Europa

Orden de reclutamiento de Putin provoca que 200.000 rusos huyan a la frontera

Se forman largas filas en los puntos de paso hacia Georgia y Kazajistán

Personas con equipaje pasan junto a vehículos con matrícula rusa en el lado ruso de la frontera hacia el puesto de control aduanero de Nizhniy Lars entre Georgia y Rusia, el 25 de septiembre.
Por Helena Bedwell y Nariman Gizitdinov
28 de septiembre, 2022 | 05:19 PM

Bloomberg — Después de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, emitiera una orden de movilización de miles de reservistas para reforzar su guerra en Ucrania, al menos 200.000 rusos abandonaron el país en un éxodo que está agitando las fronteras y despertando temores en los países vecinos sobre una potencial inestabilidad.

Los datos oficiales de Rusia no se han publicado, pero las estadísticas de Georgia, Kazajistán y la Unión Europea muestran la magnitud de las salidas. Es probable que el total sea una subestimación, ya que otros países cercanos, populares entre los rusos, como Armenia, Azerbaiyán y Turquía, no han revelado las cifras de las llegadas.

En una carretera de montaña en la frontera con Georgia, miles de vehículos formaban filas que se extendían por kilómetros mientras los hombres rusos elegibles para la llamada a filas acudían a escapar al estado del Cáucaso que el ejército de Putin invadió en 2008. La situación es “apocalíptica, es como en las películas”, dijo Vladimir, un moscovita de 30 años que entró en Larsi, Georgia, con su hijo menor, temiendo que la frontera se cerrara a los posibles reclutas, mientras su mujer y su hijo mayor se quedaban con su coche en los atascos.

PUBLICIDAD

Tras conducir con unos amigos durante más de 30 horas desde Moscú para llegar a la frontera rusa con Kazajistán, en Asia central, Ilya, de 46 años, que pidió no revelar su apellido, dijo que llegaron para encontrarse con una hilera de unos 150 autos delante de ellos. Como los funcionarios sólo procesaban unos ocho vehículos por hora, acabó cruzando la frontera a pie, dijo.

La orden de movilización de Putin de la semana pasada conmocionó a millones de rusos que hasta entonces se habían mantenido al margen de la realidad de la guerra del Kremlin en Ucrania, que cumplió ya siete meses. Aunque el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, dijo que sólo afectaría a 300.000 de los 25 millones de reservistas, la llamada a filas provocó una carrera para abandonar el país a medida que se acumulaban los informes de hombres que estaban oficialmente exentos.

Los datos de la policía y los funcionarios de fronteras mostraron que 98.000 rusos entraron en Kazajistán y 53.000 cruzaron a Georgia desde el 21 de septiembre, cuando Putin anunció la convocatoria, mientras que unos 100.000 abandonaron los dos países hacia otros destinos. La Unión Europea informó el martes que 66.000 rusos entraron en el bloque la semana pasada, un 30% más que la semana anterior, y la mayoría cruzó las fronteras terrestres de Finlandia y Estonia. Unos 41.000 rusos abandonaron la UE con destino a Rusia en el mismo periodo, según informó su agencia de fronteras en un comunicado.

PUBLICIDAD

Las autoridades de la región rusa de Osetia del Norte prohibieron el miércoles el acceso a la carretera que lleva a la frontera con Georgia, excepto a los coches registrados a nombre de residentes locales o que regresaban a Georgia, según el servicio estatal de noticias Tass. El servicio de noticias Tass informó de que casi 5.000 vehículos estaban alineados en la frontera y que los oficiales de reclutamiento estaban entregando documentos de reclutamiento en el puesto de control.

En las redes sociales aparecieron imágenes de grandes multitudes de hombres en los principales aeropuertos de Moscú, en medio de un aumento de la demanda de vuelos a países donde los rusos pueden entrar sin visa. Los sitios web de viajes ofrecían billetes en clase económica por unos US$3.000 para vuelos el jueves desde Moscú a la capital de Armenia, Ereván, y a Tiflis, en Georgia. Los boletos a Moscú desde Ereván costaban unos US$240.

El pánico se intensificó al correr el rumor de que el Kremlin podría cerrar las fronteras a los hombres en edad de reclutamiento tras anexionarse cuatro regiones ocupadas de Ucrania después de los referendos escenificados que terminaron el martes. Las autoridades de Moscú no expedirán pasaportes a los hombres que hayan recibido documentos de llamada a filas, según informó el miércoles un portal de información gubernamental.

El presidente kazajo, Kassym-Jomart Tokayev, dijo el martes que tenía previsto mantener conversaciones con Rusia sobre el aumento de inmigrantes “para resolver este problema en interés de nuestro país”. La mayoría de los rusos que entran en Kazajistán “se ven obligados a marcharse debido a la actual situación desesperada”, dijo en comentarios publicados por su servicio de prensa. “Debemos cuidar de ellos y garantizar su seguridad”.

Los rusos huyen a los países vecinos para evitar el reclutamientodfd

Los grupos de la oposición en Kazajstán y Georgia se manifestaron en contra de la afluencia, denunciando a los rusos como antiguos colonizadores que representaban un riesgo potencial para la seguridad. En Georgia, muchos establecieron comparaciones en las redes sociales entre las columnas de tanques rusos que cruzaron la frontera en la guerra de 2008, que dio lugar a que las tropas de Moscú permanecieran en dos territorios escindidos, y la actual avalancha de hombres que buscan evitar el reclutamiento en ese ejército. Georgia, al igual que Ucrania, aspira a ingresar en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), a lo que Rusia se opone.

El repentino aumento de la demanda de alojamiento está haciendo subir los precios de los hoteles y los departamentos de alquiler, que se han duplicado en algunos lugares, lo que aumenta las tensiones con los habitantes de la zona, que se ven excluidos del mercado. Aun así, muchos han ofrecido una ayuda a los que se han visto obligados a abandonar Rusia.

PUBLICIDAD

En el norte de Kazajstán, una zona con una gran población rusa que los nacionalistas pro-Kremlin han codiciado durante mucho tiempo, la gerente de un cine, Dillara Mukhambetova, dijo que vio a cientos de recién llegados deambulando por las calles bajo la lluvia en la ciudad de Oral, incapaces de encontrar un lugar donde quedarse a última hora del sábado.

“Decidí abrir el cine para que la gente tuviera un lugar seguro donde refugiarse”, dijo. “La primera noche, más de 200 personas durmieron en el cine”.

El ministro del Interior georgiano, Vakhtang Gomelauri, dijo que el número de personas que cruzaron la frontera en Larsi se duplicó con creces el lunes, hasta llegar a 11.000, con respecto al día anterior, aunque dijo que no veía nada “alarmante” al respecto en comentarios televisados en Mtavari TV. Los activistas de la oposición se mostraron menos optimistas.

PUBLICIDAD

“Esto no es más que una anexión sin tanques”, dijo Giorgi Vashadze, diputado de la oposición en el Parlamento de Georgia, sobre la llegada de los rusos a este país de 4 millones de habitantes. “Esto simplemente no puede continuar”.

Victor, un trabajador informático de 23 años procedente de Moscú, dijo que su madre le instó a entrar a pie en Georgia para evitar el riesgo de ser reclutado, mientras ella permanecía en el auto en la fila de la frontera.

PUBLICIDAD

“Salí de Rusia una vez cuando empezó la guerra”, pero luego regresé, dijo. “Me arrepiento de haber vuelto y no volveré a hacerlo”.

Con la asistencia de Andrew Harrer.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD