ESG

Emisores de deuda se preguntan si la etiqueta ESG sigue valiendo la pena

Los constantes cambios en las reglas hacen que las empresas corran el riesgo de malinterpretar inadvertidamente sus métricas

Chimenea
Por Natasha White y Greg Ritchie
12 de agosto, 2022 | 09:38 AM
Tiempo de lectura: 4 minutos
Últimascotizaciones

Bloomberg — Los emisores de bonos parecen estar evaluando los méritos de acceder al mercado de la deuda ESG (por sus siglas en inglés, ambiental, social y gobernanza), considerando que los menores costos de financiación que la etiqueta suele implicar, no compensan el riesgo de quedar acusados de greenwashing (lavado verde).

El director gerente de asesoría y finanzas de sostenibilidad del National Bank of Canada, Jason Taylor, dijo en una entrevista que varios emisores están reconsiderando la relación costo-beneficio de esto.

“Al definir que significa una operación exitosa de financiamiento sostenible, hay un montón de aspectos que se pueden analizar”, señaló. “Uno es el ahorro de costos del “greenium” (prima verde). Si la transacción viene acompañada de un alto nivel de supervisión, puede llevar a algunas personas a reconsiderar si uno o dos puntos básicos compensan de verdad el riesgo de que se publiquen un par de artículos muy desagradables”.

PUBLICIDAD

Emisión de Deuda Sostenible

Una buena parte de la ofensiva regulatoria relacionada al greenwashing se centra en los gestores de activos. No obstante, en repetidas oportunidades el mismo sector financiero ha expresado su inquietud por los peligros que acechan en algunos rincones del mercado de la deuda ESG.

NN Investment Partners de Goldman Sachs Group Inc. (GS) se encuentra entre los administradores de activos que se vuelven más exigentes y rechaza cada vez más las propuestas de deuda ESG, dijo el mes pasado. Isobel Edwards, analista de bonos verdes de la firma, dijo que ella y su equipo a menudo se muestran incrédulos cuando ven algunas de las afirmaciones que hacen los emisores.

“Tendemos a llamarlo greenwashing cuando sale al mmercado con todo 100% alineado y todo lo más ecológico posible, el plan de sostenibilidad es el mejor del mercado”, dijo en una entrevista en julio. Y en junio, un gerente de JPMorgan Chase & Co. (JPM) reveló sus dudas sobre muchos de los argumentos de préstamo de ESG que pasaron por su escritorio.

PUBLICIDAD

Los emisores tienen que lidiar cada vez más con el riesgo reputacional de enviar deuda ESG al mercado que puede no ser adecuada para su propósito. Chanel, mejor conocida por su perfume No. 5 y sus icónicos trajes de tweed, fue criticada recientemente por no cumplir con un objetivo interino de energía renovable para 2021 en un bono vinculado a la sostenibilidad.

Y el año pasado se supo que un bono ESG emitido por Tesco Plc (TSCO), la cadena de supermercados más grande del Reino Unido, se basó en objetivos que cubrían solo el 2% de sus emisiones anuales.

En septiembre, Bloomberg News publicó un análisis de más de 70 líneas de crédito rotativas vinculadas a la sustentabilidad y préstamos a plazo acordados en los EE.UU. desde 2018, que reveló que más de una cuarta parte no contenía ninguna penalización por no alcanzar los objetivos establecidos, y solo un descuento minúsculo si los objetivos se cumplieron.

“El greenwashing en todos los ámbitos se analizará cada vez más a medida que nos acercamos a 2030″, dijo Taylor. Con los inversores y los reguladores cada vez más alertas ante el riesgo de afirmaciones ESG exageradas, los administradores de fondos también se están volviendo más cautelosos.

En Europa, un ejemplo es el lenguaje en evolución que los administradores de activos están utilizando en torno a un producto llamado Artículo 8. Definido dentro de las regulaciones de divulgación de finanzas sostenibles de la UE como un producto que “promueve” la sostenibilidad, un número de administradores de inversiones, sin embargo, eligen no vincular una etiqueta ESG.

“Toda la industria en general se está volviendo quizás un poco más cautelosa y pensando en las declaraciones y garantías que se están realizando”, dijo Taylor. Añadió que los emisores no necesariamente están renunciando al etiquetado por completo, sino que se están tomando su tiempo para asegurarse de que si aprovechan el mercado ESG, no han pasado por alto ninguna métrica que podría transformarse en vergüenza de relaciones públicas.

PUBLICIDAD
Bonos verdesdfd

Algunas empresas han expresado reservas sobre la emisión de deuda verde ultralarga en particular, citando un panorama regulatorio que cambia rápidamente y riesgos de reputación. Los emisores de bonos verdes podrían optar por reducir los plazos para evitar poner en peligro sus credenciales verdes a medida que se endurecen los umbrales del mercado, según Maia Godemer, asociada de BloombergNEF.

La Asociación Internacional del Mercado de Capitales, un grupo de la industria financiera, publicó estándares más estrictos, aunque voluntarios, para la deuda vinculada a la sostenibilidad a principios de este verano, y los legisladores europeos están en proceso de crear un estándar de bonos verdes. Pero tanto los emisores como los administradores de activos deben navegar por los cambios continuos en las reglas de ESG, y las empresas corren el riesgo de tergiversar inadvertidamente sus métricas de ESG, según Taylor.

“El greenwashing no siempre es necesariamente voluntario”, dijo Taylor. Pero “los estándares también se están desarrollando a un ritmo más rápido, por lo que esas zonas grises se están disipando cada vez más. Con el tiempo, el mercado se endurecerá por sí solo”, dijo.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD