Tecnología

Fabricantes de autos derrochan US$53.000 millones en conducción autónoma

La mayoría de los grandes fabricantes de vehículos tienen repartidas sus apuestas en la conducción autónoma

Kyle Vogt, cofundador, presidente y director de tecnología de Cruise Automation Inc. junto al transbordador eléctrico sin conductor Cruise Origin durante un evento de presentación de GM Cruise LLC en San Francisco, California, Estados Unidos, el martes 21 de enero de 2020.
Por Andrew Grant
15 de septiembre, 2022 | 05:37 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Nuestro informe más reciente de perspectivas del transporte por carretera de BloombergNEF, muestra que los vehículos autónomos representarán aproximadamente el 8% de los kilómetros que recorrerán los vehículos de pasajeros en 2040.

Hay una gran incertidumbre en el ritmo de desarrollo tecnológico de esta industria, por lo que es fácil encontrar predicciones de que esta cifra será mucho mayor o menor. Pero esto es seguro: trazar el porcentaje de kilómetros recorridos por los vehículos de autoconducción en el futuro implica dibujar una línea que va hacia arriba y hacia la derecha.

El BNEF prevé que una mayor parte de los viajes en vehículos de pasajeros se realicen en coches compartidos, robotaxisdfd

La creencia general en esta tendencia (y quizás una buena dosis de FOMO) ha contribuido a estimular más de US$53.000 millones de inversión en empresas privadas de tecnología de vehículos autónomos desde 2014. Los fabricantes de automóviles han desempeñado un papel importante a la hora de determinar cómo se ha asignado ese capital. Han invertido directamente a través de sus fondos de riesgo corporativos y de sus departamentos de fusiones y adquisiciones y han otorgado credibilidad a las empresas emergentes de vehículos autónomos que necesitan vehículos para desarrollar su tecnología.

PUBLICIDAD

Como parte de nuestro trabajo de seguimiento del desarrollo de los vehículos de autoconducción, mantenemos una base de datos de inversiones externas, empresas conjuntas, asociaciones y otros movimientos de los mayores fabricantes de autos del mundo. La conclusión más obvia de estas actividades es que la mayoría de los grandes fabricantes son reacios a poner todos los huevos en la misma cesta.

Seguimiento del número de vínculos entre los fabricantes de automóviles y las empresas de autoconduccióndfd

Repartir la inversión y las asociaciones entre varias empresas no es una garantía de éxito, pero muchos inversores dirán que mejora las probabilidades. Además de la teoría de la cartera diversa, hay otras razones por las que los fabricantes de autos querrían cubrir sus apuestas.

Muchas empresas de autoconducción prueban y desarrollan su tecnología en los autos, pero también tienen sus ojos puestos en otros premios. La empresa de reparto autodirigido Nuro, que la semana pasada anunció una asociación con Uber, probó las primeras iteraciones de su software en autos mientras esperaba la aprobación federal para que su vehículo de reparto personalizado pudiera circular por las carreteras públicas.

PUBLICIDAD

La diversidad de aplicaciones y modelos de negocio de la autoconducción (ya sean robotaxis, camiones autónomos, robots de reparto o vehículos más especializados, como barredoras de calles y camiones de limpia) podría ser una forma de garantizar que, incluso si usted como inversor escoge una empresa que no acabe con la mejor tecnología, al menos tenga un comienzo temprano en una actividad específica generadora de ingresos.

Otra razón para repartir las apuestas en la conducción autónoma es la geografía. En algunos aspectos, las diferencias regionales son cada vez menos un obstáculo. La startup Cruise, respaldada por General Motors, por ejemplo, ha anunciado esta semana sus planes de expandirse rápidamente a nuevas zonas, desplegando sus vehículos en Phoenix y Austin, Texas. La empresa espera poder llegar a una nueva ciudad, grabar mapas en 3D y empezar a ofrecer a los pasajeros viajes sin conductor, todo ello en un plazo de 90 días. Si Cruise es capaz de alcanzar este objetivo, será un avance significativo para la industria y una poderosa demostración de cómo la tecnología de autoconducción podría escalar.

La geografía sigue siendo un obstáculo en otros aspectos. Algunas regiones son cada vez más reacias a permitir que las empresas de autoconducción compartan los datos que captan en una zona con los desarrolladores de otra. Esta tendencia es frecuente en nuestra base de datos de estrategias corporativas de los fabricantes de automóviles, ya que muchos de ellos realizan importantes inversiones en empresas de autoconducción occidentales y otras en empresas con sede en China.

Como ocurre con cualquier industria en desarrollo, no todas las empresas tendrán éxito y es probable que se produzca una gran consolidación en la industria de la conducción autónoma. Sin embargo, en aplicaciones, geografías y modelos de negocio específicos, habrá muchos ganadores, y los gigantes mundiales del automóvil quieren una parte de todo ello.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD