Medio Oriente

Israel y Arabia Saudita ya no son enemigos, pero todavía no son amigos

Los vínculos son cada vez más visibles a medida que las rivalidades dan paso a lazos económicos y de seguridad

Mohammed bin Salman
Por Vivian Nereim y Daniel Avis
11 de septiembre, 2022 | 10:49 AM
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — En la televisión estatal saudita aparece desde Tel Aviv el primer ministro más antiguo de Israel. Un israelí-estadounidense se declara “rabino jefe de Arabia Saudita” tras llegar con una visa de turista. Una importante familia saudita invierte en dos empresas israelíes y no se molesta en ocultarlo.

Todo lo anterior habría sido impensable no hace mucho tiempo. Pero los vínculos, antes clandestinos, entre Arabia Saudita e Israel son cada vez más visibles, a medida que algunas de las rivalidades más arraigadas de Oriente Medio dan paso, con cautela, a lazos económicos y de seguridad pragmáticos. El príncipe heredero saudí y líder de facto, Mohammed bin Salman, está tratando de acelerar sus planes para reformar una economía dependiente del petróleo, mientras que Israel está dispuesto a aprovechar los avances diplomáticos de 2020 con las naciones más pequeñas del Golfo.

“No vemos a Israel como un enemigo, sino como un aliado potencial”, dijo el príncipe Mohammed a principios de este año en una sorprendente reevaluación de una de las líneas de falla más consecuentes de la región.

PUBLICIDAD

Durante décadas, tras la fundación de Israel en 1948, Arabia Saudita y sus vecinos del Golfo Pérsico rechazaron al Estado judío en solidaridad con los palestinos expulsados para crearlo. La idea de hacer negocios con Israel era un anatema. Incluso hoy en día, las encuestas muestran que una gran mayoría en el Golfo se opone a aceptar a Israel como un país más, lo que sugiere que la evolución tiene más que ver con la agenda de las élites gobernantes autocráticas que con un cambio radical en las opiniones árabes.

“Se trata más bien de un descongelamiento de las relaciones que de un calentamiento de las mismas”, dijo Abdulaziz Alghashian, un investigador que estudia la política exterior saudita hacia Israel. “No obstante, es bastante significativo”.

Los israelíes están viajando al reino con mayor facilidad utilizando pasaportes de terceros países, algunos dirigen sus negocios a través de entidades extranjeras e incluso hablan de ello en público.

PUBLICIDAD

Flujos de dinero

Qualitest es una empresa israelí de ingeniería y pruebas de software adquirida por inversores internacionales en 2019. No opera directamente en Arabia Saudí, dijo Shai Liberman, CEO para Europa, Israel y Oriente Medio, pero vende su producto a otras empresas que luego lo utilizan en el reino.

Las inversiones también van en dirección contraria. Mithaq Capital SPC (controlada por la familia Alrajhi, vástagos de la banca saudita) es ahora el mayor accionista de dos empresas israelíes: la firma de inteligencia de movilidad Otonomo Technologies Ltd (OTMO), y la empresa de publicidad digital Tremor International Ltd (TRMR), que cotiza en Londres.

Israel y las naciones del Golfo establecieron lazos de seguridad en gran medida ocultos por preocupaciones compartidas, especialmente Irán. Pero es sobre todo la fuerte motivación económica la que está impulsando relaciones más visibles ahora que el príncipe Mohamed intenta reducir la dependencia saudí del petróleo y desarrollar industrias avanzadas.

“Nos gusta la innovación y la cultura tecnológica que tiene Israel, y tratamos de encontrar formas de beneficiarnos de ello”, dijo Muhammad Asif Seemab, director gerente de Mithaq Capital.

Los funcionarios de Riad también están permitiendo que se reencuadre el debate más amplio en torno a Israel.

El exprimer ministro israelí Benjamín Netanyahu fue entrevistado en el canal de televisión saudí Al Arabiya, sentado frente a un mapa en hebreo y advirtiendo del peligro de un posible acuerdo nuclear con Irán. Menos conocido es Jacob Herzog, el rabino al que se le ha permitido ejercer su ministerio en una pequeña comunidad judía de trabajadores extranjeros en la capital saudí.

PUBLICIDAD

Premio codiciado

Cuando los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Bahréin firmaron en 2020 pactos de normalización con Israel con la mediación de Estados Unidos, que se conocieron como los Acuerdos de Abraham, se especuló con que Arabia Saudita les seguiría.

Para los líderes israelíes, recibir el reconocimiento de Arabia Saudita (el peso pesado geopolítico de la región) sería un premio muy codiciado, y es poco probable que eso cambie sea cual sea el gobierno que se instale tras las elecciones de este año.

No lo consiguieron, en parte porque la prominencia religiosa y regional del reino dicta consideraciones políticas diferentes a las de los vecinos más pequeños. Un empresario israelí que visite Riad sigue sin poder hacer una llamada telefónica directa a Tel Aviv, y mucho menos una transferencia de dinero.

PUBLICIDAD

Jason Greenblatt, que fue enviado especial para Oriente Medio bajo el mandato del expresidente estadounidense Donald Trump y uno de los artífices de los acuerdos, dijo que los dirigentes saudíes “reconocen que Israel puede ser un enorme beneficio para la región”, aunque todavía no esté preparado para firmar ningún tipo de acuerdo de normalización.

Greenblatt está recaudando fondos para un vehículo de inversión en blockchain y tecnología cripto, y dijo que es una “aspiración” suya facilitar la inversión saudí en Israel, aunque admite que eso llevará tiempo.

PUBLICIDAD

Una encuesta realizada por el Washington Institute for Near East Policy sugiere una creciente decepción con los resultados de los Acuerdos de Abraham, ya que sólo entre el 19% y el 25% de los encuestados los consideran positivos en Arabia Saudita, los EAU y Bahréin. Sin embargo, su existencia parece haber fomentado la aceptación de los vínculos no oficiales con Israel entre algunos habitantes del Golfo, según el instituto.

Otros siguen expresando su desaprobación. En julio, un imán de la gran mezquita de La Meca incluyó una súplica contra “los judíos usurpadores y ocupantes” mientras dirigía las oraciones del viernes. Y cuando un periodista israelí que viajó a Arabia Saudita durante una visita del presidente Joe Biden en julio encontró la manera de entrar en la ciudad santa que está prohibida a los no musulmanes, la condena no se hizo esperar.

En esta atmósfera mixta, los funcionarios saudíes mantienen que la resolución entre israelíes y palestinos sigue siendo el núcleo de su política.

PUBLICIDAD

La normalización es “ofensiva para seguir hablando de ella” y no es un objetivo político en sí mismo, dijo en julio la princesa Reema bint Bandar, embajadora de Arabia Saudita en los EE.UU. El verdadero objetivo debe ser una solución de dos Estados para Israel y Palestina, dijo.

Sería contraproducente para Israel presionar demasiado a los saudíes, dijo Yoel Guzansky, investigador principal de la política del Golfo en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional de Israel. “¿Por qué ir demasiado rápido?”, dijo. “De hecho, puedes causar daños en la relación”.

El panorama político de EE.UU. es otro obstáculo, dijo Alghashian, ya que los líderes saudíes consideran que es poco probable que Biden reúna la voluntad de ofrecer los endulzantes que desearían, incluidas las garantías de seguridad.

PUBLICIDAD

Sin embargo, el empresario estadounidense Bruce Gurfein es uno de los que apuestan a que incluso la actual apertura gradual será buena para los negocios.

Gurfein, que es judío y tiene familia en Israel, condujo recientemente un Nissan Armada blanco desde su base en Dubái a través de Arabia Saudita hasta Jerusalén, un viaje de 26 horas por carretera que repartió a lo largo de una semana, reuniéndose con empresarios por el camino. Está trabajando en una aceleradora de empresas llamada Future Gig, que conecta a las nuevas empresas israelíes con el mercado saudí y viceversa, centrándose en las energías renovables, la escasez de agua y la agricultura en el desierto.

Neom, la visión del príncipe heredero de una región de alta tecnología en la costa del Mar Rojo, a 40 minutos en auto de Israel, también podría impulsar la colaboración.

En un popular podcast en árabe, el sociólogo político saudí Khalid AlDakhil expuso recientemente sus ideas para fortalecer el reino, tocando el tema de la energía nuclear y el ejército, y un posible socio, si las recompensas valen la pena.

“Sinceramente, tenemos que aprender de los israelíes”, dijo.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD