Uruguay

Rusos con pasaporte de Uruguay: lo que se sabe del caso y qué dijeron Sanguinetti y Mujica

La indagatoria busca avanzar sobre una banda que adulteraba documentos de identidad y era integrada por el jefe de la custodia de Lacalle Pou

La zona de arribos del Aeropuerto de Carrasco, la principal terminal aérea de Uruguay. Foto: Presidencia de la República.
30 de septiembre, 2022 | 05:00 AM

Montevideo — La Fiscalía de Uruguay busca avanzar en la causa que investiga la obtención de pasaportes uruguayos por parte de ciudadanos rusos que realizaban el trámite mediante documentos de identidad falsificados. La trama apunta a una organización de uruguayos y rusos -que entre otros integraba el custodio del presidente Luis Lacalle Pou Alejandro Astesiano- que generaba documentos apócrifos, accedía a datos de identidad de uruguayos fallecidos, y gestionaba los trámites de los rusos ante la Dirección Nacional de Identificación Civil de Uruguay.

Hasta el momento fueron imputadas en esta causa Astesiano, un escribano uruguayo, y un ciudadano ruso. Astesiano fue imputado por un delito continuado de estafa, un delito de asociación para delinquir y uno de suposición de estado civil en reiteración real. El custodio de Lacalle Pou, ahora destituido de su cargo, fue enviado el martes a prisión preventiva por 30 días, mientras continúa la investigación de la fiscal Graciela Fossati.

El jefe de seguridad de Lacalle Pou tenía partidas de nacimiento falsas en su casa, informó El País. Además, antes de que la Policía le incautara su teléfono, pudo borrar algunos de los chats y mensajes de su celular de conversaciones que tuvo con el otro uruguayo de la banda, informó TV Ciudad. “Del teléfono celular que se incautó, que se situó como evidencia, surge que Astesiano borró todos los mensajes que tenía” con el otro implicado, dijo Fossati en la audiencia.

PUBLICIDAD

En allanamientos realizados en el marco de la investigación, la Fiscalía obtuvo computadoras, celulares y otros documentos en manos de los integrantes de la banda.

En tanto, según la Fiscalía, la banda mantenía algunos de sus encuentros en el piso 4 de la Torre Ejecutiva, la casa de gobierno en Uruguay. Además, en el marco de la trama, Astesiano ofrecía contactos con “funcionarios clave” de áreas vinculadas a la emisión de documentos. La fiscal también dijo en la audiencia que los vínculos que “en forma real o simulada invocaba para facilitar los trámites todavía no han podido ser detectados en su totalidad”.

Por su parte, El País también informó este jueves que la Dirección Nacional de Identificación Civil presentó desde 2019 al menos 60 denuncias sobre personas que obtuvieron la ciudadanía uruguaya a partir de documentos apócrifos, aunque no se menciona con detalles cuántos de esos eran ciudadanos rusos.

PUBLICIDAD

¿Cómo era la maniobra?

Los implicados participaban de una actividad de “gestión” y “obtención de documentación” para adulterar registros de identidad y obtener así documentos uruguayos por parte de ciudadanos rusos, señaló la investigación de la fiscal. Esto le permitía a los rusos, con datos falsificados, hacer el trámite para obtener la ciudadanía y acceder a documentos como el pasaporte.

En el paso a paso, lo primero era contactar a los “clientes” rusos. Luego adulteraban partidas rusas originales inscribiendo como hijos naturales de un ciudadano uruguayo (en general fallecido) a ciudadanos de nacionalidad rusa mediante datos obtenidos de partidas que la banda procuraba al acceder a registros oficiales.

También oficiaban como gestores del trámite: gestionaban un horario de atención en la Dirección Nacional de Identificación Civil, indicaban a los presuntos hijos de uruguayos cuando debían concurrir, y ofrecían un servicio de traducción para el trámite, señaló un documento de la Fiscalía.

Además del rol de Astesiano, que tenía acceso a bases de datos de Identificación Civil, otro uruguayo también imputado validaba las partidas y oficiaba de gestor de trámites. El ciudadano ruso, en tanto, conseguía los clientes, acordaba los montos que le debían pagar y oficiaba como traductor.

Antecedentes penales del custodio de Lacalle Pou

Alejandro Astesiano, jefe de la custodia de Lacalle Pou, acompañó al presidente en su asunción del 1° de marzo de 2020 durante una recorrida por Montevideo. En la imagen, Astesiano es el más alto de los dos hombres al lado del vehículo.dfd

El presidente Lacalle Pou contó el lunes en una conferencia de prensa que conoció a Astesiano durante la campaña electoral de 1999 y que luego siguió en contacto porque trabaja para dirigentes del Partido Nacional. En tanto, trabajó para Lacalle Pou en la campaña de 2014 y en la posterior, de 2019, cuando acompañó al ahora presidente como su custodio personal. Luego fue designado jefe de la Seguridad Presidencial. El presidente lo desvinculó del puesto una vez conocida el martes su imputación.

Astesiano fue detenido el domingo en la residencia presidencial ubicada en el Prado de Montevideo. La imputación de los tres delitos fue el martes en la tarde. En una conferencia de prensa que brindó el lunes, Lacalle Pou dijo en primera instancia que su custodio no tenía antecedentes. El hombre había sido procesado por estafa sin prisión en abril de 2002. Este caso, como no tuvo condena, no es contado como un antecedente, señaló el penalista Germán Aller en el programa radial En Perspectiva. De todos modos, Astesiano contaba además con más de 20 anotaciones policiales, con distintas indagatorias por hurto y estafa.

PUBLICIDAD

Pero además, luego de su imputación en el caso de los pasaportes para rusos, se conoció que Astesiano en 2013 había estado preso por un delito continuado de estafa, una causa en la que fue condenado en 2014. Según informó El Observador, el hombre ofrecía casas para alquiler en Punta del Este que no existían. Por la maniobra llegó a obtener US$30 mil.

El Ministerio del Interior señaló el miércoles a través de un comunicado que en 2020 y 2021 la cartera informó al presidente que Astesiano “carecía de antecedentes penales”. Ahora el Ministerio del Interior realiza una investigación interna para determinar por qué a Lacalle Pou no le entregaron toda la información sobre los antecedentes de su custodio.

Sanguinetti y Mujica: ¿Afecta la imagen de Uruguay?

Los expresidentes Julio María Sanguinetti y José Mujica en octubre de 2020, durante la última sesión que compartieron en la Cámara de Senadores. Foto: Poder Legislativo de Uruguay.dfd

Los expresidentes Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000) y José Mujica (2010-2015) se refirieron en las últimas horas al tema que por estas horas domina la agenda pública de la administración de Lacalle Pou. Sanguinetti es socio del gobierno en la coalición oficialista y en la actualidad es secretario general del Partido Colorado. Mujica es un referente de la oposición del Frente Amplio.

PUBLICIDAD

Sanguinetti dijo el miércoles en una rueda de prensa que es un caso “penoso” y “molesto” que “mortifica” al presidente Lacalle Pou, pero dijo que el jefe de Estado lo afronta con “transparencia”. Además fue consultado sobre si podría afectar la imagen de Uruguay. “No creo que tenga esa trascendencia, no debemos magnificar. No debemos magnificarlo aún cuando en el caso de nuestro país sí tenemos que ser celosos de todos los procedimientos, como se ha sido siempre”, respondió el expresidente, según consignó El País.

Mujica, en cambio, dijo en otra rueda de prensa que le preocupa cómo el caso pueda afectar “la imagen” de Uruguay. “Mi preocupación más fuerte es la repercusión de imagen internacional que nos da, porque afecta la figura del presidente, porque se junta con lo que pasó con el otro pasaporte, y desgraciadamente las noticias malas son las que más se difunden”, afirmó, también en alusión a un pasaporte que el narco uruguayo Marcel Marset recibió cuando estaba preso en Dubai. “Cuesta mucho construir una imagen positiva de un país pequeño, que la tiene, por su solidez institucional, y creo que estas cosas nos afectan porque no son buenas y se llenan de anécdotas”, agregó Mujica según declaraciones que recogió Canal 10.

PUBLICIDAD