Uruguay

Precio de nafta en Uruguay baja desde setiembre pero gasoil y supergás se mantienen

El gobierno definió las nuevas tarifas de los combustibles, con un descenso de $3 por litro de nafta súper

. Fotografía: ANCAP
31 de agosto, 2022 | 12:46 PM

Montevideo — El Poder Ejecutivo uruguayo definió las nuevas tarifas de los combustibles que regirán desde el 1° de setiembre. El gobierno resolvió una baja de $3 por litro en el precio de la nafta súper, al tiempo que se mantendrá el precio del gasoil y el supergás.

La nafta súper pasará a costar $77,88 por litro (US$1,91) mientras el gasoil continuará en $64,99 por litro (US$1,59) y el supergás a $ 63,35 por kilogramo (US$1,55), informó este miércoles en una conferencia de prensa el ministro de Industria Omar Paganini. El descenso en la nafta fue del 3,7%.

La rebaja de la nafta tiene lugar en medio de un descenso del precio internacional del crudo, que había empujado al alza el precio de los combustibles desde inicios de año tras el estallido de la guerra en Ucrania. Paganini explicó en una rueda de prensa que el descenso no fue resuelto en el gasoil ya que el precio en Uruguay se encuentra por debajo del valor de referencia internacional.

PUBLICIDAD

“Como todavía el precio internacional en el gasoil se mantiene un peso y poco por encima del precio al público, el gasoil lo vamos a mantener”, dijo el ministro. “El Precio de Paridad de Importación (PPI) permitiría bajar un poquito más la gasolina y tendría que hacer subir el gasoil. Y estamos compensando amabas cosas con una baja importante de $3 para la gasolina y no subir el gasoil, que es lo que indica el precio internacional”, agregó.

Impacto en la inflación

Tanto en el gobierno como entre analistas económicos existe expectativa de que un descenso de los combustibles tenga impacto en una desaceleración de la inflación. El Índice de Precios al Consumo en Uruguay se ubicó en 9,56% en la medición interanual cerrada a junio.

La baja de la nafta fue la primera del año y el segundo descenso desde que a mediados de 2021 el gobierno aplicó un nuevo mecanismo de fijación de precios de los combustibles que busca tomar como base el PPI, un valor teórico que deberían tener los productos en caso de ser importados.

PUBLICIDAD