Europa

Truss defiende su política, mientras recortes fiscales hacen temblar a los mercados

Las declaraciones fueron las primeras de la primera ministra británica desde que se dieron a conocer los polémicos recortes fiscales por $45.000 millones de libras seis días atrás

Liz Truss
Por Ellen Milligan y Joe Mayes
29 de septiembre, 2022 | 06:43 PM

Bloomberg — La primera ministra británica, Liz Truss, defendió el jueves su anunciado paquete fiscal que el miércoles obligó al Banco de Inglaterra (BOE) a revelar un multimillonario programa de compra de bonos en deuda pública del Reino Unido y culpó a la guerra de Rusia en Ucrania de las turbulencias del mercado, que han llevado a su moneda a un mínimo histórico.

“Tengo muy claro que el gobierno ha hecho lo correcto”, dijo en una ronda de entrevistas a las radios locales de la BBC. “Este es el plan correcto”.

Las declaraciones fueron las primeras de Truss desde que se dieron a conocer los recortes fiscales por $45.000 millones de libras sin financiación hace seis días. El banco central se vio obligado a intervenir y comprar gilts cuando una semana de agitación en los mercados dejó a muchos fondos de pensiones enfrentándose a llamadas de margen. La divisa británica cayó tras los comentarios antes de recuperarse posteriormente. El precio de la deuda pública también bajó cuando Truss habló, antes de reducir las pérdidas.

PUBLICIDAD

El debut de Truss ha sido el más turbulento de cualquier primer ministro británico en tiempos de paz. En sólo tres semanas, su administración se ha visto golpeada por una crisis de confianza en sus políticas que ha provocado un desplome de la libra y un aumento de los costes de los préstamos que amenazan con empujar al Reino Unido hacia una profunda recesión y una caída del mercado inmobiliario.

La libra llegó a bajar un 1,2%, pero subió un 1,8% a US$1,1082 a las 17:18 horas en Londres.

El silencio de la Primera Ministra

Fue la primera vez que Truss se refirió públicamente a la agitación del mercado, que se desencadenó el viernes cuando el Ministro de Hacienda, Kwasi Kwarteng, anunció el mayor paquete de recortes fiscales sin financiación en medio siglo.

PUBLICIDAD

Desde entonces, el Fondo Monetario Internacional (FMI) le ha instado a reconsiderar sus planes, que también han sido criticados públicamente por altos ejecutivos del Reino Unido, como Simon Wolfson. El jefe del gigante minorista Next Plc (NXT) y un parlamentario conservador parecieron culpar al gobierno del desplome de la libra y del empeoramiento de las perspectivas de inflación en el Reino Unido.

La secretaria de Comercio de EE.UU., Gina Raimondo, dijo el miércoles que la determinación de Truss de recortar los impuestos no impulsaría el crecimiento, y Lawrence Summers, exsecretario del Tesoro de EE.UU. y ahora colaborador remunerado de Bloomberg Television, dijo que el Reino Unido tiene la peor política económica de todos los países importantes.

Moody’s Investors Service, por su parte, advirtió que el gobierno podría causar un daño permanente a las finanzas públicas y disminuirá el crecimiento económico.

Aumenta la presión

El exgobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, acusó el jueves al gobierno de Truss de “socavar” las instituciones económicas del país, después de que en las primeras semanas de su administración se produjera el despido del principal funcionario del Tesoro, se criticara al banco central por la inflación y se dejara aparentemente de lado al organismo de control fiscal del gobierno, la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria.

Truss, por tanto, estaba sometida a una intensa presión para intentar tranquilizar a los mercados (y a los votantes) durante la ronda de emisión del jueves. Pero, a diferencia de su predecesor, Boris Johnson, no es una comunicadora natural.

Cada vez que se le preguntaba a Truss por el impacto negativo de su paquete económico, desviaba la atención de sus recortes fiscales señalando el paquete energético del gobierno para ayudar a los británicos de a pie este invierno.

PUBLICIDAD

Cuando se le preguntó por el aumento de los costes de las hipotecas, dijo que el banco central es responsable de las decisiones sobre las tasas de interés. Señaló repetidamente la invasión de Rusia en Ucrania como causa de las turbulencias del mercado.

“Estamos en una situación muy grave”, dijo más tarde el jueves en una ronda de entrevistas con programas de noticias de la televisión local BBC. “Es una crisis global que ha sido provocada por las secuelas del Covid-19, y la guerra de Putin en Ucrania”.

Opciones limitadas

Una vez descartado un giro político, la pregunta es qué viene ahora.

PUBLICIDAD

En las entrevistas con los medios de comunicación, el Secretario Jefe del Tesoro, Chris Philp, dijo que no habría ningún retraso en el paquete fiscal y que los ministros también mantendrían el calendario de presentación del plan fiscal a medio plazo el 23 de noviembre.

Pero tampoco quiso confirmar que el gobierno de Truss mantendría el compromiso de la administración anterior de aumentar las pensiones y las prestaciones en función de la inflación.

PUBLICIDAD

En un momento en el que los diputados conservadores expresan cada vez más su malestar por la dirección del nuevo gobierno, renegar de un compromiso de tanta carga política (anunciado a principios de este año por el entonces ministro de Hacienda, Rishi Sunak) supone el riesgo de que se produzca una gran polémica en el partido conservador en el poder antes de su conferencia anual en Birmingham la próxima semana.

El incumplimiento del anuncio de Sunak atraería aún más la atención sobre el recorte de impuestos que el gobierno de Truss está aplicando a las personas que más ganan en Gran Bretaña, y sobre su eliminación de un límite a las bonificaciones de los banqueros.

En una entrevista posterior emitida por Sky News, Truss dijo que su gobierno buscaría “eficiencias” en el gasto para garantizar la rentabilidad. Pero se negó a dar ejemplos, y cualquier recorte se arriesgaría también a una reacción política, dado que muchos servicios gubernamentales ya han sido reducidos a raíz de la crisis financiera mundial y la pandemia.

PUBLICIDAD

En realidad, Truss tiene poco margen de maniobra. Dar marcha atrás en un momento tan temprano de su gestión podría dañar fatalmente la credibilidad de su gobierno. Por otro lado, si se mantiene el rumbo se corre el riesgo de prolongar las turbulencias en los mercados financieros, así como las consecuencias políticas resultantes.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD