EE.UU.

Amenaza de huelga de trabajadores de ferrocarriles en EE.UU. agita mercados

Una interrupción en los servicios ferroviarios puede causar un caos e incrementar aún más los precios de una gran variedad de productos

Vías de tren
Por Gerson Freitas Jr
14 de septiembre, 2022 | 06:54 PM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Una posible huelga de los trabajadores de ferrocarriles de todo Estados Unidos en demanda de aumentos salariales está comenzando a inquietar a los mercados de energéticos y de materias primas incrementando los precios de todos los productos, que van desde el gas natural hasta el maíz.

Este miércoles, los futuros del gas natural aumentaron hasta en un 6,8%, empujados parcialmente por las preocupaciones de que una prolongada huelga obstaculice las entregas de carbón y obligue a los generadores energéticos a recurrir con más frecuencia a los ya limitados suministros de gas. Los precios del maíz para su entrega en la costa del Golfo de México aumentaron cerca de un 5%, debido precisamente a la posibilidad de que se utilice más la vía marítima si se paralizan los vagones de ferrocarril.

La primera huelga de ferrocarriles en los Estados Unidos en más de 30 años, que podría estallar a finales de esta semana, supondría un fuerte golpe a los mercados de materias primas, perturbando aún más el abastecimiento, ya afectado durante los últimos dos años por las menores cosechas, los recortes de producción y, últimamente, la guerra en Ucrania. El 50% del tráfico ferroviario de mercaderías lo constituyen las materias primas.

PUBLICIDAD
Gas naturaldfd

La interrupción del servicio de ferrocarril también puede hacer subir la gasolina, de acuerdo con la asociación American Fuel & Petrochemical Manufacturers (AFPM, por sus siglas en inglés). Según el grupo, el próximo fin de semana podrían producirse interrupciones generalizadas de la producción y algunos posibles cierres de refinerías, lo que probablemente hará que determinados mercados regionales vulnerables no cuenten con suficiente combustible. Prácticamente, toda la gasolina producida en Estados Unidos se combina con etanol, que se transporta en gran medida por ferrocarril.

Mientras tanto, una caída en los precios del diésel puede haber sido parcialmente influenciada por los principales ferrocarriles que cancelaron las coberturas de combustible antes de una caída esperada en su consumo real, escribieron analistas del distribuidor mayorista de combustible TACenergy en una nota a los clientes.

Duke Energy Corp. (DUK), propietaria de servicios públicos en las Carolinas, Florida, Ohio, Kentucky e Indiana, dijo que tiene planes de contingencia para limitar el impacto de las interrupciones del suministro de carbón si hay una huelga. La compañía dijo que tiene suficientes inventarios de carbón para soportar una interrupción limitada y puede usar combustibles alternativos, como gas natural y fuel oil ( combustóleo), para generar energía.

PUBLICIDAD

-Con la asistencia de Sheela Tobben, Julia Fanzerez, Tarso Veloso y Josh Saul

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD