Wall Street, cerca de un punto de quiebre tras semana de subidas de tasas

Con la llegada de más medidas monetarias, prepárese para todo tipo de movimientos cruzados extraños en un mundo de escasa liquidez, desde las acciones hasta los bonos del Tesoro

Imagen de la Bolsa de Valores de Nueva York
Por Lu Wang
24 de septiembre, 2022 | 10:37 AM

Bloomberg — Los bancos centrales del mundo están decididos a endurecer sus políticas monetarias, incluso si eso significa la capitulación de los mercados financieros. Tras intensos movimientos entre activos esta semana, ese punto de quiebre parece estar peligrosamente cerca.

VER +
Subida del dólar hacia récord lleva a las divisas europeas a mínimos históricos

El S&P 500 se desplomó 4,7% esta semana. Los bonos y las monedas mostraron variaciones históricas que amenazan con generar aún más caos para los inversores, que siguen lidiando con mínimos de este mercado bajista.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE.UU. se dispararon por encima de niveles no vistos en más de una década. La velocidad de las ventas se mostraron frenéticas aún para los estándares de este año.

El dólar se disparó a niveles más altos en dos décadas, endureciendo las condiciones financieras relacionadas al endeudamiento para numerosos países en desarrollo y emergentes. También llevaron a Japón a intervenir para apuntalar el yen por primera vez en casi 25 años.

PUBLICIDAD

Por si fuera poco, los bonos británicos y la libra esterlina se hundieron más rápido que nunca en las últimas cuatro décadas -un desplome conjunto típico de los mercados emergentes- cuando los responsables de la política fiscal británica dieron rienda suelta a un nuevo y arriesgado plan de crecimiento.

Con la llegada de más medidas monetarias, prepárese para todo tipo de movimientos cruzados extraños en un mundo de escasa liquidez, desde las acciones hasta los bonos del Tesoro.

“Lo que estamos viendo es un pico masivo en la volatilidad de los activos cruzados y está conduciendo a un desapalancamiento o derisking en todas las clases de activos”, dijo Benjamin Dunn, presidente de Alpha Theory Advisors.

PUBLICIDAD
El S&P 500 vuelve a su mínimo de junio mientras los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE.UU. se disparandfd

La gran pregunta es si los modelos de riesgo que suelen utilizar los grandes capitales pueden hacer frente a lo que se está convirtiendo en la campaña de ajuste monetario mundial más rápida de la era moderna. Si más movimientos grandes sacuden a Wall Street y más allá, las señales comerciales que guían cómo los inversores profesionales asignan el dinero corren el riesgo de volverse rojas - amenazando con más liquidaciones y volatilidad.

VER +
Mayor fortaleza del dólar amenaza con agrietar el control de China sobre el yuan

“La mayoría de los modelos no están acostumbrados a estos movimientos de varias desviaciones estándar que estamos viendo casi a diario”, dijo Christian Hoffmann, gestor de carteras de Thornburg Investment Management, en una entrevista en Bloomberg TV. “Todavía no estamos viendo una verdadera crisis de liquidez, pero el mercado sigue siendo increíblemente frágil”.

Por el momento, hay pocas señales de pánico manifiesto. Pero acecha el peligro de que una ola de ventas se extienda a otros activos. Los grandes gestores de activos operan bajo marcos de gestión del riesgo en los que el aumento de la volatilidad a menudo requiere la descarga de las carteras, un proceso que a veces se denomina shock VAR, una referencia al modelo de valor en riesgo.

El bono del Reino Unido a 10 años ha visto su mayor subida en los registros mientras la libra se desplomadfd

Para Dunn, de Alpha Theory, el desplome del viernes de los bonos y divisas británicos puede haberse convertido en un riesgo de evento que contribuyó a la caída de activos como el petróleo y la plata.

VER +
Las estrategias de defensa que están usando los países para resistir la fuerza del dólar

Los rendimientos de los bonos del Estado del Reino Unido a 10 años experimentaron su mayor salto en un día registrado después de que un paquete de recortes fiscales alimentara la preocupación por la inflación y un mayor endurecimiento monetario. La libra esterlina cayó a su nivel más bajo desde 1985, con una caída del 3,5%, la tercera mayor en 20 años.

“Parecen liquidaciones forzadas”, dijo Dunn.

El caos es el rasgo característico de los mercados mundiales en la era de la pandemia. Pero la agitación generalizada es una experiencia nueva para aquellos inversores que habían disfrutado de rendimientos construidos sobre el dinero fácil en la década anterior.

PUBLICIDAD

Ahora, los bancos centrales de todo el mundo están compitiendo entre sí para intensificar su lucha contra la inflación a costa del crecimiento. Esta misma semana, más de una docena de bancos centrales han endurecido su política monetaria. Algunos se han visto obligados a subir las tasas para proteger su paridad con el dólar, como Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí.

De repente, las preocupaciones sobre si habrá una recesión se han convertido en apuestas sobre el grado de dolor que producirá. Los operadores aumentaron las apuestas que indicaban la angustia por un enquistamiento grave, y la curva de rendimiento entre los bonos del Tesoro a dos años y a 10 años alcanzó el nivel más negativo desde principios de 2000.

Mientras tanto, los rendimientos del Tesoro a dos años han subido durante 12 días consecutivos, una racha de pérdidas que no se veía desde al menos 1976.

“Cuando el responsable de la política monetaria y otros dicen: ‘Vamos a infligir dolor’, eso da miedo y pone en tela de juicio a cualquiera que tuviera un panorama más halagüeño”, dijo Chris Gaffney, presidente de mercados mundiales de TIAA Bank. “Se trata de la confianza en los responsables de formular políticas para que nos guíen a través de esto y creo que eso se ha visto afectado”.

PUBLICIDAD
La inversión de la curva de bonos de EE.UU. llega a niveles no vistos desde el 2000dfd

Asustados por las pérdidas que han superado ampliamente el 20% tanto en los bonos como en las acciones estadounidenses este año, mientras persiste la incertidumbre sobre el futuro de la trayectoria económica, los inversores buscan refugio en activos seguros. Los fondos de tipo monetario atrajeron US$30.200 millones en la semana hasta el miércoles, mientras que los fondos de renta variable y de renta fija global registraron salidas de US$7.800 millones y US$6.900 millones, respectivamente, según muestran los datos de EPFR Global compilados por Bank of America Corp (BAC).

El “endurecimiento monetario es ahora una gran mosca en el ungüento para la volatilidad que estamos viendo y que está resonando en los mercados”, dijo Lara Rhame, economista jefe de Estados Unidos en FS Investments, a Bloomberg TV. “Ahora estamos en un mundo en el que una inflación persistentemente alta significa que tenemos que centrarnos en alternativas de activos reales. Ya no se puede apostar sólo por los grandes índices”.

PUBLICIDAD

-- Con la ayuda de Shery Ahn, Haidi Lun, Vildana Hajric, Lisa Abramowicz y Sebastian Boyd.

Lea más en Bloomberg.com