Economía

Por qué economía de EE.UU. esquivó un golpe más duro en inflación pese a huracán Ian

El huracán devastó casas y cosechas pero su impacto en la macroeconomía será limitado, según un experto de Moody’s Analytics

El paso del huracán por el estado de Florida destruyó comercios, viviendas y puentes. Fotografía: Eva Marie Uzcategui/Bloomberg
Por Katia Dmitrieva, Augusta Saraiva y Michael Sasso
02 de octubre, 2022 | 12:57 PM

Bloomberg — El paso del huracán Ian por Estados Unidos destrozó innumerables casas y arruinó cosechas de frutas poniendo en peligro las ya frágiles cadenas de suministro. Pero, pese a sus devastadoras consecuencias, el hecho de que la tormenta haya bordeado una zona clave de producción de fertilizantes en el estado de Florida significa que la macroeconomía de Estados Unidos se salvó de lo peor.

Ian tocó el miércoles la costa de Fort Myers, en el tercer estado más grande del país, a punto de alcanzar la categoría 5, la más potente, y el viernes tocó tierra por segunda vez en Carolina del Sur.

Además de la tragedia humana, la tormenta se convertirá en una de las 10 más costosas de EE.UU., con unos daños económicos de entre US$70.000 millones y US$120.000 millones.

PUBLICIDAD

Los golpes

El impacto es amplio en Florida, incluyendo residencias aseguradas y no aseguradas, edificios de oficinas, infraestructura y un golpe en la industria clave del turismo.

El cierre de los canales de distribución del sureste para productos que van desde automóviles a bienes minoristas puede tener un efecto dominó en el resto del país. Pero es probable que se haya evitado un golpe más duradero a la inflación, ya que la tormenta no afectó a un centro crítico de producción de fertilizantes utilizado por los agricultores de EE.UU. y de todo el mundo.

“La tormenta es devastadora para algunos condados de Florida, pero el impacto macroeconómico es bastante menor”, dijo Ryan Sweet, jefe de investigación de política monetaria de Moody’s Analytics.

PUBLICIDAD

El analista prevé que el descenso de la producción económica -incluido el menor gasto de los consumidores y la pausa en la actividad empresarial- puede restar unas décimas al crecimiento económico del tercer trimestre.

Además de la devastación en algunos condados de Florida, Ian expuso el creciente riesgo de desastres climáticos y la magnitud de los estragos que pueden causar en la economía. Los científicos advierten que las tormentas están aumentando en frecuencia y gravedad a medida que aumenta la temperatura global. En EE.UU., esto hace que las costas corran un riesgo especialmente alto de sufrir más inundaciones, daños a la propiedad y el desempleo, además de poner en peligro la vida.

Costos de los daños

Las catástrofes naturales costaron US$280.000 millones en todo el mundo el año pasado, según la aseguradora Munich Re, y los daños en EE.UU. representaron aproximadamente la mitad de ese valor. La mayor parte no estaba asegurada, por lo que los consumidores, los gobiernos y las empresas tuvieron que pagar los costos.

Los daños totales asegurados por el huracán Ian podrían ascender a US$120.000 millones, según AccuWeather, cuyas estimaciones suelen ser más elevadas que las de otros grupos. La empresa de investigación Enki Holdings LLC elevó sus costes estimados a unos US$71.000 millones -incluyendo la pérdida de producción económica del turismo y los daños en infraestructuras y viviendas- después de que la tormenta se fortaleciera hacia Carolina del Sur el viernes. Otras estimaciones oscilaban entre US$40.000 millones y US$55.000 millones.

El impacto económico se genera a través de los daños a las propiedades, las cosechas y las infraestructuras de transporte, incluidos los aeropuertos y las carreteras. Después de que las importaciones se desviaran cada vez más por sus demoras de los puertos de la Costa Oeste durante la pandemia, los centros del sureste, como Jacksonville (Florida) y Charleston (Carolina del Sur), manejan ahora una carga más diversificada, lo que pone de manifiesto cómo Ian podría acabar provocando interrupciones en el suministro en todos los sectores.

Ian se ubica entre las tormentas que más costaron en la historia de EE.UU.dfd

También es probable que las tarifas de camiones aumenten en los próximos meses después de caer este año, ya que los vehículos se redistribuirán en las zonas más afectadas de Florida con cargas de materiales de construcción, agua y otros suministros, dijo Robert Weist, vicepresidente de transporte en Crowley Maritime Corp. “Va a endurecerse”, afirmó Weist, cuya empresa emplea a 7.000 personas y opera sus propios camiones, embarcaciones y terminales de envío.

PUBLICIDAD

Los mercados laborales suelen sufrir un duro golpe tras los desastres naturales, con miles de personas desplazadas. Cuando el huracán Harvey, otra tormenta de categoría 4, azotó Texas en 2017, las solicitudes de desempleo en el estado se dispararon más de cuatro veces el promedio de ese año.

Las dañadas producciones de naranjas en Florida tienen a los agricultores preparándose para pérdidas importantes en el estado que produce más del 70 % de los cítricos del país, y los futuros del jugo de naranja se disparan en una industria que ya enfrenta caídas de precios.

En cuanto a las propiedades, más de 7,2 millones de residencias tienen un riesgo de inundación repentina de medio a alto debido a la tormenta de categoría 4, según CoreLogic, con costos potenciales totales de reconstrucción de alrededor de $1,6 billones.

PUBLICIDAD

Fertilizantes: se evitó “un desastre”

Mientras aumentan los daños locales, la economía nacional probablemente evitó el peor de los casos. Florida es un importante productor de fertilizantes de fosfato, incluidas las plantas propiedad de Mosaic Co., que produce aproximadamente la mitad del suministro del país. Un golpe importante a estas instalaciones habría llevado a un aumento en los precios de los fertilizantes y los costos agrícolas que eventualmente se habrían reflejado en los precios de los alimentos para los consumidores.

El camino de Ian bordeó el área y las primeras evaluaciones de Mosaic muestran que las aguas pluviales estaban bien contenidas.

PUBLICIDAD

“Se evitó un desastre para la industria de fertilizantes con la forma en que siguió la tormenta”, dijo Alexis Maxwell, analista de Bloomberg Intelligence. Los precios al contado de los fertilizantes de Florida disminuyeron en la semana previa al paso del huracán. Los agricultores generalmente compran fertilizantes en noviembre, aplicando los nutrientes para prepararse para futuras siembras después de haber extraído el maíz y la soya del suelo.

Hasta el sábado, los puertos habían reabierto, incluso en Jacksonville, el puerto de contenedores más grande de Florida y una de las principales puertas de comercio de automóviles, y Charleston.

Los operadores de centros de distribución en zonas del sureste se sintieron afortunados de que el huracán Ian se desplazara hacia el norte. George Powers, que opera en Savannah y Charleston, vio pocos contratiempos.

PUBLICIDAD

“No tuvimos ningún daño y volvimos a funcionar hoy”, dijo el sábado Powers, director ejecutivo de TradePort Logistics.

Lea más en Bloomberg.com.

PUBLICIDAD