Asia

El respaldo de Putin respecto a Taiwán pesa más que la duda de Xi sobre Ucrania

China ha tratado de aparentar neutralidad en la guerra a pesar de su estrecha asociación con Rusia

El presidente ruso Vladimir Putin y el presidente chino Xi Jinping posan durante su reunión en Pekín, el 4 de febrero de 2022. Fotógrafo: Alexei Druzhinin/Sputnik/AFP/Getty Images
Por Bloomberg News
16 de septiembre, 2022 | 06:53 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Aunque Vladimir Putin reconoció que Xi Jinping sentía preocupación por la guerra que se libra en Ucrania, es muy probable que los pronunciamientos del mandatario de Rusia respecto a Taiwán acaben importándole más al presidente de China.

Este jueves, en sus reuniones en persona por primera vez desde el inicio de la guerra de Ucrania, el presidente ruso denunció las “provocaciones estadounidenses y de sus satélites en el estrecho de Taiwán” al tiempo que confirmó su respaldo al modelo de “una sola China” de Pekín.

En su comunicado, China mostró su gratitud a la posición de Rusia sobre Taiwán y aseguró que” no hay nación alguna que pueda actuar como juez en el tema de la isla”. Este comunicado no hace referencia a Ucrania, donde las fuerzas armadas rusas han sufrido últimamente humillantes derrotas.

PUBLICIDAD

Aunque se cuestione hasta donde apoya la invasión ucraniana por parte de Putin, Pekín deja claro que comparte las quejas de los rusos porque la ampliación de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) por iniciativa de Estados Unidos supone un peligro para la seguridad.

El coloso asiático ha criticado a Estados Unidos por pretender crear una versión indo-pacífica de esta alianza y cree que las recientes acciones de los formuladores de políticas estadounidenses están promoviendo el movimiento separatista en la isla.

Las tensiones en torno a Taiwán han aumentado después de que la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, visitara la isla a principios de agosto, y Xi ordenó ejercicios sin precedentes por parte del Ejército Popular de Liberación en el estrecho de Taiwán.

PUBLICIDAD

Pekín también advierte sobre una agitación aún mayor si los legisladores estadounidenses aprueban la Ley de Política de Taiwán, que otorgaría US$$4.500 millones a Taipei para defensa durante cuatro años y potencialmente reconocería a la isla como un importante aliado fuera de la OTAN.

“En lugar de buscar más apoyo de China en Ucrania, Putin prometió más apoyo en el tema de Taiwán”, dijo Henry Wang Huiyao, fundador del Centro para China y la Globalización, un grupo de investigación de políticas en Pekín. “Eso es algo nuevo para mí y muestra que Putin quiere acercarse a China, y no al revés”.

Aunque actualmente la atención se centra en la ayuda que China puede ayudar a Rusia en su guerra contra Ucrania, a largo plazo, Pekín puede estar calculando qué apoyo podría proporcionar Moscú en cualquier conflicto de Taiwán.

Si estallara la guerra, Rusia podría ser crucial para garantizar el suministro de alimentos y combustible que podría verse interrumpido por las sanciones y cualquier movimiento militar de los EE.UU. y sus aliados.

La guerra de Ucrania le está dando a Pekín más influencia para continuar comprando petróleo y gas a su vecino, lo que podría traducirse en un mayor apoyo militar ruso para China a largo plazo, según Alexander Gabuev, miembro principal de Carnegie Endowment of International Peace (Dotación Carnegie para la Paz Internacional).

“La ayuda material estará en el fortalecimiento del EPL (Ejército de Liberación Popular), disuasión nuclear, transferencia de diseños de armas y transferencia de nuevos sistemas”, dijo Gabuev. “Este es un apoyo material para la política de Taiwán de China que no se anuncia”.

PUBLICIDAD

En caso de guerra por Taiwán, China necesitaría un apoyo estratégico estable a sus espaldas para hacer frente a los desafíos del mar, escribió Zhao Huasheng, profesor de la Universidad de Fudan, con sede en Shanghai, que investiga sobre Rusia, en un artículo publicado el mes pasado por el Centro de Seguridad y Estrategia Internacional de la Universidad de Tsinghua.

Las exportaciones de petróleo y gas de Rusia a China, que llegarán a través de oleoductos, podrían eludir las sanciones en caso de un embargo impuesto por Occidente, escribió, y agregó que el transporte marítimo se volvería poco fiable. “En el caso de una gran crisis internacional, Rusia será la fuente externa de petróleo crudo más importante en la que China podría pensar, si no la única”.

Las lecturas oficiales de la reunión Xi-Putin al margen de la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai en Uzbekistán mencionaron muy pocos detalles concretos sobre una posible colaboración energética, incluso sobre gasoductos. China, Rusia y Mongolia dijeron por separado que impulsarán activamente la construcción del gasoducto China-Rusia en Mongolia, según Xinhua.

PUBLICIDAD

Todavía es posible que las discusiones se lleven a cabo a puerta cerrada. Gabuev de Carnegie destacó la presencia del viceprimer ministro ruso Alexander Novak en el evento.

“Es el encargado de la relación energética con China”, dijo Gabuev, quien añadió que Rusia tiene un “enorme incentivo” para trabajar estrechamente con China en materia de energía, dados los desafíos que enfrenta en Europa debido a las medidas punitivas adoptadas en respuesta a la guerra en Ucrania.

PUBLICIDAD

La nación asiática superó a la Unión Europea como el mayor comprador individual de crudo ruso este verano, según la Agencia Internacional de Energía. Ese ritmo podría continuar dado que la UE debe imponer sanciones de envío y seguros al comercio de petróleo ruso después del 5 de diciembre.

“¿A dónde se dirige Rusia?” dijo Gabuev. “China es su principal destino”.

--Con la asistencia de Sarah Chen.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD