabo en las últimas reuniones. Tendremos que ver cómo se presentan esos datos”, dijo Bostic en un ensayo publicado en el sitio web del banco el martes.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, y sus colegas han puesto sobre aviso a los inversores de su determinación de seguir subiendo las tasas de interés hasta que la inflación disminuya. Powell ha dicho que un aumento de 75 puntos básicos podría ser una opción en su reunión de septiembre dependiendo de los nuevos datos, aunque FOMC frenaría su ritmo de alzas en algún momento.

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, Bostic dijo que la Fed no puede permitirse el lujo de dejar de subir las tasas antes de regresar a la inflación a su objetivo, incluso si el resultado es un mayor desempleo durante un tiempo.

“La historia es instructiva en este punto”, dijo Bostic. “Lo que los economistas han llegado a denominar política monetaria de “stop and go” (apretarse ante el aumento de la inflación pero luego invertir el rumbo bruscamente cuando el desempleo aumenta) contribuyó sin duda a alimentar la inflación durante los últimos años de la década de 1960 y durante la de 1970.”

El indicador de inflación preferido por la Reserva Federal se sitúa en más del triple de su objetivo del 2%, con un 6,3% en los 12 meses transcurridos hasta julio, casi la tasa más elevada en 40 años. Sin embargo, el índice de precios descendió en julio debido a la caída de la gasolina, y mostró avances en la medida básica, que excluye los alimentos y la energía.

PUBLICIDAD

“Los datos de este verano mostraron destellos de buenas noticias en la lucha contra la inflación”, dijo Bostic. “La palabra clave aquí es ‘destellos’. Es claramente demasiado pronto para cantar victoria”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD