Economía

Las estrategias de defensa que están usando los países para resistir la fuerza del dólar

El billete verde está subiendo implacablemente frente a sus homólogos grandes y pequeños en la mayor proporción en décadas, obligando a las naciones a resistir

Pilas de billetes de cien dólares pasan por una máquina de circulación en la Oficina de Grabado e Impresión en Washington, D.C., Estados Unidos, el miércoles 14 de octubre de 2009.
Por Ruth Carson y Saleha Mohsin
22 de septiembre, 2022 | 10:27 PM
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — El dólar está subiendo frente a sus homólogos grandes y pequeños en la mayor proporción en décadas, impulsado por la política de endurecimiento monetario de la Reserva Federal, la fortaleza de la economía de Estados Unidos y los inversores que buscan refugios contra el desplome de los mercados. Es así como las naciones se están viendo obligadas a establecer defensas contra la fuerza del billete verde.

Japón es el último país que ha entrado directamente en la lucha por el cambio de divisas, uniéndose a países como India o Chile, que han recurrido a sus reservas de dólares para luchar contra el poder del dólar.

Hasta ahora no hay señales de que los gobiernos estén dispuestos a actuar de forma concertada para resistir su fuerza. Aunque los problemas actuales de los mercados de divisas recuerdan en muchos aspectos a los de la década de 1980, es poco probable que las soluciones lo sean.

PUBLICIDAD

En aquel entonces, las superpotencias económicas del mundo acordaron abordar al unísono el problema de la persistente fortaleza del dólar, llegando a un acuerdo en 1985 con el Acuerdo del Plaza. En esta ocasión, hay pocos indicios de que ese pacto vaya a producirse, ya que los intereses económicos nacionales son divergentes y el cambio de varias décadas hacia una mayor integración mundial ha dado marcha atrás.

La coordinación en la línea de un nuevo Acuerdo del Plaza tendría que incluir a la administración estadounidense y hay “casi un 0% de probabilidad de que el Tesoro intervenga ahora mismo para debilitar el dólar”, dijo Viraj Patel, estratega de Vanda Research. “Hay toneladas de literatura que muestran que ‘apoyarse contra el viento’ en FX es un ejercicio inútil cuando la política monetaria está teniendo el efecto contrario”.

La fuerza del billete verde ha golpeado a los mercados desarrollados y emergentesdfd

La acción llevada a cabo por Japón el jueves fue en gran medida un asunto en solitario, ya que un funcionario del Tesoro de EE.UU. confirmó que no participó y el Banco Central Europeo dijo que no participaba en las intervenciones en el mercado de divisas. Un portavoz dijo que el Tesoro de EE.UU. entendía la medida, pero no la respaldaba.

PUBLICIDAD

La depreciación de todo tipo de divisas, desde el euro hasta el won surcoreano, está añadiendo combustible a las ya crecientes presiones inflacionistas en todo el mundo, lo que ha obligado a muchos responsables políticos a echar mano de su caja de herramientas.

China, la segunda mayor economía del mundo, sigue montadores con fijaciones de divisas más fuertes de lo esperado. Y los bancos centrales de gran parte del mundo -con Japón, como excepción- están aumentando los tipos de interés para hacer frente al aumento de los precios al consumo y a la depreciación de las divisas.

El índice del dólar de Bloomberg, que mide la divisa frente a una cesta de monedas emergentes y desarrolladas, alcanzó nuevos máximos esta semana después de que el banco central de EE.UU. confirmara su determinación de elevar los costes de los préstamos en un intento de acabar con la inflación.

Esta fortaleza generalizada del dólar, combinada con las repercusiones en el mercado de la última decisión del Banco de Japón, ha sido evidentemente demasiado para el gobierno japonés. Las autoridades de Tokio se habían limitado a hablar de las preocupaciones del mercado de divisas, pero el jueves intensificaron su lucha actuando directamente para apuntalar el yen por primera vez en décadas. Y ello, a pesar de que su banco central se desmarcó de la tendencia mundial de endurecimiento de la política monetaria y mantuvo los costes de los préstamos oficiales bajos.

Japón se une a un creciente grupo de países que han tomado medidas directas en los mercados de divisas, entre ellos Chile, Ghana, Corea del Sur y la India. El banco central de Suiza dijo en su decisión política del jueves que está preparado para intervenir en las divisas si es necesario.

“Es un escenario de ‘sálvese quien pueda’ en este momento, porque el mundo está mucho más fragmentado hoy que en la década de 1980″, dijo George Boubouras, veterano de los mercados durante tres décadas y jefe de investigación del fondo de cobertura K2 Asset Management. “Las posibilidades de coordinación mundial para debilitar el dólar son casi nulas: espere ver más guerras de divisas inversas”.

PUBLICIDAD

Una diferencia clave con respecto a la década de 1980 es el gran tamaño del comercio de divisas hoy en día, con un volumen de negocios diario promedio que alcanzó los 6,6 billones de dólares durante la encuesta trienal más reciente realizada por el Banco de Pagos Internacionales allá por 2019. Esta cifra es superior a los 5,1 billones de dólares de tan solo tres años antes y considerablemente mayor que en 1986, cuando el BPI comenzó a realizar este tipo de encuesta sobre la actividad.

Control de daños

Un dólar estadounidense cada vez más fuerte deja a los responsables políticos, desde Tokio hasta Santiago, en un modo de lucha casi constante para mitigar el daño a sus economías. También está exacerbando un dilema inflacionista cuyas semillas se sembraron durante la crisis pandémica de la cadena de suministro y la guerra de Rusia en Ucrania. La subida del billete verde este año ya ha disparado el coste de las importaciones de alimentos en todo el mundo, ha provocado una deuda histórica en Sri Lanka y ha agravado las pérdidas de los inversores en bonos y acciones en todo el mundo.

Sin embargo, mientras la Reserva Federal suba los costes de endeudamiento más rápido que la mayoría de sus homólogos, casi todas las demás divisas seguirán bajo presión.

PUBLICIDAD

A diferencia de la década de 1980, Japón se empeña en mantener una política monetaria ultra-doble. El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, insistió el jueves en una reunión informativa en que no hay subidas de tipos en marcha y que la orientación de la política futura no se modificará por el momento, ni siquiera durante dos o tres años en principio. Y eso significa que la intervención directa podría ser, en última instancia, poco más que una acción de retaguardia, a pesar de que tiene más poder de fuego en sus reservas que la última vez que actuó para apuntalar el yen.

El gobierno japonés “puede limitarse a frenar la caída, hasta que desaparezca el impulso del dólar o se invierta la dinámica comercial japonesa”, dijo Jeremy Stretch, jefe de estrategia de divisas del Grupo de los 10 en el Canadian Imperial Bank of Commerce de Londres, señalando que no creía en una reedición del Acuerdo del Plaza.

PUBLICIDAD

En Europa, la crisis energética y la guerra de Ucrania están afectando a la economía de la región, lo que podría dificultar la capacidad del Banco Central Europeo para seguir la senda de subidas de tipos de la Reserva Federal.

Los indicadores del billete verde están en distintos niveles respecto a la historia, pero todos subendfd

Hay otras razones fundamentales por las que un pacto mundial que ponga fin a la fortaleza del dólar es una ilusión, dicen los participantes del mercado.

Para empezar, China es ahora el mayor socio comercial de EE.UU., Japón y los países de Europa. Un acuerdo sin la participación de Pekín sería probablemente un acuerdo ineficaz y, aunque el yuan está bajo presión frente al dólar y el gobierno de ese país se inclina por la debilidad con sus fijaciones, está lejos de los niveles angustiosos que requerirían la cooperación de China. De hecho, teniendo en cuenta que se trata de una historia de fortaleza del dólar, el yuan cotiza en torno a máximos históricos frente a algunos de sus principales pares asiáticos.

PUBLICIDAD

Y lo que es más importante, hay una sorprendente ausencia de apoyo estadounidense para frenar la subida del dólar.

La fortaleza del billete verde apenas mereció menciones en las recientes audiencias del Congreso con Powell y la secretaria del Tesoro, Janet Yellen. Y la fortaleza del dólar es, de hecho, útil para contrarrestar las presiones sobre los precios de los consumidores, ya que abarata los bienes y servicios importados, al tiempo que actúa como un posible viento en contra del crecimiento.

“No creo que sea probable un acuerdo del tipo Plaza, al menos no hasta que la Fed crea que ha roto el espinazo de la amenaza inflacionista en EE.UU.”, dijo Jane Foley, estratega de Rabobank en Londres. “La fortaleza del dólar es un subproducto de su estricta política monetaria y los esfuerzos por debilitar el dólar serían contradictorios con sus políticas de tipos de interés y de endurecimiento cuantitativo”.

PUBLICIDAD

Aunque la lucha contra la supremacía del dólar sin el apoyo de Estados Unidos podría resultar en última instancia inútil, los responsables políticos no tienen más remedio que seguir defendiendo sus divisas o arriesgarse a un dolor económico a gran escala.

El banco central de Chile puso en marcha un plan de intervención de 25.000 millones de dólares en julio y la autoridad monetaria de Hong Kong ha comprado dólares locales a un ritmo récord para defender la paridad de la moneda de la ciudad.

En conjunto, las economías en desarrollo están consumiendo el equivalente a más de 2.000 millones de dólares de reservas extranjeras cada día para reforzar sus monedas frente al dólar, y los estrategas prevén que los esfuerzos se intensifiquen.

Los responsables políticos sólo tendrán que “subir los tipos hasta que nadie especule ya contra su moneda”, dijo Lutz Roehmeyer, director de inversiones de Capitulum Asset Management, con sede en Berlín.

PUBLICIDAD