Negocios

El plazo de la huelga ferroviaria conlleva riesgos económicos y políticos para Biden

Esta semana se define el conflicto. Un cierre a nivel nacional podría costar hasta 2.000 millones de dólares al día, predice la Asociación de Ferrocarriles Americanos

Semana clave para el presidente norteamericano  Photographer: Ting Shen/Bloomberg
Por Josh Eidelson y Augusta Saraiva
11 de septiembre, 2022 | 04:19 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Decenas de miles de trabajadores ferroviarios de EE.UU. podrían ir a la huelga a finales de esta semana, una nueva conmoción potencial para las cadenas de suministro que supondría un dilema político previo a la mitad del mandato para el presidente Joe Biden y los demócratas.

Los negociadores se reunieron durante todo el fin de semana para tratar de llegar a un acuerdo con dos sindicatos que cubren a unos 57.000 maquinistas y conductores, una mano de obra cansada y enfadada que surgió de la economía asolada por la pandemia. Otros diez sindicatos implicados han llegado a acuerdos provisionales, aunque dichos acuerdos requieren la ratificación de los miembros. El Secretario de Trabajo estadounidense, Marty Walsh, se reunió con ambas partes la semana pasada.

Tanto los grupos industriales como los republicanos están presionando para que el Congreso intervenga en la disputa, algo que los sindicatos han instado a los legisladores a no hacer. Los legisladores tienen autoridad para ampliar el plazo más allá de las 12:01 a.m., hora del este, del 16 de septiembre o imponer un contrato a las dos partes, impidiendo que los trabajadores hagan huelga para conseguir un mejor acuerdo.

PUBLICIDAD

Biden no puede permitirse paros laborales que obstruyan las principales arterias del suministro de alimentos y energía del país. Pero el presidente tampoco quiere ser visto como un obstáculo para los trabajadores que tratan de ganar más tiempo para su vida privada.

“En este momento en que hay tanta preocupación pública por la cadena de suministro y la inflación, creo que va a haber mucha presión sobre el Congreso para que intervenga”, dijo Sharon Block, que trabajó en las administraciones de Obama y Biden y ahora es directora ejecutiva del Programa de Trabajo y Vida Laboral de la Facultad de Derecho de Harvard. “Ciertamente, el mejor resultado es que haya alguna resolución antes de eso”.

La situación puede empeorar incluso antes de que expire el plazo. Los ferrocarriles advirtieron el viernes que podrían imponer límites a ciertos envíos a partir del lunes. Los presidentes de dos grupos laborales en huelga -la División de Transporte SMART y la Hermandad de Maquinistas de Locomotoras y Trenes- calificaron el domingo esa medida de “no más que una extorsión corporativa”.

PUBLICIDAD

Los líderes sindicales Jeremy Ferguson y Dennis Pierce acusaron a las empresas de “perjudicar la cadena de suministro en un esfuerzo por provocar la acción del Congreso”.

Difícil para Biden

Para Biden, la disputa ferroviaria debe resolverse sin poner en peligro la economía ni socavar el apoyo de la base tradicional de los demócratas entre los trabajadores. Sólo en las últimas semanas la inflación -sobre todo en el surtidor de gasolina- ha empezado a remitir, y una nueva perturbación económica a pocas semanas de las elecciones de mitad de mandato podría socavar los recientes progresos de los demócratas.

“Sé que la administración, la Casa Blanca, está siguiendo de cerca las negociaciones, y ciertamente esperamos que tengan éxito en evitar un choque de suministro perjudicial para la economía”, dijo la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, en el programa “State of the Union” de CNN el domingo.

El presidente lleva mucho tiempo promoviendo el trabajo organizado como base de la clase media del país. El Día del Trabajo, visitó una sala sindical en Pittsburgh durante su tercer viaje a Pensilvania en una semana, apoyando al demócrata John Fetterman en una carrera al Senado de EE.UU. contra el cirujano cardíaco Mehmet Oz

Con los ferrocarriles de carga que sirven a la agricultura, la industria, la venta al por mayor, la venta al por menor y otras partes de la economía de EE.UU., un cierre a nivel nacional podría costar hasta 2.000 millones de dólares al día, predice la Asociación de Ferrocarriles Americanos. En un momento de elevada inflación, el paro podría provocar el cierre de plantas, la pérdida de puestos de trabajo y el aumento de los costes para los consumidores y las empresas.

Costo económico

“Son los volúmenes, es no tener la mano de obra en su lugar, no tener el equipo en su lugar”, dijo Jon Gold, vicepresidente de la cadena de suministro y la política de aduanas en la Federación Nacional de Minoristas. “Incluso cuando son capaces de mover la carga, he oído de algunos de mis miembros que todavía se atasca en lugares como Chicago”.

PUBLICIDAD

Los ferrocarriles y los trabajadores han enfrentado años de negociaciones desafiantes, que comenzaron en enero de 2020, poco después de que el contrato laboral se congelara en los niveles de 2019. Después de que la Junta Nacional de Mediación no lograra un acuerdo este verano, la Junta de Emergencia Presidencial de la administración, Biden recomendó un aumento salarial compuesto del 24% para 2024 y 5.000 dólares en bonos, incluyendo algunos elementos retroactivos. La AAR dijo que ese aumento salarial sería el mayor en al menos 40 años.

Es “decepcionante” que algunos de los sindicatos ferroviarios más grandes estén molestos porque las recomendaciones de la junta de emergencia de Biden no fueron lo suficientemente lejos, dijo Gold de la Federación de Minoristas. “La razón de ser de la Junta de Emergencia era conseguir que las partes llegaran a un acuerdo mutuo”, dijo.

No todo es cuestión de salario

“Nuestros miembros están siendo despedidos por enfermarse o por asistir a visitas médicas rutinarias mientras nos arrastramos para salir de la pandemia mundial”, escribieron el domingo los líderes sindicales Ferguson y Pierce. Las actuales políticas de asistencia “están destruyendo la vida de nuestros miembros, que son la columna vertebral de la industria ferroviaria.”

PUBLICIDAD

Condiciones de trabajo

Estos trabajadores suelen hacer turnos largos y a veces pasan semanas lejos de sus familias, y por ello han redoblado las partes de las negociaciones relativas a la seguridad y al tiempo libre.

El conflicto ferroviario se produce después de una serie de autorizaciones de huelga y paros laborales motivados en parte por la preocupación de los trabajadores de que su trabajo se imponga a su vida.

PUBLICIDAD

El año pasado, los trabajadores de Deere & Co. se declararon en huelga alegando el exceso de horas extraordinarias obligatorias; los empleados de Kellogg Co. abandonaron el trabajo alegando el peaje de las semanas laborales de siete días; y el personal de Frito-Lay Inc. en huelga denunció la política de ser obligado a volver a trabajar sólo ocho horas después de fichar, una práctica que algunos llamaron “turnos suicidas”.

Los horarios extenuantes también fueron una de las principales motivaciones de los trabajadores de cine y televisión que votaron para autorizar una huelga de 60.000 personas el pasado otoño, que se evitó gracias a un acuerdo contractual que los empleados aprobaron por escaso margen.

“Se supone que los trabajadores pueden defender lo que es importante para ellos y espero que el público entienda que cosas como los horarios y las bajas por enfermedad son importantes”, dijo Block, de Harvard.

PUBLICIDAD

“Son personas que han trabajado muy duro en circunstancias difíciles en los últimos dos años. Deberían ser los dueños de su propio destino” a través de la negociación colectiva, dijo.

Más información en Bloomberg.com

PUBLICIDAD