Negocios

Incesante repunte del dólar sube apuestas sobre intervenciones de gobiernos

Alrededor del 45% de los 795 encuestados en la última encuesta de MLIV Pulse esperan una respuesta orquestada de varios gobiernos para frenar el fortalecimiento del dólar

Un trabajador sostiene billetes de dólares estadounidenses en una oficina de cambio de divisas en Yakarta, Indonesia, el miércoles 2 de marzo de 2022.
Por Liz McCormick, Simon White y Matt Turner
03 de octubre, 2022 | 12:26 PM

Bloomberg — Está previsto que el dólar estadounidense extienda su fortaleza, lo que aumenta la especulación de que los gobiernos realicen intervenciones inusuales en el mercado para hacer apuntalar sus monedas, cada vez más debilitadas.

En la última encuesta de MLIV Pulse, un 45% de los 795 encuestados espera un intento orquestado por las principales potencias mundiales para debilitar al dólar, aunque Estados Unidos ha intentado frenar los rumores sobre una decisión de esta naturaleza.

Un número casi igual de encuestados dijo que espera que Japón intensifique por cuenta propia sus costosos esfuerzos para apuntalar el yen, sin el apoyo de otros. Dos tercios de los encuestados consideran que el índice Bloomberg Dollar Spot alcanzará nuevos máximos durante el próximo mes.

PUBLICIDAD
¿Alguien podrá detener este rally?dfd

El dólar se ha disparado a medida que los inversores internacionales aprovechan la subida de las tasas de interés en EE.UU. o buscan un refugio frente a las turbulencias de los mercados (incluso en el Reino Unido) y los mercados emergentes.

El repunte está exacerbando las dificultades económicas de las naciones de todo el mundo al hacer subir los precios de los alimentos y el combustible importados. Eso está presionando aún más a muchos bancos centrales, que han estado subiendo las tasas de interés en un esfuerzo por frenar el aumento de la inflación.

El dólar también es un lastre para los beneficios de las empresas estadounidenses, al reducir el valor del dinero que se gana en el extranjero. Casi el 90% de los encuestados espera que los beneficios del tercer trimestre se vean más afectados por el dólar que el trimestre anterior.

PUBLICIDAD

“La tendencia alcista del dólar a corto plazo va a persistir”, dijo Joseph Lewis, jefe de soluciones corporativas de cobertura y divisas de Jefferies LLC. “A largo plazo, el mundo cambiará y algunas de las otras divisas se recuperarán. Pero el comportamiento humano me dice que parece que estar en EE.UU. es un lugar mejor ahora”.

El dólar se ha visto impulsado por la política de endurecimiento más agresiva de la Reserva Federal desde principios de los años 80, que ha hecho subir los rendimientos de los bonos estadounidenses. El índice Bloomberg Dollar Spot ha subido un 14% este año, y la divisa ha ganado aún más frente a la libra y el yen. La libra se desplomó hasta un mínimo histórico a finales de septiembre debido a la preocupación por los planes de recortes fiscales del Reino Unido.

Japón gastó US$19.700 millones en su primera intervención desde 1998 para apuntalar la moneda, pero la sorpresiva medida no dio resultados duraderos. A diferencia de la Fed, el Banco de Japón ha mantenido las tasas de interés bajas.

Hay una gran divergencia entre la política monetaria de los bancos centrales,: la Fed está siendo muy agresiva y algunos otros más moderados”, como el Banco de Japón y el Banco Popular de China, dijo Nancy Davis, fundadora de Quadratic Capital Management. “Esto está haciendo que el dólar sea increíblemente fuerte”.

La administración del presidente Joe Biden tiene pocos incentivos para debilitar el dólar, ya que podría ejercer más presión sobre la inflación estadounidense. Y el director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, Brian Deese, dijo que no espera ningún acuerdo entre las principales economías para contrarrestar la fortaleza de la moneda.

Pero los encuestados de MLIV dijeron que una subida más pronunciada podría desencadenar tal movimiento.

PUBLICIDAD

La última vez que hubo una ronda importante de acción coordinada para debilitar el dólar fue en la década de 1980, cuando el Reino Unido, Francia, Alemania Occidental, Japón y EE.UU. acordaron actuar de forma concertada en el esfuerzo denominado Acuerdo del Plaza. En 2011, Japón consiguió el apoyo del Grupo de los Siete para intervenir tras el tsunami y durante la crisis financiera asiática. Los miembros del G-7 también cooperaron para apuntalar el euro en septiembre de 2000.

Cualquier posible intervención monetaria coordinada podría dar lugar a rebotes significativos en la mayoría de las divisas frente al dólar. En los dos meses siguientes al Acuerdo del Plaza, el dólar cayó más de un 10%, y el descenso total en los dos años siguientes alcanzó un máximo de casi el 50%. Actualmente, muchos inversores han tomado posiciones largas en el dólar, y una intervención para debilitarlo desencadenaría una ola de ventas.

La libra y el euro ya se encuentran en una “semicrisis” monetaria y, a la larga, “podríamos necesitar incluso la coordinación de algunos bancos centrales si esto continúa”, dijo Adrian Zuercher, jefe de asignación global de activos de UBS Global Wealth Management, en una entrevista a Bloomberg TV.

PUBLICIDAD

La fortaleza del dólar también está perjudicando a algunos inversores en bolsa. Casi el 90% de los encuestados dijo que el impacto será más evidente en los resultados del tercer trimestre.

Se preguntó a los encuestados sobre el impacto en las empresas mundiales con sede en Estados Unidosdfd

Microsoft Corp. (MSFT) advirtió que un dólar más fuerte estaba perjudicando sus resultados cuando recortó sus perspectivas en junio, justo antes de la temporada de resultados del segundo trimestre. Durante las convocatorias de beneficios de ese trimestre con las empresas del índice S&P 500, los analistas y ejecutivos mencionaron el dólar más de 1.000 veces, la mayor cantidad en tres años, según datos recopilados por Bloomberg.

PUBLICIDAD

“La cobertura de las tasas de interés y el cambio de divisas es lo más importante para la gente”, dijo Lewis, de Jefferies. “Para la mayoría de las empresas, un movimiento del 5% o del 10% en una divisa es algo que pueden ignorar, pero un movimiento del 20% es algo con lo que tienen que lidiar”.

Algunos de los encuestados de MLIV Pulse también mencionaron la crisis de la deuda de los mercados emergentes, la refinanciación y los problemas de liquidez como posibles amenazas derivadas de la subida del dólar este año. También se mencionó la crisis energética, ya que del dólar encarece el petróleo y el gas en moneda local, lo que hace aumentar la ya elevada inflación.

Con la asistencia de Nour Al Ali y Tomoko Yamazaki.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD