EE.UU.

El cambio climático hizo que el huracán Ian tuviera 10% más de lluvia: científicos

El presidente del país, Joe Biden, dijo que probablemente esté entre las tormentas más destructivas de la historia de EE.UU. Los daños podrían ascender hasta US$100.000 millones

Imagen de la devastación del huracán Ian
Por Eric Roston
03 de octubre, 2022 | 09:31 AM

Bloomberg — El cambio climático hizo que las lluvias más extremas del huracán Ian un 10% peores, según un primer análisis de la tormenta de dos científicos climáticos de EE.UU.

Su análisis se enfocó únicamente en las precipitaciones, y no en otras métricas climáticas fundamentales relacionadas con los huracanes, como la fuerza, la intensificación y el aumento del nivel del mar.

Ian ha causado devastación en Florida, y las inundaciones están entre los principales causantes de daños. El presidente del país, Joe Biden, dijo que probablemente esté entre las tormentas más destructivas de la historia de EE.UU. El conteo total de muertes no se sabrá durante semanas. Los daños podrían estar entre los US$68.000 millones y US$100.000 millones.

PUBLICIDAD

Para llegar a su conclusión, los científicos, Michael Wehner del Berkeley National Laboratory y Kevin Reed de la Stony Brook University se basaron en lo que denominan un enfoque de “línea de tiempo”, que busca usar un modelo disponible públicamente para reproducir la tormenta.

Con él son capaces de eliminar los efectos del cambio climático “utilizando una especie de ‘libro de cocina’ de los estudios existentes”, dijo Wehner. Una vez eliminados los efectos de la contaminación por gases de efecto invernadero, vuelven a realizar la simulación para hacerse una idea del “mundo que podría haber existido si no hubiera habido cambio climático”, explica.

La diferencia entre las dos simulaciones da como resultado la estimación final: que Ian fue un 10% más húmedo debido al cambio climático.

PUBLICIDAD

Reed y Wehner utilizaron el mismo método en una investigación publicada en una revista revisada por pares en abril con un tercer colega, Colin Zarzycki, de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Wehner dijo que el rápido examen del huracán Ian resultó ser “un poco más interesante” desde el punto de vista científico de lo que esperaba. La razón radica en un descubrimiento realizado en parte por un ingeniero francés, Benoît Clapeyron, en la década de 1830. Mientras intentaba mejorar las máquinas de vapor, Clapeyron descubrió algo interesante sobre el aire y el agua: Por cada grado centígrado de aumento de la temperatura, el aire parecía ser capaz de retener un 7% más de vapor de agua. Esto se conoce ahora como la ecuación de Clausius-Clapeyron.

Imagen de la devastación del huracán Iandfd

Lo que es cierto para las máquinas de vapor también lo es para la atmósfera global. Casi dos siglos después, ese mismo fenómeno permite a los científicos estimar cuánto han hecho llover los ciclones tropicales las emisiones de gases de efecto invernadero. Con más de 1°C de calentamiento global, la atmósfera puede contener al menos un 7% más de agua.

Pero, ¿por qué iban a llover un 10% más si la cantidad de humedad añadida a la atmósfera es menor? Además, el aire de Florida se ha calentado menos de 1°C, dice Wehner. Eso significa que el 10% se acerca más a dos veces la humedad que el cambio climático ha aportado al estado. Así que hay algo más que intensifica las lluvias de los huracanes, dice Wehner, tal vez relacionado con una mayor velocidad de los vientos.

No sólo Ian, sino otras tormentas recientes han dejado caer más lluvia de lo que el aumento de la humedad en la atmósfera indica que deberían haber hecho. La razón de ello es objeto de una investigación continua.

Wehner afirma que las lluvias extremas del huracán Harvey en 2017 fueron la primera señal de que los ciclones podían arrojar más lluvia a un ritmo mucho más rápido que el aumento de la humedad atmosférica previsto por Clausius-Clapeyron. El cambio climático, según los estudios, podría haber aumentado las precipitaciones de Harvey entre un 19% y un 24% respecto a las expectativas de la era preindustrial.

PUBLICIDAD

El estudio de abril que sirvió de punto de partida para el nuevo análisis examinó la temporada de huracanes del Atlántico Norte de 2020, históricamente anómala, en la que se produjeron 30 tormentas con nombre, más del doble de la media estacional. Doce de ellas afectaron a Estados Unidos, causando más de US$40.000 millones en daños. Los científicos descubrieron que las precipitaciones máximas de tres horas de los huracanes fueron un 11% más altas de lo que habrían sido en el mundo preindustrial, y las precipitaciones máximas acumuladas de tres días fueron un 8% más altas.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD