Bloomberg Green

Fuerte alza en la demanda de cobre complicará el boom de la energía limpia

La demanda de cobre aumentará en más de un 50% de aquí a 2040. Esta trayectoria de crecimiento se enfrenta a un reto, que más que agudo es existencial

Cables de cobre
Por Nathaniel Bullard
01 de septiembre, 2022 | 07:22 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El cobre es uno de los materiales clave de la economía actual, pero también lo es en la del futuro. Está presente en las turbinas y módulos solares que generan electrones, las líneas de transmisión y distribución que llevan electricidad a los consumidores, el cableado de las casas y los motores que mueven todo, desde ascensores hasta bicicletas eléctricas.

Pienso en el cobre como portador común, por así decirlo, de la descarbonización. Es literalmente el cableado que conecta el presente con el futuro.

La empresa de estudios energéticos BloombergNEF acaba de publicar su primera perspectiva mundial sobre el cobre. En ella que se tiene en cuenta la demanda de los cambios tecnológicos necesarios para que la economía abandone los combustibles fósiles, y su conclusión principal es sorprendente: La demanda de cobre aumentará en más de un 50% de aquí a 2040.

PUBLICIDAD
Demanda global de cobre refinadodfd

La demanda de cobre en relación a actividades relacionadas a la transición energética crecerá un 4% anual entre el presente y 2040. La demanda proveniente de fuentes tradicionales como construcción y manufacturas de equipos de calefacción y refrigeración sólo crecerá un 1,5% anual durante el mismo período.

El resultado de esta trayectoria de la demanda es que, a finales de esta década, el transporte sustituirá a la construcción como principal motor. Hace una década, la demanda de cobre para aplicaciones de transporte era menos de la mitad de la de la construcción. En 2040, la demanda del transporte será un tercio mayor.

Demanda global de cobre refinado por sectordfd

Esta trayectoria de crecimiento se enfrenta a un reto, que más que agudo es existencial. BloombergNEF espera que la producción de cobre primario pueda aumentar alrededor de un 16% en 2040. Ese aumento, no hace falta decirlo, es bastante inferior a la demanda. A principios de la década de 2030, la demanda de cobre podría superar a la oferta en más de 6 millones de toneladas al año.

PUBLICIDAD
Estimaciones de déficit de suministro de cobre refinadodfd

Habrá nueva producción primaria, pero una mina de cobre no es de rápida explotación. De hecho, no se espera que ningún nuevo descubrimiento de cobre entre en funcionamiento en los próximos tres años. Y aunque la oferta mundial de cobre no está exactamente agotada, los mineros utilizan ahora grados de mineral del 0,5% de cobre, una cuarta parte de la concentración de hace un siglo.

Graduación de mineral de cobre en porcentajedfd

Pero esto no significa que el mundo tenga que sufrir una escasez estructural de cobre durante dos décadas. Por un lado, una escasez que conduzca a precios altos podría suprimir la demanda, lo que reduciría el déficit de la oferta. Sin embargo, esto ocurriría a expensas de la expansión de la energía limpia y del transporte electrificado.

Además, la clarísima trayectoria de la demanda de cobre debería alentar más descubrimientos y exploraciones. No sólo las empresas estarán interesadas, sino también los gobiernos, dada la posibilidad de obtener cánones mineros. Si un gobierno facilita el desarrollo de las minas con rigurosas normas medioambientales, eso es alentador. Si el canon que piden es demasiado alto, podría mermar la confianza de los inversores y promotores en la nueva producción.

Luego está la producción secundaria, o el reciclaje. Por el momento, la producción secundaria cubre la totalidad de la diferencia de 4,6 millones de toneladas anuales entre la producción primaria y la demanda. La chatarra de cobre industrial es fácil de conseguir, pero la chatarra de consumo es difícil de predecir y, por tanto, más difícil de confiar. En la actualidad, la tasa de recogida de cobre para bienes de consumo y electrónicos es sólo del 53%.

Para satisfacer el aumento de la demanda, se necesitará el suministro de nuevas minas (independientemente de la calidad del mineral) y de fuentes recicladas (independientemente de su eficiencia). El mayor impulso para una mayor oferta es la propia demanda. Y la señal de los esfuerzos mundiales por descarbonizar la actividad económica es muy clara.

Nat Bullard es colaborador principal de BloombergNEF y Bloomberg Green. Es socio de Voyager, un inversor en tecnología climática en fase inicial.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD