Economía

En decisión dividida, el Banco de Inglaterra eleva sus tasas en 50 pbs

La decisión, que lleva la tasa a 2,25%, fue respaldada por cinco de los nueve funcionarios, entre ellos el gobernador del BoE, Andrew Bailey

Imagen del Banco de Inglaterra
Por Philip Aldrick y David Goodman
22 de septiembre, 2022 | 07:37 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El Banco de Inglaterra (BoE, por sus siglas en inglés) llevó a cabo este jueves una nueva subida de tasas de 50 puntos básicos en su lucha por aplacar la inflación, aunque tres funcionarios buscaron que la entidad endureciera su política aún más.

La decisión, que lleva la tasa a 2,25%, fue respaldada por cinco de los nueve funcionarios del Comité de Política Monetaria, entre ellos el gobernador del BoE, Andrew Bailey. Hubo un voto a favor de un aumento menor de política.

Los funcionarios respaldaron de manera unánime comenzar a reducir la enorme cantidad de tenencias de bonos del gobierno, que comenzó a elevarse desde la crisis financiera hace más de 10 años.

PUBLICIDAD

También redujeron sus estimaciones para el pico de inflación: pasó de más de 13% a menos de 11%. Insinuaron que podría evitarse una profunda recesión como resultado del plan de alivio energético de la nueva primera ministra, Liz Truss.

El comité dijo que “respondería con fuerza si fuera necesario” si las presiones inflacionarias parecen más persistentes, y añadió una referencia en su declaración a que el riesgo de subida podría provenir de una mayor demanda. Esto, unido a la presión de algunos funcionarios para que se produzca una subida de tres cuartos de punto, podría sentar las bases para una subida mayor este mismo año.

Andrew Bailey, gobernador del BoEdfd

La mayoría de los economistas predijeron una subida de tasas de 50 puntos básicos, aunque los mercados veían un 60% de posibilidades de que el Banco de Inglaterra siguiera a la Reserva Federal y a otros en la subida de 75 puntos básicos.

PUBLICIDAD

El Banco de Inglaterra se ha visto sometido a una presión cada vez mayor para que siga el ritmo vertiginoso de otros bancos centrales de todo el mundo y proteja la libra esterlina, que ha caído a su nivel más bajo desde 1985 debido a la rápida subida de los tipos en EE.UU. que atrae a los capitales.

Aunque el Banco de Inglaterra recortó su cifra máxima de inflación de octubre, sigue esperando que la medida se mantenga por encima del 10% durante unos meses después de ese punto máximo. La congelación de los precios de la energía por parte del Gobierno también “limitará la reducción” del gasto de los hogares prevista para agosto, dijo, un indicio de que la profunda recesión pronosticada el mes pasado podría ser menos grave de lo esperado.

Esa congelación se anunciará en el minipresupuesto del viernes, cuyo impacto total se reflejará en la ronda de previsiones del BOE de noviembre. Sin embargo, la perspectiva de una mayor demanda de los consumidores “probablemente aumentará las presiones inflacionarias a medio plazo”, dijo el comité.

Los funcionarios también proyectaron una recesión técnica en el segundo y tercer trimestre de 2022.

Voto dividido

En un contexto de presiones de precios más persistentes y señales de un mercado laboral ajustado, Dave Ramsden, Catherine Mann y Jonathan Haskel presionaron a favor de una subida de 75 puntos básicos, argumentando que el apoyo fiscal entrante también se sumará a la demanda.

Swati Dhingra, que votaba en su primera reunión, fue la única voz que pidió una subida de un cuarto de punto, citando la preocupación por el debilitamiento de la actividad y el riesgo de que disminuyan los efectos de la inflación de segunda ronda.

PUBLICIDAD

La subida de tasas del Banco de Inglaterra fue la séptima consecutiva, ya que los funcionarios votaron a favor de endurecer la política en cada reunión desde diciembre.

El miércoles, la Reserva Federal llevó a cabo una tercera subida consecutiva de 75 puntos básicos, mientras que el Riksbank sueco subió un punto.

En conjunto, unos 90 bancos centrales han subido sus tasas de interés este año, y la mitad de ellos lo han hecho en al menos 75 puntos básicos de una sola vez, incluido el Banco Nacional de Suiza este mismo jueves.

PUBLICIDAD

La tarea del BOE de calibrar la política se ha visto dificultada por la enorme expansión fiscal anunciada por la nueva Primera Ministra Truss.

El viernes se espera que el ministro de Hacienda, Kwasi Kwarteng, esboce recortes de impuestos y subsidios para los hogares y las empresas que se enfrentan a las crecientes facturas de energía en un paquete de más de 200.000 millones de libras esterlinas en los próximos dos años. El Banco de Inglaterra dijo que eso reduciría la inflación en unos 2,5 puntos porcentuales en el cuarto trimestre, y en más de 5 puntos en los primeros meses de 2023.

PUBLICIDAD

El plan de venta de bonos del BOE, confirmado el jueves, tendrá lugar en un mercado ya presionado por la perspectiva de un aluvión de emisiones de bonos para financiar el estímulo de Truss. Los rendimientos a diez años se acercan ahora al 3,3%, en torno al máximo desde 2011.

Las ventas activas, las primeras llevadas a cabo por un banco central importante, comenzarán el 3 de octubre y rondarán los 10.000 millones de libras esterlinas al trimestre. Si se añade el impacto de la expiración de los gilts, se espera que su stock total, que aún asciende a casi 850.000 millones de libras, se reduzca a unos 758.000 millones de libras en el primer año.

El Comité de Política Monetaria reiteró que el listón para modificar el plan es alto y dijo que no tenía intención de votar la reducción en cada reunión.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD