Economía

Truss destituyó a un histórico funcionario del Tesoro británico y dio una señal

Detrás de esta decisión subyace el antiguo desprecio de la primera ministra del Reino Unido por lo que ella llama la “mancha” de la “ortodoxia del Tesoro”

Liz Truss, primera ministra del Reino Unido, ha tomado una fuerte decisión al poco tiempo de asumir su cargo
Por Philip Aldrick y Alex Wickham
10 de septiembre, 2022 | 08:14 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

El gobierno británico encabezado por la flamante primera ministra Liz Truss busca reformar el modo en que se hace política económica en el Reino Unido y una de las pruebas más fehacientes es la decisión de haber echado al funcionario más veterano del Tesoro.

No hay recuerdos de ningún ministro de Economía británico que haya despedido a su secretario permanente a tan poco tiempo de acceder a su cargo, como hizo Kwasi Kwarteng en su segundo día de trabajo con Tom Scholar, que llevaba en el puesto desde 2016.

Se estima que detrás de esta decisión subyace el antiguo desprecio de Truss por lo que ella llama la “mancha” de la “ortodoxia del Tesoro”. Ella, que es una libertaria instintiva de bajos impuestos y libre mercado, junto con un grupo de asesores económicos cercanos, está preocupada porque los funcionarios se oponen con demasiada frecuencia a las políticas radicales para impulsar el crecimiento, mientras se centran excesivamente en la gestión de las finanzas públicas.

PUBLICIDAD

Es difícil interpretar esto como algo más que una decapitación simbólica para enviar un mensaje a todas las demás tropas para que se pongan en línea”, aseguró Jonathan Portes, un execonomista del gobierno, en una entrevista. Portes añadió que “no tiene precedentes y contraviene los principios básicos de la gobernanza del Reino Unido”.

Se supone que los funcionarios son criaturas apolíticas, que proporcionan un asesoramiento imparcial sobre la mejor manera de alcanzar los objetivos fijados por sus amos políticos. Pero algunos comparten la sospecha de Truss de que con demasiada frecuencia carecen de ambición.

El fracaso de la profesión económica es que no ha entendido realmente la economía del crecimiento”, dijo Graham Gudgin, investigador asociado honorario de la Universidad de Cambridge, a quien Truss reclutó para un panel asesor independiente cuando dirigía el departamento de comercio.

PUBLICIDAD
Fuente: Bloombergdfd

Se pidió a Gudgin y a sus colegas que reevaluaran el impacto de los acuerdos comerciales para tener en cuenta los efectos “dinámicos”. Truss creó el grupo por su frustración ante lo que consideraba una falta de imaginación en los modelos departamentales, que utilizaban imágenes mayoritariamente “estáticas” de la economía que, en su opinión, subestimaban los beneficios.

Truss se topó con una oposición institucional similar al cambio cuando fue secretaria jefe del Tesoro entre 2017 y 2019, cuando trabajó con Scholar bajo el mando del entonces canciller Philip Hammond.

Los que habían impulsado la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea también vieron a Scholar como un obstáculo durante las negociaciones sobre un acuerdo de divorcio. Truss, inicialmente partidaria de la permanencia, se inclinó por el Brexit tras la votación de 2016.

La eliminación de Scholar “es una noticia significativa en nuestra opinión” y “abre potencialmente la puerta a una política menos convencional”, dijo Benjamin Nabarro, economista británico de Citigroup Inc.

Ahora que es Primera Ministra, Truss ha prometido dar un impulso a la economía, fijando un objetivo anual de crecimiento del 2,5%, que piensa alcanzar mediante una mezcla de recortes fiscales y desregulación. Para alinear a la administración pública, ha insinuado vaciar de poder al Tesoro y reforzar su propio equipo en el número 10 de Downing Street.

Fuente: Bloombergdfd

Matthew Sinclair, antiguo director ejecutivo de la Alianza de Contribuyentes, un grupo de presión pro-regulación, ya ha sido nombrado su asesor económico y ha dicho que también establecerá un panel de expertos externos.

PUBLICIDAD

Se especula con la posibilidad de que James Bowler, su secretario permanente en el departamento de comercio que dirigió en su día, ocupe el puesto de Secretario del Gabinete o del Tesoro, como parte de los planes para racionalizar las operaciones.

Pase lo que pase, Truss está estableciendo una estrecha relación con Kwarteng. Además de ser vecinos en Londres, ambos fueron elegidos para el Parlamento en 2010 y cada uno contribuyó con capítulos al libro “Britainnia Unchained”, en el que abogaban por reformas económicas radicales para impulsar el crecimiento y la prosperidad.

Truss había hecho saber que quería deshacerse de Scholar, pero la rapidez de su despido ha sido una sorpresa y deja un vacío en la cúpula del Tesoro en un momento en el que el Reino Unido se enfrenta a múltiples retos.

PUBLICIDAD

Los consumidores y las empresas se enfrentan a la mayor restricción del coste de la vida en un siglo, la inflación se sitúa en el nivel más alto de los últimos 40 años y la libra esterlina cayó a su nivel más bajo desde 1985.

El jueves, el Gobierno dio a conocer un enorme paquete de rescate para proteger a los hogares y a las empresas de los agobiantes costes de la subida de los precios de la energía. El programa deberá financiarse con unos 100.000 millones de libras esterlinas de nuevos préstamos en un momento en que los tipos de interés están subiendo y los inversores se han alejado de la deuda pública británica.

PUBLICIDAD

Truss también planea unos 30.000 millones de libras de recortes fiscales y ha prometido no subir los impuestos ni recortar el gasto público para pagar las dádivas. El Tesoro hará una estimación del coste a finales de este mes, pero ha dejado de lado a la independiente Oficina de Responsabilidad Presupuestaria, que normalmente proporcionaría un análisis más sólido a los responsables políticos y a los inversores.

Fuente: Bloombergdfd

La Oficina de Responsabilidad Presupuestaria hará una previsión a finales de este año, cuando el canciller haga una declaración presupuestaria completa. En ese momento, la primera ministra también podría anunciar ahorros de eficiencia que ayudarían a cubrir parte del coste. Los aliados de Truss, entre ellos el secretario de Estado de Economía, Jacob Rees-Mogg, están presionando para que se recorten los puestos de trabajo del sector público.

Al igual que Truss, dijo Portes, Margaret Thatcher se opuso al Tesoro pensando que Gran Bretaña estaba estancada en el declive cuando llegó al poder en 1979. Con su asesor Alan Walters, y con la ayuda de los funcionarios, se propuso cambiar la forma de trabajar del Tesoro.

PUBLICIDAD

El Tesoro respondió”, dijo Portes. “Introdujeron la orientación monetaria y pasaron a un sistema diferente de control del gasto público. Así es como debería funcionar”.

Coincidió con Truss en que “la ortodoxia del Tesoro deja mucho que desear”, pero que despedir a Scholar fue un gesto “ideológico” y un enfoque equivocado.

Más información en Bloomberg.com

PUBLICIDAD