Mercados

Fortaleza del dólar se expande y los mercados emergentes ya no son los más afectados

Impulsado por el endurecimiento monetario de la Fed, el dólar está llevando a otras divisas a la baja, elevando el costo de los bienes importados y la inflación

Las transacciones mediante Transfer365 acumularon US$9.300 millones desde que el servicio se implmentó en junio de 2021 a la fecha
Por Enda Curran y Garfield Reynolds
07 de septiembre, 2022 | 09:32 AM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg — Las economías desarrolladas están sintiendo el impacto de la apreciación del dólar, actualmente en niveles no vistos en décadas, de una manera en que solía suceder en los mercados emergentes.

Impulsado por un endurecimiento monetario de la Reserva Federal que es el más duro en una generación, el dólar está llevando a otras divisas a la baja, elevando el costo de los bienes importados y la inflación, y también complicando las condiciones financieras.

A la vez, eso aumenta la presión sobre otros bancos centrales para que suban sus tasas de interés, justo mientras la crisis energética y una espiralización de precios afecta a Europa. En tanto, los mayores costos de endeudamiento enfría los mercados inmobiliarios en Australia, Canadá y Nueva Zelanda.

PUBLICIDAD

La capacidad de estos países de influir sobre la fortaleza del dólar es limitada, lo que implica que las perspectivas de alivio en el corto plazo son limitadas.

Aunque el impacto global del endurecimiento de la Fed no es nuevo, este es el primer episodio en los últimos años en el que la fortaleza del dólar ha sido más notable frente a las monedas de los países desarrollados como grupo que frente a las economías emergentes.

La fortaleza del dólar está enfocada en las divisas de economías desarrolladasdfd

“Un dólar más fuerte suele venir acompañado de tasas de interés más altas a corto y largo plazo en Estados Unidos, o de tensiones en los mercados mundiales y una huida hacia la seguridad percibida del dólar”, dijo Maurice Obstfeld, investigador principal del Instituto Peterson de Economía Internacional. “Esas condiciones financieras más estrictas hacen que las economías desarrolladas de todo el mundo se ralenticen”.

PUBLICIDAD

El índice del dólar ponderado por el comercio de la Fed frente a las economías avanzadas se ha disparado un 10% este año, hasta alcanzar el nivel más alto desde 2002, mientras que la medida de los mercados emergentes ha subido un 3,7% y sigue estando muy por debajo de su máximo desde la pandemia de 2020.

Mientras que algunas de las divisas con peor rendimiento este año son de economías en desarrollo como Sri Lanka, el rendimiento superior de las divisas respaldadas por materias primas, como el real de Brasil y el rublo de Rusia, han reforzado el grupo de los mercados emergentes.

“Es poco probable que otros países detengan la depreciación de sus divisas con sólo subir las tasas de interés oficiales”, afirma Sayuri Shirai, antiguo miembro de la junta directiva del Banco de Japón y actual profesor de la Universidad de Keio.

Esto se debe a que “la fortaleza del dólar no sólo refleja la expectativa sobre las subidas de tasas de los fondos federales este año -y, por tanto, una mayor demanda de activos de renta fija estadounidenses-, sino que también refleja los riesgos de recesión global derivados de las subidas de tasas de interés oficiales en todo el mundo, mayores de lo esperado”, dijo.

Este dilema se ilustrará en los próximos días, cuando el Banco Central Europeo considere una subida récord de 75 puntos básicos mientras se enfrenta a una inflación récord y a un euro por debajo de la paridad con el dólar. El Banco de Canadá se inclina por una subida de la misma cuantía y el Banco de la Reserva de Australia acaba de anunciar otra subida de tipos de medio punto porcentual.

En el Reino Unido -que ya está en recesión, según un grupo de cabildeo empresarial-, el Banco de Inglaterra podría endurecer aún más las tasas el 15 de septiembre para hacer frente a la pérdida de fe de los inversores, que ha llevado a la libra al borde de su mínimo desde 1985.

PUBLICIDAD

Y la caída del yen a un mínimo de un cuarto de siglo hace cada vez más difícil que el gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, se mantenga en su línea de que sigue siendo necesario un apoyo monetario masivo, incluso ante la subida de los precios.

La divisa de EE.UU. sube mucho más ante pares de países desarrollados con las subidas de tasas de la Feddfd

Dado que la Reserva Federal aún no ha terminado de subir las tasas, el alivio para los banqueros centrales del mundo sólo podrá llegar cuando los precios al consumo de los Estados Unidos estén bajo control.

Desde que quedó claro que la Reserva Federal pasaría al modo de endurecimiento hace aproximadamente un año, las divisas de los mercados desarrollados han sufrido al menos tanto como sus homólogas de los países emergentes. Entre los 31 principales tipos de cambio analizados por Bloomberg, cuatro monedas desarrolladas se encuentran entre las 10 que más pierden y sólo una, el dólar canadiense, entre las 10 que más rinden.

PUBLICIDAD

Para los bancos centrales como el BCE, cuya moneda es la más negociada con el dólar, la actual crisis energética ha proporcionado a sus responsables de formular políticas un recordatorio especialmente agudo del papel del euro como canal de la inflación, sobre todo por el uso del billete verde para denominar los precios mundiales de las materias primas.

“Yo diría que, en esta situación concreta de crisis de la oferta de energía, el tipo de cambio importa más”, dijo a Reuters el mes pasado Isabel Schnabel, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, al ser preguntada por estudios anteriores que sugerían que el traspaso a la inflación había disminuido.

PUBLICIDAD

Japón, cuya moneda es la segunda más negociada con el dólar, también está sintiendo el impacto. Tras superar el nivel de 143, la moneda no está lejos de la marca de 146 que provocó una acción conjunta con EE.UU. en 1998 para apuntalarla. También aumentan las probabilidades de que la inflación supere el 3%, muy por encima del objetivo del 2% fijado por Kuroda.

Aunque el jefe del Banco de Japón insiste en que el reciente aumento de los precios al consumo impulsado por la oferta no será duradero, los hogares y las empresas están cada vez más inquietos, ya que la caída del yen acelera el aumento de los costes de la energía y las importaciones. Las autoridades advierten por la excesiva volatilidad.

“Los movimientos bruscos en el mercado de divisas no son deseables”, dijo el Ministro de Finanzas de Japón, Shunichi Suzuki, a los periodistas tras una reunión en línea de los ministros de finanzas del G-7. “Los recientes movimientos en los mercados de divisas son un poco exagerados”, dijo.

PUBLICIDAD
Brasil y México, al frente del endurecimiento monetariodfd

La mayor preocupación para muchos países podría ser que las subidas de tasas a nivel doméstico no sirvan para frenar la caída de sus divisas, ya que sus economías parecen más frágiles que la estadounidense.

La libra esterlina está a punto de caer por debajo de su mínimo de marzo de 2020, a pesar de que los operadores de swaps prevén que el Banco de Inglaterra supere a la Reserva Federal, y las apuestas indican que el índice de referencia del Reino Unido superará el 4,25% en seis meses, superando el 4% de EE.UU. para entonces.

Aunque muchas economías emergentes se han visto afectadas por la subida de las tasas y de la inflación, en general han resistido el ciclo de subidas de la Reserva Federal mejor que en episodios anteriores, al menos hasta ahora, gracias a unas reservas de divisas más fuertes y a unas medidas rápidas para subir los tipos antes que la Reserva Federal.

PUBLICIDAD

Algunos, como Chile y la India, también han intervenido para apoyar sus monedas, algo que es políticamente más difícil para los países desarrollados.

Una posibilidad de alivio sería una ralentización de la economía estadounidense que redujera el ritmo de endurecimiento de la Reserva Federal y, por extensión, hiciera que el dólar se debilitara.

Las economías emergentes mantuvieron reservas de divisas en más de 40% del totaldfd

La magnitud de la subida de tasas por la que optarán los funcionarios de la Reserva Federal en su reunión de política monetaria del 20 y 21 de septiembre estará probablemente muy influida por la última lectura mensual de los precios al consumo, que se publicará el 13 de septiembre.

Por el momento, la Fed ha señalado que el alivio puede estar lejos, con la necesidad de mantener una política estricta durante algún tiempo para sofocar la inflación.

“El problema se agudizará para los responsables de las políticas de las economías desarrolladas si el dólar sigue disparándose”, dijo Mansoor Mohi-uddin, economista jefe del Bank of Singapore Ltd. “Así que los bancos centrales siguen aumentando los tipos de interés este año, aunque los mercados de activos nacionales se hundan y el crecimiento se tambalee”.

-- Con la ayuda de Alexander Weber, James Hirai y Craig Stirling.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD