Uruguay

La lista actualizada de los empresarios argentinos en Uruguay: quiénes son y cómo viven

Distintos empresarios argentinos eligieron Uruguay para vivir, invertir y llevar adelante sus compañías. ¿Cuáles son los personajes más destacados que viven en Uruguay en 2022?

El Hotel Carrasco. Administrado en la actualidad por Sofitel, el hotel es uno de los emblemas del barrio montevideano elegido por David Vélez. Fuente: Intendencia de Montevideo.
29 de septiembre, 2022 | 04:00 AM

Desde el fundador de MercadoLibre (MELI) Marcos Galperin a los de Globant (GLOB) Martín Migoya y Guibert Englebienne, el empresario petrolero y vitivinícola Alejandro Bulgheroni, o el exfutbolista Fernando Cavanaghi, cada vez son más los empresarios argentinos que eligieron vivir en Uruguay.

La lista, que tuvo un acelerado crecimiento durante una pandemia en la que Uruguay nunca estableció cierres obligatorios, es cada vez más extensa a medida que pasa el tiempo y persiste la volatilidad de la economía argentina. La brecha cambiaria en ese país, por lo pronto, superó el 100% este año.

Del ámbito tecnológico, entre otros, también viven en Uruguay otro de los fundadores de MercadoLibre, Hernán Kazah, que ahora dirige el fondo Kaszek Ventures, el fundador de InvertirOnline Facundo Garretón, el de AuthO Matías Woloski, el de Ripio Sebastián Serrano, el de VU Security Sebastián Stranieri, o el DeRemate y ZonaProp Guido Grinbaum.

PUBLICIDAD

Aunque la mayoría de ellos evita hablar en público de los motivos que los llevaron a mudarse a Uruguay, los argumentos incluyen distintas aristas desde sociales y familiares, hasta políticas y también impositivas, según narraron a Bloomberg Línea distintas fuentes vinculadas con los empresarios argentinos. En Uruguay buscan paz para la vida familiar, al tiempo que invierten y desarrollan distintos emprendimientos, mientras desde el gobierno insisten una y otra vez con la “seguridad jurídica” de un marco normativo que también incluye un combo de beneficios fiscales para alentar la llegada de eventuales inversores.

También están en Uruguay empresarios argentinos vinculados al agro como Gustavo Grobocopatel, especializado en el negocio de la soja, al tiempo que Bulgheroni invirtió en Uruguay en la Bodega Garzón, que ya es una de las principales del país, y también en un mega tambo. El expresidente de Fiat en Argentina Cristiano Rattazzi también vino a vivir a Uruguay, lo mismo que hizo Manuel Antelo, quien lanzó un proyecto automotriz que incluye una planta ensambladora de vehículos para Ford y la automotora Car One.

Del ámbito financiero, ahora residen en Uruguay Federico Tomasevich de Puente y Claudio Porcel de Balanz. Y también hay argentinos de la industria farmacéutica como Daniel Sielecki de Elea.

PUBLICIDAD

En Uruguay están habilitadas las sociedades anónimas deportivas (SAD) y para ese rubro también llegaron argentinos. Uno de los más notorios es el ídolo de River Plate, Cavenaghi, que es director deportivo del club Racing de Montevideo, equipo que acaba de lograr el ascenso a primera división.

Los argentinos en Uruguay también desembarcaron en los medios de comunicación. Aunque no viven en Uruguay, Gerardo Werthein y Gabriel Hochbaum compraron El Observador, un medio de referencia en información política y económica que era propiedad de Ricardo Peirano. En el área del comercio y el retail, el empresario Francisco De Narváez es propietario de Ta-ta, una de las tres principales cadenas de supermercados. El grupo también tiene tiendas de ropa y electrodomésticos.

Los motivos

Las razones que llevaron a un traslado de varios de estos empresarios son variadas, aunque uno de los principales debates entre el gobierno argentinos y algunos de los que se trasladaron a Uruguay es la carga impositiva.

Para el embajador argentino en Montevideo, Alberto Iribarne, el principal motivo de la venida a Uruguay de empresarios argentinos es por razones fiscales. “Creo que básicamente en el caso de los empresarios más importantes es por un tema fiscal, para pagar menos impuestos concretamente”, respondió el exministro de Justicia del gobierno de Néstor Kirchner al ser consultado sobre por qué creía que empresarios argentinos se instalaban en Uruguay.

En una entrevista anterior con Bloomberg Línea, Grinbaum dijo que “Argentina necesita una reforma impositiva importante” porque según sostuvo, con el riesgo que toman los empresarios, “la presión impositiva es exageradamente alta”.

Rattazzi hizo un comentario en una línea durante una entrevista que concedió en abril de este año pasado a LN+. “Yo tenía todo mi patrimonio afuera. Y empezaron a aparecer unos impuestos distorsivos. Si seguían llegando, en 10 años me quedaban sin patrimonio. Por eso dije, ‘me voy a un país tranquilo y encantador’. Se me hacia muy pesada la situación que estaba viviendo la Argentina”, afirmó el empresario ahora retirado.

PUBLICIDAD

En el caso de Galperin, si bien nunca manifestó en concreto los motivos de su residencia en Uruguay, sí es público su enfrentamiento con el gobierno peronista de Alberto Fernández. De hecho, el empresario renunció en febrero de 2020 como CEO de la filial argentina de MercadoLibre, mientras ahora dirige las operaciones globales desde Montevideo.

Cavenaghi, que ahora está al frente de un proyecto deportivo de un club de fútbol menor en Uruguay donde apunta a la formación y venta de jugadores, dijo en una entrevista con el diario El País que Uruguay “es un país muy serio, con una moneda estable y buenas condiciones para trabajar”. El exfutbolista ahora devenido en empresario contó también por qué en su caso eligió residir en Punta del Este. “Estoy casado, tengo tres hijos. Lo elegimos por la tranquilidad. Nosotros somos de un pueblo de 2.000 o 2.500 habitantes entonces la posibilidad de vivir en un lugar tan lindo, tranquilo y con mar, es algo único”, afirmó al matutino le goleador nacido en la localidad de O’Brien, a 230 kilómetros de Buenos Aires.

¿Cómo viven?

La rambla es uno de los paseos tradicionales de los montevideanos. La imagen es entre Malvín y Punta Gorda. Foto: Intendencia de Montevideodfd

Los empresarios argentinos residen, en general, en la zona de Carrasco, si están en Montevideo, o en los distintos enclaves que rodean la península de Punta del Este, desde Punta Ballena y Solanas, hasta La Barra, Balneario Buenos Aires o José Ignacio.

PUBLICIDAD

Carrasco es un exclusivo barrio residencial ubicado al este de Montevideo. Su principal calle, la avenida Arocena, nuclea un conjunto de restaurantes y cafés que mueven la vida social de una zona de Montevideo caracterizada por sus jardines y construcciones bajas en altura. La densidad vehicular de Montevideo, si bien es cada vez mayor, permite trasladarse con facilidad en 15 o 20 minutos a la zona de World Trade Center, el principal enclave de negocios de la ciudad, o en 40 minutos al Centro.

Los que eligen vivir en Punta del Este y sus alrededores, en tanto, optan por un estilo aún más tranquilo, y varios de ellos destacan la posibilidad de coordinar cafés con otros empresarios a pocos minutos de distancia. De hecho, un grupo de argentinos, sobre todo vinculado a la industria tecnológica, tienen cenas cada dos semanas para mantenerse en contacto.

PUBLICIDAD

Un país caro

Los argentinos que desde 2020 pidieron la residencia legal en Uruguay fueron más de 24 mil. Aunque no se conocen datos actualizados, los que solicitaron la residencial fiscal son la minoría de esos.

Desde enero hasta julio de este año hubo 4.892 solicitudes de residencias de argentinos en Uruguay, según datos de Cancillería publicados por El Observador. La proyección es que las solicitudes sean unas 8.300 para fin de año. En todo 2020 habían sido 6.816 y en 2021 fueron 12.849.

Pero vivir en Uruguay no es para cualquiera. Según admiten tanto dirigentes políticos como economistas, el costo de vida es una barrera para instalarse del otro lado del Río de la Plata, sobre todo para argentinos de clase media con sueldos en pesos.

PUBLICIDAD

Un apartamento con dos dormitorios en una zona de clase media de Montevideo, como el Centro o Cordón, puede costar en el entorno de US$ 140.000, y un garage cuesta en el entorno de US$20.000. Al tiempo que en Pocitos o Punta Carretas, equivalentes a zonas porteñas como Palermo o Recolecta, pueden costar entre US$220.000 a US$270.000 (sin garage), dijo en diálogo con Bloomberg Línea el director de la consultora inmobiliaria Moebius, Gonzalo Martínez.

Los números duplican incluso si el interés es por casas en zonas más residenciales de Montevideo como Carrasco, y pueden ser todavía más caros en Punta del Este, La Barra o los cada vez exclusivos José Ignacio o el balneario Buenos Aires. En la Torre Trump, por ejemplo, sobre la Playa Brava de Punta del Este, las unidades fueron vendidas desde más de US$500.000 y hasta US$1,7 millones en función del metraje y la orientación.

Fuente: Municipio de Maldonadodfd

En cuanto a alquileres en Montevideo, según un estudio de Mercado Libre, la mayor demanda de apartamentos se concentra en un rango de entre $15 mil y $20 mil (en el entorno de US$400), y en barrios como Brazo Oriental y Pocitos. Por estos precios puede conseguirse en general un monoambiente o un apartamento de un dormitorio. En zonas más residenciales como Punta Gorda, los alquileres rondan los $40.000, un poco menos de US$1.000.

PUBLICIDAD

En Montevideo un almuerzo para dos personas en un restaurante de las zonas costeras está arriba de US$40. Y en Punta del Este más de US$50. En un restaurante porteño de primera línea se puede comer por menos de la mitad. Para llenar un tanque de nafta de 35 litros, en Uruguay se requieren US$66 dólares mientras en Buenos Aires por US$16 se puede acceder a la misma cantidad de combustible, con base en la cotización del dólar blue de este miércoles.

¿Cómo son los sueldos para ejecutivos en Uruguay? De acuerdo a un informe de la consultora Adeco difundido por El Observador, los mejores salarios en Uruguay se pagan en el rubro tecnológico. El salario base de un programador ronda los US$1.1000, un gerente de infraestructura puede ganar US$4.500 y uno de Desarrollo hasta US$10.300. Sin embargo, la remuneración promedio del sector privado es $42.360, poco más de US$1.000, según consignó El Observador.

Tax Holiday

El gobierno de Luis Lacalle Pou introdujo un conjunto de modificaciones regulatorias para alentar la llegada de empresarios extranjeros. El Parlamento uruguayo votó en 2020 una ley que amplió a 11 años (10+1) el periodo de vacaciones fiscales para personas no residentes, que hasta el momento era de seis años.

Consultada por Bloomberg Línea, Isabel Laventure, socia e integrante del equipo de Impuestos de Ferrere Abogados, explicó que Uruguay tiene un régimen de tributación atado al criterio de la fuente, con lo que hay dos impuestos en juego: el impuesto al patrimonio (bienes personales) y el impuesto a la renta. En ese sentido, la especialista explicó que los beneficios dependen por un lado de la estructura de activos y de dónde se generan las rentas.

“Si tenes pocos bienes en Uruguay y la mayoría de tus rentas son de fuente extranjera, seguro que venir a vivir a Uruguay cierra muy bien desde el punto de vista impositivo. Aunque ahí es que empezás a hacer números, porque Uruguay es mucho más caro que Argentina”, dijo Laventure en relación a costos fijos como colegios, alquileres o tarifas públicas.

Para el impuesto al patrimonio, Uruguay solo grava los bienes ubicados en el territorio, por lo que los argentinos deben pagar los mismos tributos que el resto en relación a las propiedades. Lo que sí existe es un régimen especial para ciertas rentas de capital de fuente extranjera, sobre todo dividendos e intereses. Y para eso los residentes fiscales pueden ampararse en un régimen de vacaciones fiscales, ya que esas rentas no están gravadas por el Impuesto a la Renta de los No Residentes (IRNR).

En ese sentido, una vez obtenida la residencia fiscal existe la opción de tributar como No Residente por rentas de capital mobiliario del exterior por el año que se vuelve residente y por los 10 años siguientes para residentes fiscales a partir de 2020. Esto implica no tributar por los rendimientos de capital mobiliario del exterior. Una vez que pasa ese período, las rentas por esos intereses o dividendos se gravan al 12%.

“El tax holiday te permite hacer una opción, para determinadas rentas, por un impuesto que no grava esas rentas”, sintetizó Laventure.

En el caso de utilidades de empresas generadas en el exterior, en el régimen general queda gravado al 12% de Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF). En caso de encontrarse en el régimen de vacaciones fiscales, no se debe tributar nada sobre eso.

La otra opción que se da a los interesados en acceder a la residencia fiscal es la de pagar el impuesto a la renta por los rendimientos de capital del exterior a una tasa de 7% en vez de 12% desde el primer año.

Laventure dijo que, como asesora, en general ve que los empresarios optan por la primera de las opciones.

Pero uno de los puntos clave, más allá del sistema uruguayo, es cómo dejar de tributar en Argentina. “Solamente obtener la residencia fiscal en Uruguay no les va a ser suficiente para que Argentina le respete la baja como contribuyentes”, señaló la especialista de Ferrere Abogados. “Hay requisitos que tienen que ver con una mudanza efectiva, con no dañar en Argentina un centro de intereses, con no estar en el país una determinada cantidad de días. Y no tiene nada que ver con lo que te pase en Uruguay”, explicó al referirse a los requisitos del fisco argentino.

Los sueldos en zonas francas

Otro de los aspectos a tener en cuenta es que Uruguay habilita a los extranjeros que trabajan en zonas francas a pagar IRNR en lugar de Impuesto a la Renta de las Personas Físicas por su sueldo. El IRPF va del 0% al 36% mientras el IRNR tiene una tasa plana del 12%.

“Hay salarios muy altos a los que también les cierra por ese lado. Es gente que tiene rentas de fuente extranjera para lo que usa el Tax Holiday, y además si las rentas de fuente uruguaya, las pagan al 12%, los números le cierran mejor”, explicó Laventure.

PUBLICIDAD