Economía

México pone a prueba nuevo modelo de justicia laboral con etapa más compleja de la reforma

A partir de hoy las juntas de conciliación dejan de recibir asuntos y entra en funciones la tercera y última etapa de la reforma en 11 estados del país

El Proyecto de Presupuesto contiene una bolsa de MXN$800 millones para la implementación de la reforma en 2023.
03 de octubre, 2022 | 06:00 AM

Ciudad de México — México pone a prueba el nuevo modelo de justicia laboral, que exige el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), con el inicio de la etapa más compleja de la reforma en los 11 estados del país con mayor actividad económica y conflictividad.

La justicia laboral en México acumula años de ser disfuncional y la reforma laboral busca revertir esa condición, la meta es que los trabajadores accedan a justicia pronta y expedita; sin embargo, el inicio de la tercera etapa está resultando abrumador, algo caótico y con presupuesto austero, de acuerdo con expertos consultados por Bloomberg Línea.

Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Michoacán, Yucatán y Ciudad de México son las entidades correspondientes a la tercera etapa de la reforma y las que concentran la mayor actividad manufacturera y económica. Ciudad de México es la entidad con el tribunal laboral más grande del país y por ende con la mayor cifra de asuntos.

PUBLICIDAD

La reforma laboral en materia de justicia entró en vigor el 1 de mayo de 2019 y su implementación se diseñó en tres etapas: la primera entró en vigor el 18 de noviembre de 2020 en ocho estados del país, la segunda inició el tres de noviembre en 13 estados y la tercera y última etapa arranca este lunes tres de octubre de 2022 en 11 estados del país.

Transitar al nuevo modelo de justicia en México significa pasar la justicia laboral de las juntas de conciliación y arbitraje al Poder Judicial, es decir, las juntas de conciliación se sustituyen por el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL), centros de conciliación locales, así como tribunales federales y locales.

Con el inicio de la tercera etapa de la reforma laboral, las juntas de conciliación y arbitraje cierran definitivamente sus ventanillas, lo que implica que desde hoy ya no recibirán nuevos asuntos y se dedicarán a resolver los más de 500,000 asuntos presentados antes de la reforma.

PUBLICIDAD

¿Cómo va la tercera etapa de reforma laboral de justicia?

Luisa María Alcalde, secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS), afirma que las 11 entidades de la tercera etapa de la reforma están listas para iniciar, aunque reconoce que se trata de la fase más compleja de implementar y que aún hay pareas de oportunidad.

Dijo que a partir de hoy van a coexistir durante un periodo, que espera no sea muy largo, las juntas de conciliación con los tribunales del nuevo modelo laboral y resaltó que con el nuevo modelo los trabajadores antes de ir a un juicio pueden conciliar con su patrón y obtener una solución en menos de 45 días, lo que le resulta una apuesta esperanzadora para los trabajadores.

“Eliminamos el coyotaje, la industria del litigio, los abogados que ganaban con los juicios que eran eternos. Hoy ya no es de que mando a un abogado que no tiene el interés de conciliar, sino que son los trabajadores los que resuelven”

Luisa María Alcalde, secretaria del Trabajo, en entrevista con Bloomberg Línea

Sin embargo, para Joyce Sadka, jefa del Departamento Académico de Derecho del ITAM, el inicio de la tercera etapa está siendo algo abrumador y ajetreado para las entidades porque les hizo falta tiempo para estar al 100% en este banderazo de salida y porque la pandemia y la situación económica han limitado el presupuesto para la reforma.

Sadka, quien participa en la implementación del nuevo modelo laboral y estuvo presente en la reunión de junio de 2021 con la vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, sobre temas laborales, dijo en entrevista que aun sin estar al 100% de sus operaciones, lo correcto es que las entidades inicien la tercera etapa y sobre la marcha mejoren procesos y se destinen los recursos necesarios.

Refirió que el inicio de la tercera etapa seguro despertará críticas respecto de que las entidades no están listas en su totalidad y que no estarán operando al 100%, no obstante, resaltó que la conciliación es un proceso del nuevo modelo que se ha visto que sí funciona en las entidades de la primera y segunda etapas.

“Aunque el lunes (hoy) va a ser un día caótico y va a haber muchas críticas, estamos hablando de un cambio muy grande y ambicioso. No digo que la situación está ideal, pero veo que hay voluntad para hacer las cosas bien y hay avances”

Joyce Sadka, jefa del Departamento Académico de Derecho del ITAM

Alejandro Avilés, presidente del Colegio de Abogados Laboralistas de la Ciudad de México, dijo que el avance en la mejora de procuración de justicia se verá a mediano plazo una vez que ya todos los asuntos se diriman en los tribunales independientes, será hasta entonces cuando se mida la eficacia de la reforma.

PUBLICIDAD

Apuntó que el reto del nuevo modelo de impartición de justicia laboral es que los operadores jurídicos tengan la capacitación y experiencia necesarias ante el tamaño del cambio.

“La tercera etapa será una medición real de si la reforma avanza por buen camino desde la perspectiva de la procuración de justicia. En lo colectivo avanza, aunque no con la velocidad que se requiere”

Alejandro Avilés, presidente del Colegio de Abogados Laboralistas de la Ciudad de México

Tercera etapa: presupuesto

Luisa María Alcalde rechazó las críticas que ha recibido el Gobierno federal por la falta de presupuesto para la implementación de la reforma, por el contrario, afirma que en total se han invertido MXN$10.000 millones en la implementación y que en los últimos tres años se han otorgado subsidios a los estados.

Indicó que para 2023 se proyectan recursos por MXN$800 millones para poder reforzar la implementación de la reforma en caso de que se identifique alguna problemática o se necesite más infraestructura.

PUBLICIDAD

“Hay recursos suficientes para ayudar a las entidades federativas. No comparto la idea de que no ha habido recursos suficientes, en ningún momento nos han faltado recursos, incluso, tanto el año pasado como el anterior hubo entidades que regresaron recursos a la Federación porque no eran necesarios”

Luisa María Alcalde, secretaria del Trabajo, en entrevista con Bloomberg Línea

La Barra Mexicana, Colegio de Abogados, A.C., manifestó a través de un comunicado en la víspera del inicio de la tercera etapa de la reforma que hay una reducida asignación presupuestaria que viene produciendo crisis que las juntas de conciliación y arbitraje, los nuevos tribunales laborales y sus instancias conciliatorias.

Joyce Sadka contó que visitó la oficina del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral en Ciudad de México y la misma entidad reconoció que no es suficiente el personal que tiene para el arranque, por lo que a principio de 2023 esperan realizar nuevas convocatorias para contratar conciliadores y notificadores.

PUBLICIDAD

“Algunas entidades destinaron los recursos al último momento”, dice al advertir que, si no se cuenta con el personal suficiente, se corre el riesgo de que los nuevos tribunales y oficinas del nuevo modelo laboral comiencen a presentar rezagos en la resolución de asuntos.

Alejandro Avilés dijo que en el caso de Ciudad de México, ante la falta de presupuesto, el edificio de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje compartirá parte de su infraestructura para albergar el nuevo Centro Local de Conciliación.

“La Junta de Ciudad de México es una de las que más expedientes tiene, por lo que si no se hace la inversión de presupuesto se corre el riesgo de que en el mediano plazo estos nuevos tribunales se vuelvan a inundar de expedientes y volvamos a lo que nos quejamos que es la lentitud en la resolución de los expedientes”, matizó.

PUBLICIDAD

¿Se acabó la simulación laboral con la reforma?

Joyce Sadka asegura que hay avances en el combate a la simulación laboral en el aspecto individual, ya que los nuevos tribunales son más profesionales y la etapa de conciliación previa a iniciar un juicio ayuda porque es un proceso en el que no es indispensable la ayuda de un abogado.

Es decir -añade- la simulación de inventar juicios, mentir sobre situaciones que no son ciertas o exagerar cantidades que se piden, son algunos vicios del derecho laboral que habrán de desaparecer ante el involucramiento directo del trabajador en su demanda.

“En general pienso que la simulación en lo individual sí va a ir a la baja, no puedo decir que ya no existe porque este tipo de aseveraciones muy políticas no van con una visión académica, pero sabemos que el cambio institucional y cambio en la cultura es muy lento y muy difícil”

Joyce Sadka, jefa del Departamento Académico de Derecho del ITAM

En materia colectiva (sindicatos) consideró que existe un mecanismo como el T-MEC que vigila las relaciones de trabajo colectivas y, además, está en marcha un proceso de legitimación de contratos colectivos, por lo que “no me queda claro que esto sea condición suficiente para que se acabe la simulación en materia colectiva.

Alejandro Avilés dijo que la reforma laboral tiene uno de sus mayores avances en democracia sindical en lo referente a que ahora a los dirigentes sindicales se les elige con voto personal, libre, directo y secreto, aunque también hay sindicatos que siguen extorsionando a empresa y lo siguen haciendo porque no han legitimado sus contratos colectivos.

“Vamos dando pasos importantes para terminar la simulación, pero no hemos terminado, sigue habiendo simulación en algunos aspectos del derecho colectivo y sobre otros aspectos de carácter administrativo en donde el Centro Federal no se da abasto para verificar el cumplimiento de obligaciones”

Alejandro Avilés, presidente del Colegio de Abogados Laboralistas de la Ciudad de México
PUBLICIDAD