Actualidad

Fondo de US$2.000 millones de inversor evangélico para acciones basadas en la fe

Mientras los republicanos destrozan las estrategias de inversión ESG, este administrador de dinero quiere que el EE.UU. corporativo responda a un CEO superior

Robert Netzly dirige a los empleados en una oración antes de una reunión en Inspire Investing en Meridian, Idaho.
Por Saijel Kishan
21 de septiembre, 2022 | 07:08 PM
Tiempo de lectura: 10 minutos
Últimascotizaciones

Bloomberg — Después del cierre del mercado de Nueva York, Robert Netzly toma un descanso, reúne a sus analistas y representantes de ventas y recurre al Libro de los Romanos. Ha estado rezando sobre una pregunta que nunca se escucha en la calle: ¿Qué compraría Jesús?

La lista de Netzly es la siguiente: Unos 24.000 valores que se ajustan y no se ajustan a su lectura de la Biblia. Un no rotundo: Amazon.com Inc. (AMZN). No importa que sus acciones se hayan revalorizado un 845% en 10 años. Amazon apoya los derechos LBGTQ y, después de la revocación del fallo Roe vs Wade está cubriendo los gastos de viaje de los empleados que quieran realizarse abortos, decisiones que Netzly, un cristiano evangélico cuya firma supervisa alrededor de US$2.000 millones, dice que descalifican a la empresa de “las carteras de Dios”.

El antiguo jefe de Goldman Sachs Group Inc (GS), Lloyd Blankfein, bromeó una vez diciendo que estaba haciendo el trabajo de Dios. Netzly, antiguo asesor de patrimonio de Wells Fargo, insiste en que realmente lo está haciendo. Quiere que las empresas de Estados Unidos respondan ante un CEO superior, y está eligiendo valores como el fabricante de armas Sturm Ruger & Co (RGR)., el minorista de descuento Dollar Tree Inc. y Fox Corp. (FOX1) de Rupert Murdoch para acelerar el día.

PUBLICIDAD

Aquí, en Boise, una ciudad de rápido crecimiento en Idaho, Netzly se está posicionando como una respuesta evangélica al gran capital. Su idea es que EE.UU. está tan desgarrado por la política, la cultura, la fe y otras cosas, que incluso el mercado de valores puede destrozarnos. La pequeña empresa de Netzly, Inspire Investing (que sigue una estrategia que él denomina bíblicamente responsable) forma parte de algo más amplio: una reacción republicana a los billones de dólares destinados a la inversión medioambiental, social y de gobernanza (ESG por su sigla en inglés).

Cuando uno piensa en el papel que desempeñan las empresas en la vida de EE.UU. probablemente no sea lo primero que se le ocurra resolver los problemas de la sociedad. Muchos argumentarían que las empresas no están haciendo lo suficiente, sobre todo teniendo en cuenta el sobrecalentamiento del planeta (Netzly dijo que se preocupa por el medio ambiente, pero no está especialmente preocupado por el cambio climático). Y, sin embargo, figuras prominentes de la derecha pintan la ESG como una amenaza para la nación.

El exvicepresidente de EE.UU. Mike Pence y el gobernador de Florida, Ron DeSantis, insisten en que las élites corporativas están imponiendo las agendas liberales a todos los demás, una afirmación que resuena con los millones de evangélicos blancos que abrazaron a Donald Trump como presidente y siguen siendo una fuerza potente en la política estadounidense. Se vislumbra un endurecimiento de las posiciones sobre la raza, la diversidad y los derechos reproductivos.

PUBLICIDAD

Entra en escena Inspire Investing. La firma de Netzly, de siete años de antigüedad, supervisa fondos cotizados con tickers como BIBL, BLES, GLRY y WWJD, abreviatura de “¿Qué haría Jesús?”. Este año, su mayor ETF, el Inspire 100 (con el símbolo BIBL), está registrando mayores pérdidas que el S&P 500.

Fotógrafo: Kyle Green/Bloombergdfd

Hasta hace poco, Netzly comercializaba una versión cristiana y conservadora de ESG. Ahora, cuando los republicanos tachan la ESG de “capitalismo despierto”, Netzly ha eliminado la etiqueta de sus productos. Dijo que los “activistas liberales de la izquierda dura” y los “marxistas” han “convertido en un arma” la idea de invertir con un propósito más amplio.

Donde Netzly ve providencia, otros ven prejuicios. Sueña con un día en que todas las empresas se atengan a su lectura evangélica de la Biblia. Se ha alineado con Alliance Defending Freedom, un influyente grupo cristiano conservador que ha luchado por limitar la separación de la Iglesia y el Estado y por hacer retroceder las leyes sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo y los derechos reproductivos.

“Quiero a mis hermanos y hermanas LBGTQ, no quiero que sean discriminados”, dijo Netzly, de 41 años. “Pero no quiero que las empresas promuevan sus ‘estilos de vida’”.

Casi toda la América corporativa no está de acuerdo, según Bill George, miembro ejecutivo de la Harvard Business School. “Las empresas representan a todos los empleados, y los empleados LGBTQ son parte integrante de la fuerza de trabajo”, dijo. Casi tres cuartas partes de los estadounidenses dicen que apoyan el matrimonio legal entre personas del mismo sexo, según una encuesta realizada en mayo por Gallup.

En la oficina de Inspire, situada a 15 minutos del centro de Boise, las paredes siguen desnudas y algunas habitaciones no están amuebladas. El negocio ha sido tan rápido que Netzly se ha ampliado recientemente. El ambiente es el de Finance Mod: paredes blancas, muebles blancos, mesa de ping-pong, tableros de cornhole. Los días en que las órdenes de compra superan a las de venta, los empleados hacen sonar una campana en la pared.

PUBLICIDAD

Cómo acabó Netzly aquí todavía le sorprende. Creció en Salinas, a unas dos horas al sureste de San Francisco, y dice que encontró a Jesús a los siete años. No fue hasta que trabajó para Wells Fargo & Co. (WFC), en la elegante Carmel-by-the-Sea, donde el actor Clint Eastwood solía ser alcalde, cuando encontró su vocación como inversor cristiano. Netzly dijo que se horrorizó al descubrir que tenía acciones en empresas que fabricaban lo que él consideraba abortivos.

“No podía hacer mi trabajo”, recuerda Netzly. “Si alguien venía a mi mesa y me pedía que hiciera una operación, no podía hacerlo con la conciencia limpia”.

Así que renunció en 2011 y comenzó a asesorar a la gente sobre la inversión de acuerdo con sus creencias evangélicas. Hace dos años, se mudó a Idaho, donde el costo de la vida es más barato, los impuestos son más bajos y los republicanos superan en número a los demócratas en una proporción de 4 a 1.

PUBLICIDAD

En esta tarde de agosto, él viste pantalones beige recortados, una camisa azul de cuadros y unas chanclas. Acaba de regresar de Georgia, donde estuvo trazando estrategias con políticos republicanos sobre su guerra contra el ESG.

Netzly juega al agujero de maíz en Inspire. Fotógrafo: Kyle Green/Bloombergdfd

Mezclar fe y finanzas puede ser complicado. Pero, en cierto modo, la inversión orientada a la religión no es tan diferente del ESG. La idea se remonta al menos al siglo XVIII, cuando los cuáqueros prohibieron a sus miembros poseer esclavos. En la actualidad, una serie de empresas de inversión de carácter religioso (la mayoría cristianas, pero también islámicas y judías) forman un influyente sector marginal.

PUBLICIDAD

“Son un nicho dentro de un nicho”, afirma Todd Rosenbluth, director de investigación de VettaFi, una empresa de datos y análisis de ETF. En total, las empresas religiosas supervisan US$139.000 millones bajo el amplio paraguas de las inversiones sostenibles. Se trata de una pequeña fracción de los US$2,5 billones de activos de esta categoría en todo el sector.

¿Qué empresas pueden formar parte de las “carteras de Dios” de Inspire? Las líneas pueden ser borrosas. Inspire clasifica a las empresas según una serie de categorías bajo la “E”, la “S” y la “G” de ESG. Pero es en la “S” (social) donde las cosas se vuelven particularmente polémicas para Netzly.

La Pollyanna que hay en mí desearía que hubiera un sistema de ESG bipartito”, dijo Netzly.

PUBLICIDAD

Inspire considera que el apoyo a los derechos LGBTQ, la cobertura de los viajes para la salud reproductiva, la investigación con células madre y la fecundación in vitro son grandes aspectos negativos. También lo son la venta de alcohol, cannabis, tabaco, juegos de apuestas y la distribución de pornografía. Respalda a las empresas que considera dignas, se compromete con las que espera convertir y excluye o se desprende de las que considera “inmorales”.

El resultado: una lista de empresas que (aunque no son necesariamente declaradas “benditas”) generalmente se ajustan a las creencias de Netzly. Como ocurre con muchas cosas en ESG, la lista puede parecer confusa.

Contratistas de defensa como General Dynamics Corp., fabricante de los tanques M1 Abrams y los misiles Stinger, están fuera. Pero empresas de armas de fuego como Sturm Ruger, fabricante de la semiautomática Ruger American de 9 milímetros, están dentro. Otras participaciones van desde Ferrari NV hasta Schlumberger NV (SLBN), pasando por Dollar Tree y Fox Corp.

PUBLICIDAD

Inspire señaló recientemente a la empresa J.M. Smucker Co. (SJM), de 125 años de antigüedad y más conocida por sus mermeladas y mantequilla de cacahuete, por “elegir el activismo político LGBTQ+ en lugar de los valores familiares saludables”. En su página web, Netzly insta a los inversores a “contraatacar” con una petición en línea al CEO Mark Smucker.

El portavoz de Smucker, Frank Cirillo, dijo que la empresa ha expresado su apoyo a la legislación que incluye la protección de los derechos civiles de los LGBTQ. “Estamos comprometidos a garantizar derechos equitativos para nuestros empleados, sus familias y las comunidades a las que servimos”, dijo.

Netzly dijo que Inspire ayudó a persuadir a Costco Wholesale Corp (COST), el gigantesco club de almacenes, para que dejara de financiar los desfiles del Mes del Orgullo LGBTQ. El director financiero de Costco no ha respondido a los correos electrónicos en busca de comentarios.

Después de que el Tribunal Supremo anulara el caso Roe contra Wade en junio (una decisión aclamada como una victoria espiritual por los cristianos conservadores), Inspire comenzó a hacer un seguimiento de las empresas que se comprometen a ayudar a sus empleados a acceder a la atención sanitaria reproductiva (a finales de agosto, un juez federal bloqueó la prohibición casi total del aborto en Idaho).

Actualmente, esa lista incluye casi 50 empresas, desde Accenture Plc (ACN) hasta Zillow Group Inc. (ZG). En una de ellas, Dick’s Sporting Goods Inc (DKS), Netzly dijo que podría someter la cuestión a la votación de los accionistas. Un portavoz de la empresa no ha respondido a los correos electrónicos en busca de comentarios.

En esta lucha, Netzly se ha asociado con ADF, el grupo legal conservador, en un índice de “diversidad de puntos de vista”. La medida supuestamente puntúa a las empresas en función de cómo “respetan” la libertad de expresión y de religión.

“Hay una amenaza creciente dentro de las empresas a la libertad de expresión, especialmente en lo que respecta a los puntos de vista religiosos y políticos”, dijo Jeremy Tedesco, consejero principal de ADF.

Netzly insta a todos los inversores a tener en cuenta 1 Corintios 10:31: “Todo lo que hagas, hazlo para la gloria de Dios”. Pero, hasta ahora, el rendimiento de sus inversiones ha sido desigual. Su ETF más grande, Inspire 100 (ticker BIBL) ha devuelto un 8,9% anualizado desde que se abrió en 2017, en comparación con el 10,7% del índice S&P 500 durante el mismo período, con la mayor parte del rendimiento inferior ocurrido este año. El ETF Inspire International (WWJD) ganó a un ritmo anual del 5% desde el inicio de 2019, superando el avance del 1,6% del índice MSCI ACWI Excluding US.

En opinión de Netzly, hay grandes sumas de dinero en juego. Dijo que los cristianos en EE.UU. tienen alrededor de US$20 billones en inversiones, ahorros y cuentas de jubilación.

Hace unos meses, los teléfonos comenzaron a encenderse en Inspire. Elon Musk, la persona más rica del mundo, atacaba a ESG como “el diablo encarnado”. DeSantis, el gobernador de Florida y aspirante a la Casa Blanca, arremetía contra ella. Tucker Carlson, el incansable de Fox News, junto con el presentador de radio de derechas Glenn Beck, culpaban a ESG de todo, desde los altos precios de la gasolina hasta los problemas económicos en Sri Lanka.

Si ESG era tan malo, los clientes de Inspire querían saber por qué Netzly se envolvía en la etiqueta? Su respuesta: “Ya no lo hago”. Renunció formalmente a la etiqueta y se puso a favor de la llamada campaña antidespertar.

“Todos los expertos conservadores llaman a ESG el mal. No podemos contrarrestar esa narrativa”, dijo Netzly. “Está aumentando exponencialmente”.

En una entrada del blog, adoptó un tono diferente. “La ardiente intolerancia de la izquierda ha alcanzado una línea de gas en la sala de fiestas de ESG, escalando las llamas a tal altura que se ha hecho necesario que abandonemos el edificio”, dijo Netzly el 18 de agosto.

Como la mayoría de los jueves, Netzly y su familia se dirigen a una cena semanal en casa de un amigo para estudiar la Biblia. Mientras los niños juegan fuera, los adultos discuten Colosenses 3 mientras comen burritos. Parte del pasaje se interpreta a menudo como una exhortación a centrarse en los asuntos espirituales más que en los terrenales. Pocos aquí se dan cuenta de que Netzly supervisa miles de millones de dólares, o de que forma parte de un movimiento conservador que se inclina hacia la América corporativa.

Netzly se retracta al describir lo que hace como “capitalismo de accionistas”. Esa es la etiqueta que han adoptado prominentes ejecutivos cuando hablan del propósito social más amplio de las empresas. Al igual que ESG, la frase ha sido difamada por los conservadores.

“Es un término cargado”, dijo Netzly. Él prefiere otro: Las empresas, dijo, deberían ser una “bendición” para todos.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD