Negocios

Gobierno de AMLO oculta estudio que favorece a Pemex en megacampo Zama

La Secretaría de Energía reservó un documento sobre el porcentaje de Pemex en el yacimiento hasta noviembre de 2023

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador acompañado por la secretaria de Energía, Rocío Nahle y trabajadores en la refinería Dos Bocas en Tabasco.
21 de septiembre, 2022 | 04:00 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Ciudad de México — El Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ocultó un estudio que favorece a la empresa estatal Pemex sobre el porcentaje de hidrocarburos en el megacampo petrolero Zama, actualmente en disputa con el consorcio encabezado por la petrolera estadounidense Talos Energy.

La Secretaría de Energía (Sener) reservó hasta el 1 de noviembre de 2023 un reporte elaborado por la compañía Ryder Scott sobre las reservas de petróleo y gas del yacimiento marino descubierto por la perforadora estadounidense en 2017, de acuerdo con documento de la dependencia visto por Bloomberg Línea.

“El expediente de referencia, que incluye el documento solicitado, se clasificó formalmente como reservado por dos años más, a partir del 1 de noviembre de 2021″, detalló la unidad de transparencia de la Sener sin precisar los detalles.

PUBLICIDAD

El 5 de julio de 2022, la dependencia energética decidió que Pemex sea el operador del campo, y citó un estudio con los porcentajes de Ryder Scott, además de la capacidad financiera de la empresa estatal.

Zama, ubicado en aguas superficiales del Golfo de México, tiene un potencial de al menos 600 millones de barriles de petróleo crudo ligero, tras el descubrimiento hecho por el consorcio de Talos Energy, Premier Oil (Harbour) y Sierra Oil & Gas (Hoy Wintershall Dea) en el área 7 frente a las costas de Tabasco.

El 14 de junio del año pasado, la empresa subsidiaria Pemex Exploración y Producción (PEP) y Talos Energy presentaron a la dependencia encabezada por Rocío Nahle un informe de distribución de reservas de petróleo y gas elaborado por la consultora estadounidense, la cual señaló que 50,4% del yacimiento pertenecía a Pemex y el 49,6% restante al contratista estadounidense, de acuerdo con un documento público elaborado por un consultor legal de Talos Energy.

PUBLICIDAD

“Ello suponía un marcado contraste con la distribución de 40/60% a la que arribó Netherland Sewell —consultora contratada por Talos Energy en enero de 2020—”, según una notificación del despacho King & Spalding sobre la disputa enviada al Gobierno mexicano.

Bloomberg Línea solicitó el estudio de Ryder Scott a Pemex, pero la empresa y su subsidiaria PEP aseguraron que no cuentan con el documento.

El CEO de Talos Energy, Timothy Duncan, dijo a Bloomberg News que no busca obtener el control del proyecto, sino que está dispuesto a seguir adelante y renunciar a la operación mientras tenga un papel de liderazgo.

Talos incluso amagó con una disputa mediante acuerdos internacionales en caso no alcanzar un acuerdo con las autoridades mexicanas.

López Obrador declaró el 20 de agosto que Talos Energy es la única compañía estadounidense con una disputa en contra del Gobierno mexicano porque “no han querido aceptar el que Pemex tiene más petróleo que ellos” respecto a Zama.

Pemex, bajo la dirección de Octavio Romero Oropeza, prometió perforar el pozo Asab-1 para delimitar su participación en el yacimiento, pero hasta la fecha no lo ha hecho, en medio de retrasos en equipos de perforación.

PUBLICIDAD

Alma América Porres Luna, comisionada de la CNH, declaró en una conversación con medios en 2020 que la única forma de determinar que Pemex tiene la mayoría es con producción en el campo o con la perforación del pozo.

Algunos analistas han considerado que el mecanismo de unificación de campos compartidos en México fue diseñado para que la Sener favoreciera a las empresas privadas en caso de disputa, tras la apertura del sector petrolero con la reforma energética de 2013, pero López Obrador ha criticado la gestión de las petroleras privadas en México y, en cambio, ha apostado por el rescate de Pemex.

La petrolera mexicana hoy produce 1,7 millones de barriles diarios, mientras que Talos Energy extrae cerca de 65.400 unidades diarias.

Lea esta historia en

English
PUBLICIDAD